Gobierno tildó de lamentable paro en AFE que impidió trabajo de UPM

Rossi catalogó como "irónico"que el sindicato de AFE imposibilitara los trabajos de la multinacional finlandesa
El gobierno cuestionó el hecho de que trabajadores de la Administración de Ferrocarriles del Estado (AFE) impidieran con un paro la inspección técnica que enviados de la multinacional finlandesa UPM harían en las vías uruguayas.

El ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, dijo a El Observador que es "lamentable" y una "ironía" que quienes deberían ser los principales interesados en la reactivación del ferrocarril imposibilitaran el trabajo de los técnicos de UPM. Sin embargo, el ministro entiende que el paro fue coincidente con las actividades que pensaban desarrollar los ingenieros de la compañía y que su regreso a Finlandia no es una consecuencia del hecho de que no hubieran podido realizar la tarea.

En tanto, la empresa se excusó de hacer comentarios sobre el hecho a El Observador bajo el argumento de que "cotiza en bolsa".

El personal especializado de la pastera llegó a Montevideo el lunes proveniente de Finlandia con tecnología específica para realizar un relevamiento de vías férreas que unen Montevideo con Paso de los Toros. Sin embargo, un paro sorpresivo de cuatro horas de funcionarios de AFE se los impidió y volvieron a su país sin poder desarrollar los trabajos previstos.

Fuentes de AFE dijeron a El Observador que la medida tomada por la Unión Ferroviaria (el sindicato) causó una fuerte molestia en el directorio de AFE y que prácticamente el diálogo está cortado entre ambas partes. Los jerarcas entienden que el paro fue intencionado con el fin de impedir los trabajos previstos por UPM.

El gobierno y UPM aún están en la primera fase de las tres previstas hacia la concreción de la planta de celulosa que la empresa proyecta en la margen del Río Negro. Durante su visita de Estado a Finlandia, el presidente Tabaré Vázquez anunció que en marzo se cerrará esta primera parte de trabajo conjunto y se dará paso hacia la segunda etapa.

Uno de los temas sensibles que se trataron durante estos meses de trabajo se vincula justamente con las preocupaciones de la empresa en torno a la realidad sindical. De hecho, ese asunto formó parte de la conversación que el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira y Vázquez mantuvieron en Moscú.

Freno de mano

El cortocircuito entre el directorio de AFE y el sindicato no es nuevo. A principios de febrero, 156 cruceristas que se encontraban en Montevideo intentaron realizar una visita en tren a bodegas ubicadas en Montevideo rural y Canelones, pero no lo pudieron hacer por una medida sindical.

Cuando el conductor del ferrocarril se dispuso a iniciar el trayecto, funcionarios de AFE le negaron el permiso para comenzar el viaje por encontrarse en régimen de guardia gremial.

Ese es apenas otro ejemplo de algunos casos en los que medidas sindicales entorpecieron, limitaron o frenaron una inversión extranjera (ver recuadro en página 2).

El presidente de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) Washington Corallo, dijo a El Observador que es necesario adecuar la legislación laboral al mundo moderno.

"El sindicalismo de 1970 no puede ser el mismo de 2016", dijo el empresario quien entiende que al movimiento sindical uruguayo le falta maduración. "Se va en búsqueda de logros personales y se sacrifica a la Industria. La realidad es que no hay empresas sin empresario y no hay trabajo sin empresas. El país no es un gran Fondes, eso no existe", acotó.

En este sentido, el presidente de la Comisión Sociolaboral de la CIU, Andrés Fostik, dijo a El Observador que la normativa vigente en materia laboral admite cualquier "deformación" y hace que toda medida sindical sea válida. Fostik consideró que Uruguay debe apostar hacia una regulación como la que implementará Chile.

Otros conflictos en inversiones extranjeras

Montes del plata: golpes a extranjeros
Durante la construcción de la planta Montes del Plata , el Sunca realizó numerosos paros. En julio de 2012 un grupo de trabajadores quiso obligar a obreros alemanes a plegarse a la movilización. Un trabajador aplicó un cabezazo a un obrero alemán y le fracturó la nariz. Luego de ese y otros episodios trabajadores extranjeros evaluaron la posibilidad de irse del país.

Ancap: sindicato trancó tareas
El País informó ayer que Ancap deberá pagar unos US$ 550 mil a una empresa afectada por medidas gremiales realizadas en 2011, según falló la Justicia de lo Contencioso Administrativo. La empresa, contratada para realizar trabajos de mantenimiento de cañerías en la planta de La Teja, alegó que medidas sindicales "limitaron e impidieron" el desarrollo de las actividades asumidas.

Lifan: conflictividad del UNMTRA
En noviembre de 2014, Lifan -ensambladora de vehículos en San José- advirtió que la conflictividad generada por parte de los trabajadores sindicalizados en la Unión Nacional de Trabajadores Metalúrgicos y Ramas Afines (Unmtra) obligaba a replantearse la viabilidad del proyecto automotriz. A fines de 2015 Lifan cerró la operativa que fue retomada el 1 de marzo pasado.

GKN DRIVELINE: autopartes
GKN Driveline, era multinacional dedicada a la fabricación de autopartes que se focalizaba en la exportación, cerró tras varios años de producción. En julio de 2012 Castells remató sus bienes. Según dijo a El Observador Andrés Fostik, presidente de la Comisión de Laboral de la Cámara de Industrias los numerosos conflictos sindicales llevados adelante por el Unmtra contribuyeron a su cierre.

Guantes de latex: capitales malayos en Pando
Otra industria que a juicio de Fostik terminó dejando de producir en Uruguay afectada por numerosas movilizaciones sindicales fue la fábrica de látex, de capitales malayos, que estaba ubicada en el kilómetro 25 de la Ruta 74, que une las localidades canarias de Pando y Suárez. Esa industria había sufrido además un incendio en diciembre de 2007 que consumió su planta.

Hyundai: Sunca y seguridad laboral
La construcción de la planta de ciclo combinado de UTE en Punta del Tigre (San José) que comenzó en 2012 lleva un considerable atraso, debido a sucesivos conflictos del Sunca por aspectos vinculados a la seguridad laboral. El incumplimiento en la primera etapa de la obra llevó a UTE a cobrarle a la coreana una multa de US$ 10 millones a Hyundai.

Populares de la sección

Acerca del autor