Hace falta que llueva para que los cultivos sigan en buen estado

Es bueno el nivel sanitario y hay perspectivas alentadoras en rendimiento y calidad
Si bien en líneas generales el estado de los cultivos de invierno es bueno, se espera con gran expectativa la ocurrencia de las lluvias pronosticadas para esta semana, las que serán muy beneficiosas para que se afiance el buen desarrollo de las plantas en las chacras con trigo, cebada, colza y otros productos de la agricultura, según un relevamiento realizado por el El Observador.

Mathías Mailhos, presidente de la Cooperativa Agraria Nacional, comentó que "en general los cultivos están muy lindos, pero empezó a faltar agua, en algún lado llovió algo pero poco, y en la mayoría de las zonas no llovió".

Añadió que hay lluvias que se anunciaron para mañana y para el jueves, y que se esperan con mucha expectativa.

Octubre es un mes crítico para consolidar una buena sanidad en los cultivos de invierno.

Jorge Andrés Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Rural de Soriano, comentó: "A los cultivos los veo muy bien, algo bueno porque octubre es un mes clave para la sanidad, pero lo ideal sería que en cada zona tengamos lluvias y que luego el tiempo levante, que mejore enseguida".

Añadió que "está un poco seco, pero la sanidad en las plantas está bien".

La zafra actual se caracterizó por los problemas que hubo para las siembras.

Durante las semanas óptimas para desarrollar esas labores hubo lluvias en exceso, factor adverso que en muchas chacras repercutió en las poblaciones. En algunos casos los problemas se han ido corrigiendo, aunque no en la totalidad.

El potencial de rendimiento, en los cultivos que no han tenido dificultades en la etapa de siembra y emergencia, está intacto.

Octubre, coincidieron ambos productores, es un mes crítico, clave para el desarrollo de los cultivos.
De existir un estado del tiempo adecuado se obtendrán buenas cosechas en lo referente a rendimientos, calidades y sanidad, los tres factores clave para acceder a una buena rentabilidad.

El otro es el precio. Y es muy diferente la situación del trigo, donde el valor está deprimido y existen factores que sucederán en el mercado que incluso pueden acentuar la baja; y de la cebada, donde el precio deriva de un acuerdo comercial entre las malterías y los productores que asegura un precio que se entiende es adecuado. De todos modos, precisó Rodríguez, "los trigos de buena calidad se arriman bastante a los precios de la cebada".

En lo agronómico, "es real que cada vez dependemos más del clima", reflexionó Mailhos, lo cual incide mucho este mes para la evolución de los cultivos de invierno y para las labores de siembra de los de verano, donde entra a la cancha la soja, el cultivo de mayor extensión hoy en la agricultura uruguaya.

Panorama arrocero


Carlos Soto, productor de arroz en Artigas, plantó 70% del área que programó (crecerá de 970 a 1.250 hectáreas). Para completar la siembra necesita lluvias, que además se precisan para la buena emergencia de lo sembrado. También hace falta que se eleven las temperaturas. De lo sembrado nació poco. El déficit de agua en el suelo es grande. Por suerte, hay un par de frentes de lluvias anunciados para los próximos días. Aunque falta agua en el suelo, la represa está completa, lo que permitirá un riego adecuado no bien sea necesario.

Acerca del autor