Gremio de supermercados parará en todo el país por falta de avances salariales

Negociación salarial se trabó esta semana y activó movilizaciones

El gremio de trabajadores de supermercados optó por agudizar las medidas de lucha en el correr de esta semana con una serie de acciones distorsivas en comercios de todo el país. Esas medidas comprenderán "paros y asambleas permanentes" como consecuencia del estancamiento en la negociaciones con la patronal por la renovación de un nuevo convenio salarial, informó ayer a El Observador el dirigente sindical de Fuecys y Tienda Inglesa, Washington Beduchaud.

La instancia de negociación del lunes dejó gusto a poco al gremio, a tal punto que optó por levantarse de la mesa que integraban los negociadores de la Dirección Nacional de Empleo y la Asociación de Supermercados del Uruguay (ASU), consignó ayer La diaria.

Beduchaud explicó que dada la "magra propuesta" que puso la patronal sobre la mesa en la última instancia de intercambio, el gremio de trabajadores lo evaluó como un "retroceso" e "insuficiente" para las aspiraciones que tienen los empleados del sector. El lunes, los trabajadores ya se habían movilizado en una sucursal de Tienda Inglesa en Montevideo y en otro local de El Dorado en Maldonado.

Precisamente, ante el freno en las negociaciones por la firma de un nuevo convenio, la coordinadora de supermercados comenzará a definir en las próximas horas un cronograma de medidas de lucha que ampliará y extenderá a otras cadenas a lo largo del país. "Vamos a tener esa postura hasta que la patronal traiga algo serio sobre la mesa", aseguró Beduchaud.

El sindicato le comunicó al Ministerio de Trabajo que no aceptará la fijación de una nueva instancia de negociación tripartita si ASU no presenta una mejor oferta para los trabajadores.
Uno de los puntos que más molestó al gremio fue la intención de la patronal de firmar un convenio salarial a 30 meses y no 24 meses, como inicialmente se había preacordado en una de las seis instancias de negociación que ya lleva este grupo.

Pese al pesimismo que reina en filas de los trabajadores, el secretario de ASU y gerente general de la cadena Ta-Ta, Yuhber Silva, dijo a El Observador que si bien existe cierta "preocupación" por la falta de consenso para sellar un nuevo convenio, la única salida es "apostar al diálogo" para resolver las diferencias.

"Es la línea de trabajo de ASU. Como todo proceso, tiene sus etapas, y hay que mantener la cautela para encauzar" la negociación, comentó el ejecutivo.

La plataforma
Algunos de los puntos que el gremio de trabajadores ya hizo público en su plataforma es el de llevar a $ 20 mil nominales el salario mínimo (hoy es algo superior a $ 16 mil) y eliminar el incentivo por presentismo. Esa partida mensual es actualmente de $ 2.400 y se pierde automáticamente por inasistencia o llegadas tarde que superen un total de 30 minutos por quincena.

Para ASU, ese cambio no es viable. Tampoco existe acuerdo para que la compensación mensual que se paga por quebranto de caja –que hoy es de $ 600– se lleve a $ 2 mil. El gremio también encontró la negativa del sector empresarial a otros reclamos, como la reducción de la jornada laboral sin pérdida de salario a 40 horas semanales con dos días de descanso –hoy se trabajan 44 horas semanales con un día y medio de descanso–, el pago doble los domingos y el pago de un aguinaldo especial a fin de año.


Populares de la sección