Guardianes de la Galaxia vol. 2: los personajes salvan la película del desastre

El carisma y el humor de los protagonistas evita que lo nuevo de marvel sea un completo desastre, con risas y momentos emotivos dentro de una historia floja y con efectos excesivos
Nadie conocía a los Guardianes de la Galaxia cuando su película se estrenó en 2014, pero eso no impidió que se convirtiera en uno de los mayores éxitos de la editorial de cómics Marvel en el cine, con una recaudación de US$ 773 millones, y aplausos de parte de la crítica que la convirtieron en una de las más destacadas de las 14 películas que el estudio ha lanzado hasta ahora.

Aparentemente, ese éxito es el causante de las fallas de la secuela, que hoy llega a los cines uruguayos. Guardianes de la Galaxia vol. 2 es una película masiva y gigantesca, con todo el poderío visual que ofrece el estudio, pero con una trama flaca y poco atractiva, que sin embargo tiene un tercer acto entretenido y emotivo que logra elevar el concepto final de un filme que se extiende innecesariamente por más de dos horas.

Esto no quiere decir que la película sea mala, pero no está ni de cerca a la altura de la primera, quizás el único punto de comparación dentro del Universo Cinematográfico de Marvel donde los Guardianes ocupan su propio rincón narrativo (aunque dentro de exactamente un año se encontrarán con el Hombre Araña, Iron Man y el resto del equipo en Avengers: Infinity War).
Infinity War

En una rareza para las películas interconectadas de Marvel, en las que cada historia se ambienta aproximadamente en el momento de su estreno, Guardianes 2 se ubica dos meses después de su primera parte, en 2014. Convertidos en heroicos mercenarios, los cinco protagonistas –el terrícola Peter Quill, la asesina Gamora, el guerrero Drax, el mapache parlante Rocket y el árbol viviente Groot, ahora convertido en una versión infantil de sí mismo– comienzan la aventura con un trabajo para una raza extraterrestre orgullosa y poderosa llamada los Soberanos.
Guardianes 2 trailer

Si bien completan el trabajo con éxito, Rocket aprovecha para robar unas bombitas de luz superpoderosas (en serio), que ponen a los Guardianes en la lista de enemigos de los Soberanos, que contratan la ayuda de los Destructores, la banda de piratas espaciales que crió a Quill.

En paralelo a eso (aunque se supone que es la trama principal, se cruzan y se superponen de forma irregular hasta el final, cuando todo se simplifica), Quill conoce finalmente a su padre, el semidiós Ego, encarnado por Kurt Russell, mucho mejor utilizado aquí que, por ejemplo, en Rápido y Furioso, y con una aparición que incluye una reconstrucción digital de él mismo pero más joven, una tendencia creciente en el mundo del cine que sigue siendo tan sorprendente como escalofriante.

Ego se presenta como un ser todopoderoso que quiere reconciliarse con su hijo, pero este personaje oculta varios secretos que son revelados gradualmente.

La trama es excesivamente entreverada y no tiene ningún peso real, ya que sabemos que los cinco principales sobrevivirán para la próxima película. Y para el resto de los personajes, salvo en el final, nunca hay peligro real. Además de eso, la historia también es más sombría, algo que ya es habitual en las segundas partes de las aventuras de superhéroes, y que contradice el espíritu irreverente y jocoso de los Guardianes.

De todas maneras, ese espíritu permanece y es sin dudas lo que salva la película. Chris Pratt en el rol de Peter Quill sigue siendo gracioso y a su vez un héroe clásico, pero son Dave Bautista (Drax) y las travesuras de Rocket y Groot (con las voces de Bradley Cooper y Vin Diesel) quienes se roban la película con su chistes y frases.

Por su parte, la nueva incorporación del equipo, Mantis, una extraterrestre con el poder de leer las emociones ajenas, logra una gran química con Drax, mientras que Nebula (Karen Gillian) y Yondu (Michael Rooker) regresan a la saga pero en el bando de los buenos. Es el personaje de Rooker, quien en su rol de mentor de Quill recibe una trayectoria narrativa lacrimógena, así como una de las mejores escenas de acción de la película.

Guardianes de la Galaxia vol. 2 cuenta también con algunas de las mejores apariciones especiales del Universo Marvel, con Sylvester Stallone , Miley Cyrus y David Hasselhoff en roles menores.
Embed

La música, pieza clave de la primera parte, destaca aún más aquí, con una selección impresionante que incluye a Fleetwood Mac, George Harrison y Cat Stevens.

De todos modos, Guardianes 2 se siente como más de lo mismo, y lo que es peor, ofrece más de todo aquello que la saga no necesitaba. En ese sentido, el título japonés (Guardianes de la Galaxia: Remix) se siente más justo. Es una versión parecida, pero más larga y no necesariamente mejor que la original, aunque mantiene el tono y aquello por lo que se convirtió en algo querido.

Al final queda la sensación de que con US$ 50 millones menos de presupuesto, el filme podría haber sido mucho mejor.

Acerca del autor