Gremio de ANCAP deja de hacer horas extras y afirma que faltante de combustible empeorará

Transportistas aseguran que los camiones no pudieron cargar luego de las dos de la tarde
El decreto de esencialidad del servicio de combustibles, firmado lunes por la tarde con el objetivo de asegurar el abastecimiento, tuvo un efecto paradójico este martes, según la versión de los trabajadores.

Tanto funcionarios de ANCAP como transportistas aseguran que la situación de desabastecimiento empeorará como resultado de la decisión del sindicato de acatar la esencialidad pero dejar de realizar las guardias gremiales.

La esencialidad obliga a los trabajadores a cumplir su horario de trabajo pero, por mandato constitucional, no puede obligarlos a trabajar más que ocho horas diarias. Por eso, tras el decreto, Fancap resolvió dejar de hacer las guardias gremiales que estaba haciendo hasta el momento y pasarle la pelota al gobierno.

"Ante la decisión de aplicar la esencialidad, la responsabilidad es de ellos", dijo a El Observador el secretario general de Fancap, Gerardo Rodríguez. "La guardia gremial es un compromiso que adoptamos para que no haya desabastecimiento. Ahora queda sin efecto ese compromiso y no se hacen más", agregó.

"Si nosotros dejamos de hacer horas extra no se puede cumplir con el servicio, eso está configurado desde hace tiempo", aseguró Gerardo Rodríguez, secretario general de Fancap.

Óscar Benavides, presidente de la Unión de Transportistas de Combustible (UTC), explicó que esas
guardias son imprescindibles para la carga completa de los camiones. "Hoy a las dos de la tarde se dejaron de cargar", afirmó.

"Muchos camiones tuvieron que volver y no pudieron cargar, porque los trabajadores llegaron a su turno y cortaron, sin hacer horas extra", explicó. "En estos días no funcionaba normal, pero tal como estaba funcionando antes del decreto de esencialidad era mejor", agregó.

"En estos días no funcionaba normal, pero tal como estaba funcionando antes del decreto de esencialidad era mejor", señaló Óscar Benavides, presidente de la UTC.

Por otra parte, el vicepresidente de Fancap, Salvador Sprovieri, agregó que el problema podría agravarse el próximo fin de semana si los transportistas deciden trabajar el sábado en lugar del lunes (que es feriado nacional). En ese caso, los trabajadores de ANCAP no harán las horas extras y los camiones quedarán nuevamente sin cargar, advirtió.

La población es "precavida"

El presidente de la Unión de Vendedores de Nafta (Unvenu), Daniel Añón, dijo a El Observador que mientras no venga una solución desde la planta no se va a normalizar el servicio completamente.

Añón dijo que espera que la situación no empeore como se prevé por parte de los transportistas y el sindicato, y comentó que la población es "precavida". La mayoría ya está abastecida, y aquellas personas que no pueden cargar combustible en una estación pueden ir a otra, remarcó.





Denuncia

El sindicato de ANCAP se manifestó en contra del decreto de esencialidad y anunció que trabajará para revertirlo. Según Rodríguez, "la empresa está usando la esencialidad como pretexto para encubrir una reorganización del trabajo pasando que pasa por arriba de la ley de negociación colectiva".

Sprovieri advirtió que tras el decreto, ANCAP "puede imponer un horario sin previa negociación y redistribuir la plantilla". El vicepresidente de Fancap remarcó que el sindicato está en desacuerdo con las imposiciones del directorio, que -según entienden- aspira a cubrir tareas con menos personal del necesario. "Intentan bajar las guardias mínimas a menos de los estándares básicos", agregó Sprovieri.

Horas antes de declararse la esencialidad, el directorio de ANCAP anunció una reorganización del trabajo, cambiando las guardias mínimas acordadas previamente con los trabajadores.

Populares de la sección