Guardavidas de Maldonado llevan 325 personas rescatadas en la temporada

Doce veraneantes, que estaban en zonas sin vigilancia, se ahogaron en lo que va del verano
Los guardavidas de Maldonado llevan rescatadas 325 personas en lo que va de la temporada, según aseguró a El Observador el coordinador de Guardavidas de Maldonado, Marcelo Simoncelli.
No se registró ningún ahogamiento dentro de la zona que cubre la Brigada de Guardavidas del departamento, que abarca casi 100 km de costa y va desde el límite del arroyo Solís en Canelones y pasa por la brava de José Ignacio, la Isla Gorritti, Laguna del Sauce y el Arroyo San Carlos. Sin embargo, doce personas murieron ahogadas en lo que va de la temporada. Todos los casos, según los registros de la brigada, ocurrieron fuera de la zona de control, al menos a medio kilómetro de distancia.
Según informó Presidencia en su página oficial al inicio de la temporada, en Uruguay se ahogan 130 personas en promedio por año y casi la totalidad (94 %) de esos casos ocurren en zonas sin habilitación para baños, por lo cual Simoncelli insistió en la necesidad de que la población entienda la importancia de bañarse en playas que estén habilitadas. Afirmó que "una playa con guardavidas es una playa segura", lema que también utiliza el Sistema Nacional de Emergencias.
También se exhorta a los bañistas a que se bañen cerca de la orilla y que si van a hacerlo en una laguna o arroyo, "no se arriesguen a cruzar" porque puede haber corriente por debajo de la superficie lo que causa ahogamientos con frecuencia.

Campaña

A mediados de enero, el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) junto a la Intendencia de Maldonado lanzaron una campaña sobre conductas responsables para evitar ahogamientos y accidentes en el mar.

En ese momento recordaron que según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el mayor porcentaje de ahogamientos en Uruguay se registra en adultos de más de 44 años, seguido por adolescentes y jóvenes (40%).

La campaña para prevenir las situaciones de riesgo en las playas advierte, además de escoger zonas habilitadas para baños, con puestos de guardavidas, algunas recomendaciones ante situaciones peligrosas dentro del mar. Por ejemplo, señala que en caso de ser arrastrado por una corriente, lo primero es mantener la calma y la flotación. No nadar contra corriente sino nadar en paralelo hacia la costa hasta salir, o flotar para esperar ayuda. En ese caso se sugiere mantener el brazo en alto, que es la señal internacional de auxilio.

Una de las recomendaciones en las que se hace énfasis es en la responsabilidad de los padres en el cuidado de los niños. En ese sentido, se recomienda "mantenerlos al alcance de los brazos; que sepan nadar no elimina riesgos", se advierte. Agrega que si el viento corre de la tierra hacia el mar no es conveniente usar inflables, y en caso de que se use y se vaya mar adentro, no intentar recuperarlo para evitar nadar hacia zonas profundas y que volver sea dificultoso.

Lasrecomendaciones indican que al estar ante un siniestro acuático lo primero que se debe hacer es pedir ayuda al guardavidas, y que la forma más segura de colaborar es no ponerse en riesgo. Se puede colaborar con la persona en riesgo arrojando algún objeto flotante como bidones o botellas, cuerdas o ramas.

Los guardavidas deben participar muy frecuentemente además en casos que responden a descuidos. Poco tiempo atrás una chica de 14 años entró a bañarse en la playa Mansa y casi dos horas después fue encontrada a 5 kilómetros de distancia en Punta del Este. La joven había ingresado al agua porque estaba calma y se podía nadar, pero no se percató de que haciéndolo se había alejado 5 kilómetros de donde estaba. Sus padres comenzaron a buscarla conjuntamente con guardavidas y la Policía, hasta que la joven apareció caminando de vuelta al lugar desde donde había salido.

Populares de la sección