Gobierno recoge el guante y adopta medidas por reclamos de seguridad

La reacción tiene lugar ante una sucesión de asesinatos a trabajadores
El gobierno reaccionó ayer con anuncios ante una sucesión de asesinatos a trabajadores o jóvenes ocurridos en el último mes que subieron el tono de las críticas opositoras y volvieron a poner el tema de la seguridad pública en el centro de la agenda política. El presidente Tabaré Vázquez transmitió ayer durante el Consejo de Ministros que está dispuesto a negociar un acuerdo sobre seguridad con la oposición para delinear una política de Estado en el área y además resolvió eliminar el pago en efectivo para los servicios de taxímetro -tras el homicidio de dos taxistas- y en estaciones de servicio.

Mientras por un lado en una conferencia de prensa los voceros del gobierno, el ministro de Economía, Danilo Astori, y el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Álvaro García, admitieron la preocupación del presidente y remarcaron que el tema ocupa al gabinete, el Poder Ejecutivo también tomó uno de los temas en los que la oposición busca sacar más rédito político y que, al mismo tiempo, es una de las principales preocupaciones de la ciudadanía en las últimas encuestas de opinión pública.

La disposición a dialogar con otros partidos políticos le abre a Vázquez una puerta para amainar las críticas opositoras en el entendido que se va a negociar un acuerdo. La disposición a dialogar con otros partidos políticos le abre a Vázquez una puerta para amainar las críticas opositoras en el entendido que se va a negociar un acuerdo.

Además, la búsqueda del acercamiento surge en uno de los momentos de mayor tensión política desde que Vázquez asumió su segundo mandato. Hasta la semana pasada la gestión de ANCAP y el nombramiento de nuevos jerarcas había generado cruces de acusaciones entre el oficialismo y la oposición que llevaron al presidente a poner en duda la integración de los blancos en los entes.

En 2010, durante el período encabezado por José Mujica (2010-2015) el gobierno y la oposición sellaron un acuerdo sobre seguridad pero terminaron enfrentados por el tema al punto que el pedido de renuncia al ministro del Interior, Eduardo Bonomi, fue una constante. Algunas propuestas del acuerdo anterior fueron duplicar el presupuesto del Ministerio del Interior, rediseñar el despligue policial y reformar el Código del Proceso Penal.

Reacción

El gobierno informará en los próximos días de la agenda a seguir en el nuevo diálogo con los opositores sobre seguridad.

"En lo que tiene que ver con cosas de todos los días como la convivencia pacífica ha habido algunas manifestaciones públicas de algunos integrantes de la oposición que nos parecen que son de recibo", dijo el jerarca, y mencionó en particular al senador del Partido Independiente, Pablo Mieres. El director de la OPP opinó que "la reflexión" debe ser "serena y profunda".

Los cuestionamientos al gobierno se incrementaron por estos días tras el asesinato de dos taxistas en 25 días, el homicidio de de un hincha de Nacional que fue ultimado por un parcial de Peñarol en la zona de Villa García, el asesinato de un joven en Las Acacias, la muerte de un comerciante judío en Paysandú por motivos religiosos y el asesinato de un motociclista en Punta Carretas.

La semana pasada Mieres había propuesto acuerdos entre el gobierno y la oposición para decidir medidas a largo plazo en seguridad pública. En sus declraciones, Mieres pidió "mirar lejos" y "saltearse la lógica de (Eduardo) Bonomi si, o Bonomi no".

Los blancos fueron más allá. El senador Luis Lacalle Pou (Todos) pidió autocrítica al gobierno y la reununcia de Bonomi por considerar que "fracasó". En tanto, el senador Jorge Larrañaga (Alianza Nacional)anunció que propondrá un conjunto de proyectos de ley para endurecer las penas para el tráfico de drogas y castigar a quienes utilizan a un hogar para vender.

Además del diálogo con la mirada en el mediano plazo, el gobierno jugó una carta sobre uno de los temas que dominó la agenda pública en las últimas semanas tras el asesinato de dos taxistas. Una de las nuevas medidas sobre seguridad que el Poder Ejecutivo espera aplicar dentro de un mes será eliminar el pago en efectivo de los taxis y las estaciones de servicio (ver nota aparte).

El duelo por el tema

Más allá de la referencia a la oposición, durante la conferencia de ayer tanto García como Astori marcaron que la seguridad pública fue abordada en el programa del gobierno del Frente Amplio y además, en particular, mencionaron que el tema estaba comprendido dentro de las 10 medidas propuestas por Vázquez el 1º de junio de 2014 tras triunfar en las elecciones internas de su partido.

El director de la OPP dijo que el diálogo con la oposición se enmarcará en la búsqueda de construir un "Plan Nacional de Cultura Democrática y Humanista". Fuentes del gobierno dijeron a El Observador que esa fue una de las señales enviadas por Vázquez para marcar que el tema está en la agenda del Frente Amplio.

Astori, en tanto, fue explícito sobre la necesidad de conformar una política de Estado."Las experiencias más exitosas que el mundo conoce en materia de grandes transformaciones con buenos resultados son experiencias que han llegado por la vía de acuerdos. Acuerdos que han convertido a los problemas de los países en cuestiones de Estado. Acuerdos que han estado por encima de partidos y gobiernos", dijo el ministro de Economía.

"Por eso es tan importante el diálogo con la oposición y sobre todo el aprendizaje que tanto el gobierno como la oposición pueden capitalizar al respecto", agregó.

Populares de la sección

Acerca del autor