Grupo Corpo pone el pasado y el futuro en movimiento

La compañía brasileña festeja su 40° aniversario desde mañana en Montevideo

El espíritu colectivo y gregario que define a la compañía brasileña Grupo Corpo fue la base en 1975. Sin embargo, hacia finales de la década de 1980, era menester descubrir un estilo propio que unificara aún más a los cuerpos en movimiento. "Entonces la gente hablaba de una danza brasileña, pero lo que se veía eran personajes o historias brasileñas, y la manera en la que se bailaba era con las herramientas de la danza clásica", recuerda el coreógrafo de la compañía, Rodrigo Pederneiras.

"Ahí empezamos a buscar en la danza brasileña elementos para traer a nuestro trabajo, cosas de la calle, cosas populares del nordeste de Brasil y elementos especiales que vinieron de África, que pudieran ser transformados en danza contemporánea", agrega a El Observador, resumiendo una mezcla ecléctica que conjuga ballet con movimientos en los que el cuerpo continúa el juego de las caderas.

En sus funciones del 19, 20 y 21 de febrero en el Auditorio Adela Reta, en las que reproducirá el programa de su Gala 40º aniversario, la aclamada compañía expondrá el lenguaje que los caracteriza, al tiempo que abrirá la puerta a una nueva expresividad.

Con coreografía de Pederneiras, una de las piezas, Danza Sinfónica propondrá "una mirada hacia el pasado"."Es un homenaje que hicimos a muchas de las personas que trabajaron con nosotros", agrega el coreógrafo.

Usando el recuerdo y la emoción como ideas principales, Danza sinfónica rememora los fragmentos más destacados del repertorio del Grupo Corpo. Sin embargo, en la síntesis también incorpora novedad. "Las citas y referencias también están mezcladas con nuevas ideas que yo tenía y que quedaron guardadas en el tiempo. Las busqué para que fueran parte de este trabajo. Para mí fue un proceso muy emotivo".

El panel de fondo también sigue la tónica conmemorativa, al estar compuesto por más de mil instantáneas fotográficas de la compañía.

Grupo Corpo - Danza Sinfónica

Por su parte, la segunda pieza, Suite branca, opta por un camino radicalmente distinto, con coreografía de la bailarina Cassi Abranches. "Ahora no pensamos en la misma dirección que antes, lo que hay de brasileño en el trabajo que hacemos es porque nosotros somos brasileños. Para los 40 años era hora de cambiar, e invitamos a Cassi, una nueva coreógrafa. Ella creó un trabajo que para nosotros es una mirada al futuro".

Aunque, en palabras de Pederneiras, Abranches cuenta con influencias de Grupo Corpo, su pieza se define como una página en blanco en la trayectoria de la compañía, concepto replicado por el pálido vestuario y escenografía.

Asimismo, su lenguaje se define por los movimientos pendulares y el trabajo de piso, una posición coreográfica que Pederneiras no ha explorado en profundidad.

En ambas piezas, no obstante, la preferencia por las temáticas se antepone a la necesidad de narrativas. "No consideramos que la danza sea un buen lenguaje para la narrativa. No utilizamos la palabra ni la pantomima, esto es danza pura", agrega Pederneiras. La preocupación musical es otro de los rasgos fundamentales de sus creaciones, cada una con un invitado musical propio que genera los sonidos que luego son plagados de movimiento. "Para nosotros es importante la libertad de creación de los músicos. Ser influenciados por alguien es mucho mejor que influenciar".

Grupo Corpo - Suite Blanca



Acerca del autor