Gobierno y PIT-CNT defienden cambios pese a amenaza de estacioneros

El despacho de combustible se retoma hoy pero medidas de empresarios pueden repetirse

El gobierno no muestra ninguna señal de estar dispuesto a reconsiderar la puesta en marcha del nuevo esquema de comercialización y distribución de combustibles, que se prevé entre a regir desde el próximo 1° de enero. En paralelo el PIT-CNT cierra filas con las autoridades de ANCAP y respalda los cambios, pese a la amenaza de los propietarios de las estaciones de servicio de que redundará en despidos de personal.

Ayer se cumplió el segundo día en que un alto porcentaje de estaciones de servicio de todo el país (algo más de 70%) no despacharon combustible. Aunque la medida puso en jaque el abastecimiento en todo el país, tanto en ANCAP como del Ministerio de Industria el discurso sigue incambiado: el nuevo sistema va en la dirección correcta.

"ANCAP manifiesta una vez más su vocación inalterable de diálogo con todos los actores del sistema de distribución de combustible, al tiempo que reafirma que llevará adelante este nuevo modelo que constituye una gran oportunidad para mejorar la eficiencia", expresó la empresa en un comunicado.

Asimismo indicó que "se seguirá velando por el cumplimiento de las normas y contratos, además de garantizar la entrega de combustible para beneficio del país y todos los uruguayos".

En una línea similar entrevistado en El Observador TV, el subsecretario del Ministerio de Industria, Energía y Minería, Guillermo Moncecchi, aseguró que el gobierno está tratando de mejorar toda la cadena de la distribución de combustible, en busca de la eficiencia. "El hecho de que ANCAP se retire como regulador de la cadena puede ayudar a la eficiencia del sistema" señaló Moncecchi, y agregó que la petrolera quiere concentrarse en la refinación de combustible en planta. "Sin duda, está en un contexto de emprolijar las cuentas de ANCAP" agregó el subsecretario.

El cambio planteado implica que el margen que percibirán los estacioneros se otorgará en tres franjas en función de los volúmenes de comercialización, y se liberará el precio para las distribuidoras en la boca de salida de la refinería de La Teja, pero se mantendrá tarifada la venta al público. La Unión de Vendedores de Nafta (Unvenu) entiende que eso perjudicará la rentabilidad del negocio. De hecho la gremial alerta por las consecuencias que eso puede representar para el empleo en el sector.

Por otra parte, el PIT-CNT lejos de cuestionar los cambios se ha mostrado afin con los pasos dados por la petrolera. Para la central sindical, los reclamos de los empresarios apuntan a cuestiones que "no van a hacer que cierre ninguna empresa", dijo el lunes el secretario general de la central, Marcelo Abdala.

Ayer la directiva de Unvenu evaluó de forma positiva las acciones realizadas en los últimos dos días y resolvió esperar a las señales que dé ANCAP para definir nuevos pasos en el futuro. "Los grandes acuerdos del país se construyen en base al diálogo, por lo tanto esperamos la llamada de autoridades para solucionar estos diferendos", dijo a El Observador el gerente de Unvenu, Federico de Castro. La gremial quiere discutir el nuevo marco normativo "con tiempo" y fundamentos "técnicos", indicó.

En ese sentido, Moncecchi dijo que se está abierto a negociar pero dentro del marco del nuevo modelo y sin perder de vista "la protección a las estaciones más chicas".

Se retoma la venta

Las estaciones volverán a despachar combustibles normalmente desde hoy. No obstante, fuentes del sector dijeron a El Observador que en algunas zonas del país podría haber dificultades de abastecimiento por algunas horas si se considera el paro parcial que realizó ayer el sindicato de Fancap y que afectó el funcionamiento de la planta de La Tablada.

Por otro lado, el presidente de Unvenu, Daniel Añon, salió al cruce de las declaraciones del ministro de Trabajo, Ernesto Murro, que adjudicó motivaciones políticas al paro patronal. El empresario dijo ayer que el ministro "está equivocado", y en ese sentido aclaró que "no existe un trasfondo político" en el conflicto como dejó a entender el jerarca.

En la Unvenu también están sorprendidos con la posición adoptada por el PIT-CNT. "No podemos entender como no están alineados con nosotros. Se pueden perder puestos de trabajo", reiteró el empresario.