Guerra civil de Siria: Muerte y destrucción

Cinco años de lucha religiosa, diplomática y geopolítica que sigue sin encontrar una vía de pacificación

La guerra civil que comenzó en Siria en 2011 no solo devastó ese país al provocar más de 400 mil muertes, un crecimiento inusitado de la pobreza y permitir el avance de los yihadistas del Estado Islámico en ese territorio, sino que también generó la mayor crisis migratoria en Europa desde la Segunda Guerra Mundial tras el éxodo de casi 5 millones de sirios que salieron de su país en busca de asilo.

Lo que en marzo 2011 comenzó como una sucesión de protestas pacíficas contra el presidente, Bachar Al Asad, culminó con un enfrentamiento civil y la pugna de un régimen por establecerse, mientras las potencias de la comunidad internacional no dan con la tecla en esa región.

La guerra civil siria enfrentó en un principio a las Fuerzas Armadas de Siria que responden al régimen de Al Asad contra opositores rebeldes armados, organizados en lo que la comunidad internacional denomina oposición siria. Al Asad es presidente de Siria desde el año 2000, cuando llegó al poder para suceder a su padre, Háfez Al Asad, que gobernó el país por 29 años.

El avance del conflicto que surgió en 2011 permitió la expansión en Siria, desde 2014, del Estado Islámico, un grupo terrorista que hasta ese momento centraba sus operaciones en Irak. Aunque sobre mediados de 2016 la comunidad internacional logró el retroceso del Estado Islámico al recuperar la ciudad de Faluya, el grupo terrorista llegó a dominar casi la mitad del territorio tras su ofensiva iniciada en junio de 2014. Entre las zonas bajo su poder estaban las áreas con mayores reservas petroleras.

El drama humanitario provocado por la guerra en Siria se ilustra con cifras que dan escalofríos.

Antes del conflicto, Siria contaba con 23 millones de habitantes. De ese total, 13,5 millones fueron afectados directamente o desplazados por la guerra, según los datos presentados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en enero de 2016. Y 4,7 millones huyeron de Siria, siendo "la población más grande de refugiados por un solo conflicto en una generación", señaló el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en julio de 2016.

Según la cadena informativa británica BBC, el conflicto de Siria había dejado ya en 2014 al menos 100 mil muertos. El País de Madrid informó en mayo de 2016 que los fallecidos eran a esa altura por lo menos 400 mil.

Además de las pérdidas humanas y de la división interna, uno de los mayores desafíos que generó el conflicto sirio para la comunidad internacional fue su lado humanitario. Jamás hubo tantos refugiados en el mundo y más de un tercio de ellos se encuentra en la gran región de Medio Oriente.

En 2015 el mundo registró un récord con 65,3 millones de refugiados y desplazados obligados a dejar sus hogares o sus países de origen por las guerras o por ser víctimas de persecuciones, informó Acnur.

Desde que comenzó el conflicto en Siria, la cifra sigue aumentando año tras año: subió un 9,7 % con respecto a 2014, después de haberse mantenido estable entre 1996 y 2011.

Pese a las normativas que impulsa la Eurozona para frenar la llegada de refugiados, la realidad impone hasta ahora un fracaso en las políticas para refugiados.

En 2015 más de 1 millón de migrantes y refugiados llegaron a la Unión Europea (UE), en su mayoría sirios que entraron por Grecia. Para frenar este flujo, la UE y Turquía llegaron a un acuerdo que prevé el envío a territorio turco de cualquier migrante que haya llegado a Grecia después del 20 de marzo de 2016 y que no haya solicitado asilo, o cuya solicitud haya sido rechazada. Luego de esa fecha la mayoría de los migrantes buscaron ingresar por Italia.

El problema pega de lleno también en los vecinos de Siria. Turquía se convirtió en el principal país de acogida, con entre 2 millones y 2,5 millones de sirios. Líbano recibió 1,2 millones, un cuarto de la población de ese país. En Jordania cerca de 630 mil sirios están registrados por ACNUR, pero Amán estima la cifra en más de 1 millón. Otros 225 mil sirios están refugiados en Irak y 137 mil en Egipto.

En tanto, si bien Alemania concedió asilo a 1 millón de migrantes en 2015, varios países europeos están lejos de haber sido tan generosos y, por el contrario, presentaron posturas nacionalistas. Entre otros, el Reino Unido votó en un referéndum abrirse de la Unión Europea el 23 de junio de 2016.

Al tiempo que los migrantes no paran de llegar al viejo continente, crece una tendencia ascendente en las muertes durante naufragios o travesías terrestres de quienes transitan esas rutas migratorias. Desde 2014 más de 10 mil personas murieron al intentar cruzar el mar Mediterráneo en botes o lanchas para llegar a Europa.

Cifras

470.000

son los muertos que se registraron en la guerra siria a febrero de 2016, cuando se cumplieron cinco años del conflicto.

4.800.000

es la cifra de refugiados que ha encendido la alerta de emergencia en las Naciones Unidas.

Esta nota forma parte de la publicación especial de El Observador por sus 25 años.

Acerca del autor