Gremial de transporte interdepartamental alerta por consecuencias del paro de estaciones

Advierte que no hay provisión segura de la demanda del sector
Durante lunes y martes de la semana que viene las estaciones de servicio de todo el país realizarán un paro, que afectará varios servicios de transporte, como los de carga y taxis. También el transporte interdepartamental advirtió que podría tener dificultades para operar, fruto de la medida aplicada por la Unión de Vendedores de Nafta (Unvenu). Las estaciones permanecerán abiertas pero solo atenderán el expendio de combustibles para servicios esenciales.

"No hay provisión segura del 100% de la demanda del sector", dijo a El Observador el secretario general de la Asociación Nacional de Empresas de Transporte Carretero por Autobus (Anetra), Hugo Luraschi. La gremial nuclea a la mayoría de las empresas del sector, unas 35.

Pese a que el dirigente aclaró que no se trata de una situación "de alarma", sí adelantó que puede haber "algunos problemas", sobre todo en el interior del país.

Luraschi explicó que las posibles dificultades estarán condicionadas tanto por la empresa en cuestión como por el recorrido que realice.

Lea también: Transporte de carga y taxis se resentirá por paro de estaciones

En diálogo con El Observador, el presidente de la Intergremial de Transporte Profesional de Carga (ITPC), Mauro Borzacconi, dijo que es "muy difícil" que la medida extrema que decidió impulsar la Unión de Vendedores de Nafta (Unvenu) no afecte el normal funcionamiento de esa rama de actividad. El empresario explicó prácticamente el 80% de las empresas de transporte tiene una flota de uno a cinco camiones y no cuentan con un sistema de abastecimiento propio de combustibles.

Otro de los sectores que también verá resentido su funcionamiento es el taxímetro. El presidente de la Patronal del Taxi, Óscar Dourado, comentó a El Observador que la flota de taxis tampoco cuenta con un sistema propio de suministro y que la recarga de combustible suelen hacerse durante la noche. Por lo tanto, si bien las unidades podrían circular durante el lunes, tendrían dificultades para contar con combustible para la actividad del martes.

En tanto Cutcsa y las cooperativas del transporte capitalino y de la zona metropolitana cuentan con su propio sistema de suministro de combustible. Lo mismo ocurre con la mayoría de las grandes compañías de transporte interdepartamental, explicaron fuentes del sector.

La decisión de no despachar combustibles se debe a los "incumplimientos" de ANCAP al no incorporar al margen que perciben las estaciones la suba de los costos en lo que han incurrido los empresarios desde julio hasta la fecha.

La gremial que agrupa a los estacioneros considera que la pérdida de rentabilidad del sector se arrastra desde 2013, cuando ANCAP decidió instrumentar una nueva paramétrica de costos para definir la utilidad de esa cadena en forma "unilateral" y sin contemplar la nueva realidad del sector. "Eso se vio agravado cuando ANCAP decidió este año congelar nuestro margen bruto de bonificación y no reconocer el aumento salarial (de 3,75%) que se otorgó en julio", acotó Añón. En enero, la patronal deberá otorgar un nuevo ajuste salarial. "Lamentablemente quisiéramos seguir con eso (por el convenio) adelante, pero estamos en un mercado regulado donde nosotros no somos quienes manejamos los costos", precisó.

El Poder Ejecutivo y ANCAP tienen avanzado el nuevo esquema de distribución y comercialización de combustibles que entrará en vigencia en todo el país el próximo año. Una de las innovaciones que tendrá el sistema será que el margen por cada litro de nafta o gasoil que percibirá cada estación estará atada a su rentabilidad, ya que muchas veces la ubicación geográfica de las bocas de expendio tiene un rol clave en los beneficios que puede percibir cada negocio.



Populares de la sección