Gobierno uruguayo olvidó ofensas e hizo las paces con el chavismo

Nin Novoa confirmó que Uruguay mediará en el conflicto venezolano
Tras subrayar una y otra vez que no volvería a levantarle el teléfono al gobierno de Nicolás Maduro hasta que este se retractara públicamente por decir que Uruguay conspira junto a Estados Unidos para "agredir" a Venezuela, el Ejecutivo uruguayo decidió "olvidar" las ofensas del presidente caribeño y hoy es uno de los seis países seleccionados por el chavismo para "acompañar" el diálogo en ese país.

El sábado 6, El Observador informó que los contactos entre las dos cancillerías se habían retomado "al más alto nivel" luego del fuego cruzado que hubo entre los gobiernos en las últimas semanas y que incluyó una fugaz visita del embajador venezolano en Montevideo, Julio Chirino, al Palacio Santos.

En la interpelación de ayer, el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, confirmó que el día 2 de mayo recibió un mensaje de texto a través de la aplicación whatsapp de la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, en el que la ministra le consultó –en nombre del presidente Maduro- si el gobierno uruguayo se sumaría a un conjunto de países (El Salvador, Nicaragua, San Vicente, las Granadinas y República Dominicana) para "ayudar y facilitar el diálogo" en Venezuela.

Luego de hacer la consulta con el presidente Tabaré Vázquez, Nin Novoa le contestó a Rodríguez que podía incluir a Uruguay en esa lista. "Ministra: hablé con el presidente y me dijo que Uruguay va a integrar el grupo de países que ayudan a Venezuela. Que lo puede anunciar cuando lo crea conveniente", parafraseó el canciller leyendo el mensaje que escribió el 3 de mayo.

De esta forma, el gobierno de Vázquez decidió olvidar el pedido de retractación pública al que habían emplazado al gobierno de Maduro, luego de que el presidente venezolano desfondara toda su bronca con el canciller uruguayo. Y a juzgar por el mensaje de Rodríguez, su gobierno también decidió olvidar que hasta hace poco habían catalogado al ministro uruguayo como un conspirador.

"Ambos (por el presidente Vázquez y él) decidimos olvidar alguna ofensa y dejar de lado alguna insatisfacción y cumplir con nuestra vocación de ayudar a los países hermanos de América Latina", argumentó Nin Novoa para intentar explicar el cambio de comportamiento del gobierno uruguayo frente a la hostilidad que recibió del chavismo.

De hecho, uno de los elementos que el canciller reiteró en la interpelación es que en todas las instancias de participación regional la posición del gobierno uruguayo fue la misma: intentar que no se eche más leña al fuego.

"Si habíamos hablado tanto de diálogo, de ayuda, de tender la mano, de facilitar, no podíamos ser tan deshonestos intelectualmente de decir que no por una ofensa que se me había hecho a mí y que yo estaba dispuesto a dejarla pasar", dijo Nin Novoa.

En este sentido, el jefe de la diplomacia uruguaya anunicó que Uruguay mantendrá su posición y no apoyará los intentos de aplicar cláusulas democráticas contra Venezuela en organismos regionales. "La historia demostró que cuando se aísla a un país no se consiguen los resultados esperados", alegó el canciller.

De manera que la distancia que tomó el gobierno uruguayo con el chavismo terminó siendo más un pequeño sacudón de pareja que un divorcio. Visto en retrospectiva no es difícil entender por qué la bancada de diputados del Frente Amplio decidió cerrar filas tras el ministro de Relaciones Exteriores. Nin Novoa no será todo lo que los defensores frenteamplistas del régimen de Maduro aspiran.
Pero ahora le volvió a contestar los mensajes de Whatsapp a Delcy Rodríguez y, al parecer, eso es suficiente.


Populares de la sección

Acerca del autor