Grupos menores del FA creen que la seguridad es un tema secundario

Son los sectores con más votos los que consideran que el asunto es prioritario
Aunque las diferencias más evidentes quedaron expuestas por el alcance del Sistema Nacional de Cuidados –lo que incluso llevó a Asamblea Uruguay y al Nuevo Espacio a rechazar el documento con propuestas presupuestales entregado al presidente Tabaré Vázquez–, la discusión programática en el Frente Amplio sobre las prioridades de la próxima Rendición de Cuentas también abrió un nuevo debate en torno a la seguridad pública.

Mientras los grupos con mayor peso parlamentario como el Movimiento de Participación Popular (MPP), Asamblea Uruguay y la lista 711 plantearon el tema como una prioridad presupuestal, otros sectores como Casa Grande de Constanza Moreira, el Partido Comunista y el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) evitaron embanderarse con la causa.

En el debate interno Casa Grande planteó incluso recortar el presupuesto del Ministerio del Interior –según informó el semanario Búsqueda en su edición del 2 de marzo– y el MPP reaccionó con la exigencia de poner a la seguridad pública dentro de las prioridades en el documento que el Frente Amplio entregó el lunes 6 de marzo al presidente Tabaré Vázquez.
El documento final, tras semanas de negociaciones y diferencias, definió como prioridades de primer orden a la educación pública y el Sistema Nacional Integrado de Cuidados. "Un segundo espacio de prioridades refiere a la salud, vivienda y convivencia con énfasis en la violencia de género", señaló el escrito.

El diputado del MPP, Alejandro Sánchez, había reclamado en la reunión de la Mesa Política del viernes 24 de febrero que la seguridad se incluya junto a la educación, el sistema de cuidados y la vivienda como prioridades programáticas. Hasta ese momento el tema estaba relegado, según la información que manejaban los dirigentes del mujiquismo.

El tema toca en particular al MPP porque las políticas de seguridad dependen desde 2010 de uno de sus principales dirigentes, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

Ese punto de vista es acompañado por el astorismo. "La seguridad debe ser una de las prioridades en la Rendición y en el programa del FA. Prioridad no es sinónimo de más plata sino de mejor ejecución de los recursos", dijo a El Observador el diputado de Asamblea Uruguay, José Carlos Mahía.

La lista 711, liderada por Raúl Sendic, también comparte la visión de que la seguridad debe ser una prioridad en la Rendición de Cuentas, dijo a El Observador el senador de ese sector, Marcos Otheguy. "La seguridad y la educación son las dos grandes prioridades para la sociedad. Claramente, más allá de que son prioridades para el gobierno y así se ha manifestado, son prioridades para la sociedad", insistió.
Esa visión de establecer a la seguridad pública como prioridad tuvo un contrapunto en sectores de la izquierda con menor peso y una agenda distinta.

Constanza Moreira, presidenta de la Comisión de Programa del Frente Amplio, afirmó que en el debate los sectores "eligieron otras prioridades y de la seguridad pública eligieron a la violencia de género".

"En los documentos del MPP y del Frente Líber Seregni aparecía la sola mención (Seguridad y Convivencia) sin especificar programas o políticas a ser reforzadas presupuestalmente. En la discusión general, ninguno de todos los grupos presentes lo priorizó o exigió su prioridad. De hecho, las principales prioridades fueron el gasto público social en salud, educación, cuidados, vivienda y combate a la violencia de género. Entre otras prioridades se listaron medidas sobre empleo productivo, reforma de la justicia y medio ambiente", dijo la senadora a El Observador el viernes 3 de marzo.

En lugar de planes de patrullaje como pretende el MPP, Moreira insistió en que dentro de la seguridad lo prioritario será atender la violencia de género.

La propuesta del PVP estableció en su último y octavo punto, luego de priorizar otras áreas como educación, el Sistema de Cuidados, la vivienda y hasta una canasta alimentaria, que "en los gastos de seguridad" se deben "reforzar acciones integrales para abordar el problema de la violencia de género".
El representante del Partido Comunista en la Mesa Política del Frente Amplio, Claudio Migliarini, dijo a El Observador que "la seguridad preocupa" al sector pero en el debate sobre las prioridades "las únicas claras son el Sistema de Cuidados y la educación".

El Nuevo Espacio, que como Asamblea Uruguay no votó el documento final por diferencias sobre el alcance del Sistema de Cuidados, resolvió que se va a "atener a las prioridades consensuadas", dijo el representante del sector en la Comisión de Programa del Frente Amplio, Carlos Luján.

Patrullaje

El MPP propone ampliar el programa de patrullaje que focaliza sus acciones en las zonas donde se concentra el delito, fortalecer las Mesas de Convivencia en barrios y universalizar las tobilleras electrónicas para casos de violencia de género.

El semanario Búsqueda informó el jueves 9 de marzo que el nuevo sistema de patrullaje será la prioridad presupuestal del Ministerio del Interior en caso de que le asignen recursos para la próxima Rendición de Cuentas.

La 711 respalda el método de patrullaje impulsado por la gestión de Bonomi.
"Esta forma de intervención territorial a través del programa de alta dedicación operativa está teniendo resultados auspiciosas para el corto tiempo de implementación. Si esto se consolida claramente es un programa que para la represión del delito puede ser una forma de intervención eficiente como para generalizar y reforzar", dijo Otheguy.

Populares de la sección