Gracias a las lluvias, la lechuga pasó de $ 80 a $ 30

El estado del tiempo provocó la baja de precios en algunas verduras; las frutas suben al escasear por final de zafra

Las últimas lluvias muestran una realidad de contrastes para los consumidores en el mercado de frutas y verduras. Por un lado, los montevideanos podrán comprar una lechuga mucho más barata que semanas atrás, cuando cotizaba a $ 80 -ahora se consigue a $ 30- y, por otro, deberá desembolsar $ 120 por un kilo de buena ciruela.

En el caso de la lechuga, la falta de lluvias de enero y febrero deparó una magra cosecha y el precio se disparó. Así el producto se llegó a pagar a $ 80 por unidad, aprovechando además la alta demanda. Las precipitaciones, sumadas a las bajas temperaturas que ocurrieron en marzo, permitieron producir mejor y la oferta se disparó. Como consecuencia, hoy es posible comprar una lechuga a $ 30 y las de calidad excelente a $ 40.

En esa misma línea bajaron los precios del puerro, la espinaca, el zapallito, el pepino y el zuchini.

Pablo Pacheco, del área comercial del Mercado Modelo, explicó a El Observador que los productos que subieron responden a que se termina la oferta de la zafra y ya es necesario importarlos, como ocurre con la ciruela, el durazno, los pelones y los melones.

En el caso de los morrones rojos y verdes, también es consecuencia de que se termina la producción de la zona sur y hay que esperar a que ingrese la oferta del departamento de Salto y sus alrededores.

Los precios al público de frutas y verduras tienen una disparidad que puede llegar a diferencias de hasta 50% por un mismo producto. El experto del Mercado Modelo explicó que esto responde a diferentes estrategias, en las que incide si la venta de frutas y verduras son el principal rubro, el único, o el comercio maneja diversos rubros.

Además, hay productos de consumo masivo, como la papa y la manzana, donde se opera con márgenes de ganancia más ajustados por la mayor demanda, que genera una competencia muy fuerte por atenderla.



Acerca del autor