Griesa abre carta de crédito a Argentina en litigio con fondos buitres

El juez de EEUU respondió a un pedido de la defensa tras su oferta a fondos especulativos para saldar la cuestión

El juez federal estadounidense Thomas Griesa anunció el viernes que removerá bajo condiciones sus órdenes contra Argentina en el litigio por títulos en default desde 2001, al responder a un pedido de la defensa tras su oferta a fondos especulativos para saldar la cuestión.

"La Corte indica ahora que removería las órdenes si se cumplen las dos condiciones precedentes", escribió el magistrado de Nueva York, precisando que Argentina debe anular sus legislaciones que impiden un acuerdo y pagar a los acreedores que hayan aceptado su oferta hasta el 29 de febrero.

Según el texto, las condiciones son "(1) La República rechaza todos los obstáculos legislativos a un acuerdo con los tenedores de bonos, incluyendo la Ley Cerrojo y la Ley de Pagos Soberanos; (2) Para todos los acreedores que sellaron principios de acuerdo con la República antes o el 29 de febrero de 2016, la República debe hacer pago completo de acuerdo con los términos específicos de cada acuerdo".

Griesa necesita además de la autorización de la corte de apelaciones para adoptar la medida, ya que hay un planteo argentino preexistente que debe ser resuelto en esa instancia.

El gobierno argentino pidió el 11 de febrero a Griesa que levantase la orden del 'pari passu' o tratamiento equitativo a favor de esos fondos, de modo de poder avanzar con su oferta para resolver el litigio por títulos en default desde 2001.

La nueva administración del presidente de centroderecha Mauricio Macri presentó el pasado 5 de febrero una propuesta para pagar 6.500 millones de dólares, sobre un total de 9.000 millones, a los fondos especulativos NML Capital y Aurelius y otros acreedores.

EM Limited y Montreux Partners, dos de los seis principales fondos que ganaron juicios con sentencia firme en Nueva York, aceptaron esa oferta, por la cual cobrarán 849,2 millones y 298,66 millones de dólares, respectivamente.

Sin embargo, otros querellantes y NML Capital y Aurelius, que en 2012 lograron una sentencia favorable para cobrar una deuda que hoy asciende a 1.750 millones de dólares, han rechazado por el momento la propuesta y se oponían a la aprobación de la moción argentina.

Presión argentina

En un escrito presentado más temprano el viernes, Argentina indicó a Griesa que no habría solución al juicio si no se adoptaba su moción a favor del retorno del país a los mercados y pago de sus bonos reestructurados.

"La República y los querellantes están de acuerdo en que las partes no pueden resolver esta cuestión hasta que las órdenes sean anuladas", afirmaron los abogados Daniel Slifkin y Michael Paskin en una carta.

De su lado, el letrado Robert Cohen del fondo NML Capital había señalado el jueves al magistrado que debía "negar la moción de Argentina para cancelar sus órdenes en este momento crítico del litigio".

La decisión de Griesa tuvo lugar luego de que el mediador judicial Daniel Pollack anunciase el jueves por la noche un nuevo acuerdo entre Argentina y otro acreedor, Capital Markets Financial Services, para pagar deuda en default por 110 millones de dólares.

A principios de semana se había informado de otro acuerdo, con un grupo de querellantes de una demanda colectiva cuyo tamaño exacto aún se desconoce.

A esto se suma el preacuerdo dado a conocer a inicios de febrero con 50.000 bonistas italianos para pagar al contado 150% del importe original del capital de 900 millones de dólares por títulos en default, es decir un total de "1.350 millones de euros", según su representante Nicola Stock.

El precedente gobierno de centroizquierda de Cristina Kirchner (2007-2015) había rechazado el fallo de Griesa, quien en julio de 2014 congeló un pago de 539 millones de dólares en Nueva York a los bonistas que habían adherido a los canjes de 2005 y 2010, provocando un default parcial de Argentina.

Esas reestructuraciones, rechazadas por los denominados fondos "buitres" y otros querellantes, fueron aceptadas en su momento por 93% de los acreedores e incluyeron importantes quitas.

mar/cd


Fuente: AFP

Populares de la sección

Comentarios