Granja Tres Arroyos envía a 30% de su personal a seguro de paro

El principal exportador de carne de ave acusa golpe de Venezuela, que le debe US$ 7,5 millones
La empresa Granja Tres Arroyos, responsable el año pasado de casi la totalidad de las exportaciones de carne aviar que colocó Uruguay, decidió bajar su producción, lo que provocará que alrededor de 30% de sus trabajadores sea enviado a seguro de paro. La medida –que entrará a regir en algún momento del mes de marzo– será rotativa y afectará a los 500 empleados que tiene la firma, distribuidos entre la planta de faenado de Melilla (Canelones), la incubadora de Puntas de Valdez (San José) y el molino de Juanicó (Canelones). En este último lugar ya comenzaron los envíos a seguro de paro.

Lo que gatilló esa decisión fue una combinación de la caída del mercado venezolano –el país caribeño todavía debe dinero a la empresa– y las dificultades para vender a otros destinos. "No hemos logrado al momento una salida al exterior que pudiera reemplazar lo que se vendía en su momento a Venezuela", dijo a El Observador el director de la compañía, Nicolás de Grazia.

En 2015 esta empresa exportó el 97,7% de las colocaciones de carne de ave que partieron de Uruguay, de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Carnes (INAC), que incluyó un aparte menor a Venezuela.

El año pasado no fue bueno para este sector. Mientras que en 2014 las exportaciones habían arañado los US$ 30 millones, en 2015 apenas alcanzaron los US$ 7,3 millones. La caída se explica por la supresión de ventas a Venezuela de Granja Tres Arroyos que, frente a la deuda de US$ 7,5 millones que ese país mantiene (y sigue sin pagarse) con ella por concepto de embarques realizados entre marzo y diciembre de 2014, decidió no enviar más productos.

De Grazia sostuvo que la empresa sigue haciendo "todas las gestiones a su alcance" para conseguir información respecto a "si esto se va a cobrar o no".

El empresario negó así la información que había manejado el presidente Tabaré Vázquez cuando, en julio del año pasado y en el marco del anuncio del acuerdo con Venezuela para la venta de 265 mil toneladas de alimentos (incluidas 9 mil toneladas de carne de pollo), afirmó que lo que Venezuela adeudaba a Granja Tres Arroyos había sido saldado.

Con esa deuda como telón de fondo, añadió De Grazia, la empresa declinó mandar más productos a Venezuela, mercado en el que no colocó ni un kilo de pollo durante 2015. Los números de las exportaciones uruguayas a Venezuela de este producto son elocuentes: en 2014 habían sido por US$ 27,5 millones y en 2015 esa cantidad descendió a US$ 594 mil. "No se puede seguir vendiendo sin cobrar", afirmó de Grazia.

Granja Tres Arroyos es una empresa argentina que desembarcó en Uruguay en 2008. Un año más tarde ya se había convertido en el exportador número uno de carne avícola del país, de acuerdo a un informe sobre el sector que realizó el Instituto Uruguay XXI en setiembre de 2015.

Déficit de mercados


El empresario argentino sostuvo que desde que arribó al país, la empresa se movió para que Uruguay exporte ese tipo de carne a más mercados. "Empezamos a pedir habilitaciones internacionales ni bien llegamos, y la verdad es que lo que se ha logrado hasta acá ha sido muy poco", apuntó.

Eso, agregó, ha cambiado en los últimos meses ("afortunadamente el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca pareciera que ha tomado nota del tema y está tratando de acelerar todos los caminos para habilitar mercados"), pero llega tarde y no logró frenar la decisión de enviar a parte de la plantilla a seguro de paro.

"Estamos agradecidos de que hoy nos estén prestando atención e intentando ayudar, pero nos sentimos que estuvimos por mucho tiempo solos en esta pelea y sin demasiadas respuestas del otro lado", cuestionó De Grazia.

El sindicato de la empresa apuntó al mismo tema. El dirigente sindical William Ribeiro pidió al MGAP que "habiliten lo que haya que habilitar" y destacó que la de Granja Tres Arroyos es una "planta de primer nivel".

Ribeiro dijo que la compañía nunca había enviado a trabajadores a seguro de paro desde que se instaló en el país y que su faena diaria de entre 50 mil y 54 mil pollos ahora bajaría a entre 38 mil y 40 mil pollos por día.

La empresa trabaja con cerca de 70 façoneros (quienes cuidan de los animales hasta que son faenados), que también verán reducir su trabajo. Uno de ellos, Lider Perdomo, señaló a El Observador que "mientras que el MGAP no habilite mercados la empresa no puede hacer nada". Perdomo expresó que "al pollo nadie la da bolilla". Según él, "parece que no le interesara al MGAP".

Fuentes del MGAP, en tanto, señalaron a El Observador que la inserción internacional de la carne de ave es un "área prioritaria" para la cartera y que hay un "cronograma de trabajo" con varios potenciales destinos en carpeta. Sin embargo, El Observador no pudo acceder a la lista actual de mercados para los que sí hay habilitaciones para entrar con este producto.

Populares de la sección

Acerca del autor