Gremiales presentaron batería de propuestas para la competitividad

Confederación de Cámaras Empresariales redactó informe amplio con diagnóstico y medidas
Confederación de Cámaras Empresariales

El grado de apertura comercial de Uruguay y la necesidad de llegar de manera más eficiente a los mercados fuera de fronteras. Una mejora en la gestión de las empresas públicas. Hacer foco en el desarrollo del capital humano, así como mantener los beneficios del régimen de promoción de inversiones y facilitar el acceso al crédito, sobre todo de las empresas de menor porte. Derogar el decreto que regula las ocupaciones de los lugares de trabajo. Estos son algunos de los varios puntos incluidos en un documento elaborado por la recientemente nacida Confederación de Cámaras Empresariales, la "mega gremial" que nuclea a la mayoría de las principales cámaras del país. El informe –titulado Desafíos en materia de competitividad: una mirada desde la óptica empresarial– traza una serie de diagnósticos y sus correspondientes propuestas para mejorar el atractivo de Uruguay para hacer negocios.

Entre otros puntos, el trabajo –que fue presentado ayer– postula que se debe limitar "la discrecionalidad en el manejo de las finanzas públicas". La propuesta pasa por la creación de una regla fiscal.

Por el lado de las empresas públicas, en tanto, indica que "es necesario un nuevo arreglo institucional que racionalice, simplifique, sistematice e integre la normativa en un marco jurídico homogéneo". También "se alienta a que se establezcan marcos legales flexibles que faciliten relaciones comerciales más competitivas". "Separar y consolidar los roles entre los diversos actores que participan" en su órbita es otra de las sugerencias.

Asimismo, se señala a la infraestructura como uno de los factores que determinan la llegada de inversiones. En un contexto de cinturones más ajustados como el actual, dice, se debe recurrir a otras herramientas más allá de las presupuestales. La participación público-privada aparece como una de las opciones a la hora de mejorar la red vial de Uruguay. En materia de infraestructura también se da cuenta de la necesidad de que los puertos nacionales profundicen su calado –para así poder recibir buques más grandes, lo que reduciría el costo unitario por tonelada transportada, indica–, y de analizar "la viabilidad y la conveniencia económica de recomponer total o parcialmente la red de transporte ferroviario".

Según el informe redactado por la gremial, la seguridad pública también pega en la competitividad del país, dado que produce un incremento en los costos de las empresas para escudarse de posibles inconvenientes en esta área. "Conceder beneficios fiscales para gastos en seguridad y exonerar de tributos fijos a establecimientos empresariales víctimas de asalto podrían reducir la carga económica del delito", propone.

Cuatro visiones

Luego de la presentación del contenido del documento a través de un video, cuatro expertos lo comentaron, al tiempo que reflexionaron sobre algunos de los temas que menciona. El exministro de Economía, Alejandro Atchugarry, fue el encargado de romper el hielo. El abogado dijo que hay que ahorrar para encarar las "grandes tareas": la infraestructura de transporte y educativa. En este terreno, indicó que no hay "causa más urgente" que lograr atender la formación de los más jóvenes desde una edad temprana. "Si esperamos a que tengan 17, 18 años para ver qué hacemos con ellos, llegamos tardísimo", dijo. Asimismo, alertó que Uruguay necesita una "reforma urbana" porque se encamina a tener "guetos pobres y guetos ricos".

Atchugarry también habló del fenómeno de la inseguridad, y dijo que "hoy las personas están muy afligidas" por esto. Se trata, agregó, de un tema que no requiere de una "hoz" sino de un "bisturí fino".
"Como buen anarco-liberal no me gusta que la gente esté presa, pero a veces no hay más remedio", apuntó.

Por su parte, el economista Pablo Rosselli manifestó que Uruguay tiene un "desafío enorme" en materia de equidad social. El socio de Deloitte añadió que no se trata solo de un "imperativo ético" sino también de "eficiencia": los niveles de inequidad que tiene la sociedad uruguaya "son también problemáticos para el funcionamiento de la economía". Otro de los desafíos, añadió, es lograr un crecimiento económico sostenido por un periodo "suficientemente largo".

El economista también indicó que es "imprescindible" terminar con "el concepto de que los salarios estén indexados a la inflación pasada". En Uruguay, dijo, se piensa que el salario real "no puede bajo ninguna circunstancia bajar", incluso en contextos de desaceleración económica. A su turno, el economista Javier de Haedo apuntó a las mejoras en la enseñanza pública y en la inserción internacional como dos áreas en las que el país debe trabajar.

También aprovechó para enviar un mensaje a los presentes: "no teman hacer política, la política no es patrimonio de los partidos ni de los políticos profesionales". Por último, el director del Instituto de Competitividad de la Universidad Católica, Roberto Horta, sostuvo que la competitividad es "clave" para el desarrollo económico y social de un país.

La ARU y el viaje de Vázquez a China

Una de las gremiales que compone la Confederación de Cámaras Empresariales es la Asociación Rural (ARU). Su presidente, Ricardo Reilly, compartió en la mañana de ayer en su cuenta de Twitter un mensaje de su antecesor, José Bonica, donde se quejaba de que los productores rurales no habían acompañado al presidente Tabaré Vázquez en su visita comercial a China. "Me parece extraño", indicó Reilly a El Observador, y agregó que el gigante asiático es el principal comprador de carne uruguaya. "Es como un casamiento: si te invitan, te invitan, y si no, no vas a preguntar por qué no", dijo.


Populares de la sección