Gobierno redacta nuevo proyecto sobre Uber ante rechazo de diputados

La izquierda quiere regular la aplicación pero hay diferencia de criterios
El proyecto enviado al Parlamento por parte del Poder Ejecutivo para regular la actividad de Uber y de otras aplicaciones informáticas fue rechazado por los diputados frenteamplistas y ahora el gobierno está terminando de redactar una nueva propuesta para poder contar con el respaldo de los legisladores, dijeron a El Observador fuentes oficiales.

En las últimas reuniones de bancada fueron los representantes del Movimiento de Participación Popular (MPP) y de la lista 71 quienes más pusieron énfasis en rechazar una iniciativa que, consideran, no aporta nada nuevo en el combate contra la empresa de traslados de pasajeros que ha causado polémica desde que empezó a funcionar en Uruguay.

Los legisladores del Frente Amplio entienden que las intendencias tienen todos los instrumentos legales para evitar que los autos de Uber circulen por las calles.

Se basan, fundamentalmente, en el Artículo D.677 del Digesto Departamental, que dice simplemente: "Se prohíbe efectuar transporte de pasajeros mediante pago de retribución en vehículos no autorizados por la División de Tránsito y Transporte"

El proyecto del Ejecutivo, que los legisladores consideran muy vago y poco preciso, señala, entre otras cosas, que "los servicios prestados por personas mediante el uso de sistemas informáticos (...) quedan sometidos a los controles, autorizaciones, permisos, licencias, registros, y otras regulaciones establecidas para la actividad que desarrollan".

También expresa el apoyo del gobierno a las normas que apuntan a "la defensa de los intereses del consumidor", al respeto al régimen tributario, a la protección de datos personales y a la regulación "de la promoción y defensa de la competencia". "Las relaciones de trabajo que se constituyan para el conjunto de la prestación se regirán por las normas laborales y previsionales vigentes", señala el proyecto, que es rechazado por los diputados oficialistas.

A esa iniciativa se refirió el presidente Tabaré Vázquez cuando el lunes 29 dijo que "el gobierno nacional ha trabajado el tema y ha enviado un proyecto al Parlamento para que sea estudiado por los legisladores".

"No se refiere específicamente a Uber sino a nuevas modalidades de aplicaciones que en diferentes áreas se están introduciendo en la economía de nuestro país y el mundo. A Uber lo vimos agudizado en París, Madrid, San Pablo, Río. No es solo aquí", manifestó Vázquez.

"Si Uber quiere trabajar en Uruguay debe cumplir con la normativa, que sus trabajadores estén registrados en el BPS, que cumpla con leyes laborales, que las mismas exigencias que se pide a quienes conducen taxímetros se cumplan por parte de los trabajadores de estas empresas, las obligaciones ante la DGI y el Banco de Seguros", agregó el presidente.

Diferencias

Los diputados del Frente Amplio tienen la misma opinión que Vázquez sobre Uber pero no creen que el proyecto enviado sirva como instrumento para ponerle freno a la aplicación.
El gobierno descartó otras medidas como las de crear una aplicación especial que bloquee la utilización de ese servicio, o multar a aquellas personas en cuya tarjeta de crédito conste que hicieron uso de ese medio de transporte privado.

Aunque la Intendencia de Montevideo aplicó multas a los conductores de los vehículos al servicio de Uber, esa medida tampoco tuvo resultados disuasivos.

Por su parte, las cámaras de industria y tecnología consideraron que el proyecto del Poder Ejecutivo puede desmotivar el desarrollo tecnológico y, al igual que los diputados frenteamplistas, sostienen que el texto "es redundante, ya que las intendencias y organismos del Estado cuentan con mecanismos para regular la actividad" de la multinacional Uber.


Populares de la sección