Grueso industrial cayó en 2016 y prevén estancamiento este año

Mejora de segundo semestre no impidió baja en la producción y del personal ocupado
La industria finalizó el promedio del año pasado nuevamente con signo negativo. La producción del grueso industrial se deterioró en 2016 por tercer año consecutivo, lo que impulsó a la destrucción prácticamente generalizada de los puestos de trabajo en el sector manufacturero. La Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) espera que la actividad del núcleo se mantenga sin crecimiento en 2017, producto de una coyuntura adversa en materia de competitividad para sectores intensivos en mano de obra que hoy se está traduciendo en el cierre de unidades productivas como el papel (Fanapel) o la alimentación (Molino Dolores).

La baja de la actividad industrial se dio como consecuencia de la retracción en los primeros dos cuartos del año, tendencia que se revirtió en el tercer y cuarto trimestre. Así, a pesar de finalizar el año con saldo negativo, la caída de la producción se desaceleró frente a 2015, cuando había sido de 4,5%.
En el promedio de los 12 meses del año pasado, la producción del núcleo duro industrial –que deja de lado la refinería de ANCAP, UPM, Montes del Plata y la planta de Pepsi en zona franca– cayó 0,9%, de acuerdo a los datos divulgados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y procesados por la Unidad de Análisis Económico de El Observador.

Por otro lado, el total producido por la industria en su conjunto aumentó apenas 0,3% tras la suba de 3,2% de 2015. El núcleo duro industrial deja de lado los grandes actores del sector manufacturero mencionados, debido a que por su tamaño y su lógica particular –donde su evolución no acompaña necesariamente al resto del sector–, distorsionan el análisis del grueso de las empresas.
El magro desempeño del año se debió principalmente al comportamiento de los dos primeros trimestres de 2016.

En el promedio de los primeros tres meses del año pasado, la producción del grueso industrial cayó 3,4% en la medición interanual. Esa baja se agudizó en el período abril-junio con un descenso de 5,2% frente a igual período del año previo. Así, en el promedio del primer semestre del año la producción del núcleo industrial cayó 4,3% interanual.

En la segunda mitad del año la historia fue diferente. En el promedio de los tres meses cerrados a setiembre el núcleo industrial se recuperó 2,7% interanual, seguidos por una suba de 1,9% en el último trimestre del año. De ese modo, en la segunda mitad de 2016 la producción creció 2,3% respecto al período julio-diciembre de 2015.

Sin sorpresas

En diálogo con El Observador el director del Departamento de Estudios Económico de la CIU, Sebastián Pérez, recordó que al inicio de 2016 la gremial había proyectado un deterioro del grueso de la producción del 1% –que luego elevó a 2%–, producto del magro desempeño del semestre enero-junio. Empero, un mayor dinamismo en el segundo tramo del año llevaron a que el dato definitivo (-0,9%) estuviera "alineado" al primer pronóstico.

Para el año actual los técnicos de la CIU esperan un crecimiento nulo de la actividad (0%), producto de que la coyuntura para los sectores con mayores dificultades se mantiene incambiada y, por ahora, "la recuperación de Brasil es más una promesa que una realidad", explicó Pérez. En el mercado doméstico, si bien el consumo muestra datos alentadores "eso no implica una mejora automática" en las empresas que destinan gran parte de su producción a lo local.

Pérez añadió que la pérdida de personal ocupado en 2016 "ratifica el diagnóstico" que las industrias con mayores dificultades para competir industrialmente son aquellas que cuentan con una gran dotación de personal en sus plantillas, producto de los "problemas de gestión" que enfrentan esas unidades productivas y del incremento del peso relativo de la mano de obra en su estructura de costos. En materia de ocupación, la CIU aún no tiene una proyección definitiva para 2017 pero estima que habrá una caída nuevamente aunque más moderada que la registrada el año pasado. El Índice de Personal Ocupado en la industria del INE bajó 4,3% en 2016.

Sectores y horas

El deterioro se produjo en 11 de los 19 sectores que componen la industria durante 2016. Vehículos automotores se despegó del resto, siendo el rubro con la mayor baja, de 76% en el promedio del año pasado, seguido por prendas de vestir con una caída de 20% y máquinas y aparatos eléctricos con 18,2%. Contrariamente, la producción de derivados del petróleo y carbón fue la que tuvo la mayor suba (7,4%), seguido por metálicas básicas (5,8%) y químicos (5,7%).El volumen físico producido del rubro alimentos y bebidas, uno de principales sectores del grueso manufacturero, cayó 0,8%.

Por su parte, el año pasado acumuló el quinto año consecutivo de caída en la cantidad de horas trabajadas, con un declive de 4,1% tras la baja en 2015 de 8,4%. El deterioro del empleo fue prácticamente generalizado y ocurrió en 16 de los 19 sectores. Metálicas básicas, minerales no metálicos y prendas de vestir fueron los que tuvieron las mayores caídas de horas trabajadas, con bajas de 12,6% en los dos primeros sectores y de 12,2% en el tercero. Otros sectores que cayeron fueron el de actividades de encuadernación (-10,7%),curtiembres (-9,2%), textiles (-8,4%), papel (-6,1%) madera (-4%) y alimentos y bebidas (-2,7%).

Ventas externas

Las exportaciones de Manufacturas de Origen Industrial (MOI) registraron una recuperación de 5% en enero con respecto al mismo mes del 2016, situándose en US$ 84 millones. Sin embargo, "permanecen en niveles históricamente bajos", reportó ayer la CIU en su informe mensual.

Cierra Fanapel y hay incertidumbre con molino

Mientras el Poder Ejecutivo seguía buscando una salida que asegurara la continuidad del proceso industrial de la papelera Fanapel en Juan Lacaze –que emplea directamente a 250 trabajadores–, ayer la gerencia de esa unidad comunicó el cierre definitivo de la planta. "No es la primera vez que nos pasa que la empresa negocia una cosa en Montevideo y luego comunica otra totalmente opuesta en Juan Lacaze", dijo a El Observador el dirigente sindical Marcelo Olaverry.

Al cierre de esta edición una asamblea de trabajadores de Fanapel estaba definiendo los pasos a seguir. En declaraciones a canal 12 el director de Trabajo, Juan Castillo, admitió que la negociación está más complicada de lo que venía desarrollándose desde los primeros días de enero. "Hoy ( por ayer) habíamos convocado a las partes para exponer el conjunto de elementos que teníamos y ver si los costos daban para empezar a producir. A juicio de los gerentes (de Fanapel) distan bastante de ser los números deseados. Como contrapartida arriba la disponibilidad voluntaria de los créditos laborales. El sindicato lo rechazó", explicó Castillo tras la reunión tripartita. El jerarca espera que la negociación para mantener la fábrica en pie no sea un "capítulo cerrado. Es una posición que mantiene la empresa, yo preferiría hacer algún esfuerzo más. Está claro que en la visión de la empresa esto no está siendo posible al día de hoy", admitió.

Por otra parte, otra industria en dificultades es Molino Dolores que tiene a sus 250 trabajadores en seguro de paro y está sin actividad industrial desde el pasado 31 de enero.


Populares de la sección