Hay 130.000 clientes de UTE que pueden bajar factura mínimo 10%

Con dos campañas personificadas, el ente busca persuadir para cambios en opciones de tarifas
De acuerdo a estimaciones de UTE, alrededor de 10% de los clientes residenciales (unos 130 mil) está en condiciones de pagar menos por su cuenta de electricidad, solamente accediendo a un cambio de tarifa que no tiene costo para el usuario y que es de rápida instrumentación.

En momentos en que el presupuesto de un hogar acusa el impacto de una inflación de 11% en los 12 meses a mayo, y cuando los salarios crecen a un ritmo bastante más moderado que en los últimos años, cualquier medida que apunte a reducir los fijos como la factura de la energía eléctrica pasa a tener un papel preponderante.

En diálogo con El Observador, el gerente de Mercado, Juan Carlos Patrone, y el integrante de la subgerencia de Análisis Tarifario de UTE, Óscar Burgueño, explicaron las dos campañas que tiene en carpeta la empresa para persuadir a que 130 mil clientes puedan bajar como mínimo 10% de su factura, con casos de ahorro que pueden llegar hasta el 50%.

En primer lugar, UTE acaba de lanzar el Plan 230 que promueve una tarifa "bien competitiva" para aquellos hogares que tienen consumos "bajos", es decir, por debajo de los 230 kilovatios hora (kWh) por mes. "Para esos hogares hay una alternativa muy interesante, que es la tarifa denominada consumo básico", explicó Patrone.

Esa opción tarifaria puede llegar a generar "ahorros interesantes", siempre y cuando su consumo esté en una franja del entorno de los 200 kWh por mes, respecto a la tarifa residencial simple. Precisamente, según explicó Burgueño, dependiendo del consumo que tenga el hogar, el cliente puede llegar a ahorros de hasta 50% migrando de la tarifa residencial simple a la de consumo básico si su demanda está cerca del umbral de los 100 kW/h.

Con consumos del orden de los 180 kWh a 190 kWh los clientes pueden alcanzar ahorros de orden de 20%. Esta modalidad de facturación ofrece ventajas porque cuenta con costos fijos "bastante inferior" a la tarifa residencial simple, apuntó.

Para migrar a esta opción no puede contarse con una potencia contratada de 3,7 kW. Tampoco se habilita esta opción para clientes que tienen más de un suministro a su cargo, y no es aconsejable tomarla para casas de veraneo o vacaciones, porque "la estabilidad" en el consumo es una de sus mayores ventajas para hacer uso de esta alternativa tarifaria.

"Estamos apuntando a hogares con consumos bajos, y también con equipamientos moderados", explicó Bugueño. Para hogares con más de un aire acondicionados y varios electrodomésticos, esa modalidad tarifaria no es recomendable.

El Plan 230 tiene incorporado la opción de acceder a lámparas de bajo consumo que son clave para reducir el costo de la iluminación de un hogar. Actualmente, UTE tiene bajo la tarifa de consumo básico a 175 mil clientes, y se estima que otros 60 mil están en condiciones de plegarse a esta opción.

"Depende de ellos (por los 60 mil clientes) si quieren apostar por disminuir su consumo", indicó Burgueño.

Para que el cliente pueda estar seguro si la opción de consumo básico le es redituable, UTE también hace un monitoreo mensual. En caso que supere los 230 kWh el ente envía un aviso, porque ahí ya le es más conveniente la tarifa residencial simple. En caso que esto ocurra en tres oportunidades, la empresa automáticamente deriva al cliente a la opción simple. "A veces eso acontece porque los consumos son dinámicos, se compran más electrodomésticos,", dijo Burgueño.
Por otro lado, Patrone informó que el ente ya inició el envío de cartas personalizadas a estos potenciales clientes para que evalúen pasarse a la opción básica, explicando las características de las tarifas y los usos recomendables para tener niveles bajos de consumo. También se simula cuál sería su ahorro personal anual en base a sus antecedentes históricos, en caso que optara por migrar de tarifa.

"Es un plan de promoción y pasaje voluntario para el cliente. Además, mientras dure la campaña, UTE no cobra el costo por el cambio de potencia contratada en caso que fuera necesario", indicó el gerente de Mercado de UTE. El Plan 230 de UTE entró en vigencia el pasado 1° de mayo y estará operativo hasta el próximo 31 de agosto.

La tarifa de consumo básico residencial tiene un costo de $ 275,2 para los primeros 100 kwh por mes. Luego la franja que va de 101 kWh hasta 140 kWh paga $ 5,6 por kWh, y la que va de 141 kWh hasta 350 kWh abona $ 10,36.

Por su parte, la residencial simple tiene un cargo fijo mensual de $ 170, además de un cargo por potencia contratada de $ 53. En cuanto al consumo, para los primeros 100 kWh hay que pagar $ 4,39 por kWh, para la franja de 101 a 600 Kwh $ 5,51 y de 601 kWh en adelante $ 6,87.

Para medianos y grandes


Como ocurre en cada ejercicio, UTE relanzará la campaña a partir de julio para la tarifa Doble Horario (plan inteligente) para los hogares que tienen consumos medio y altos. Para evaluar si conviene migrar a esa opción es necesario contar con consumos superiores a los 350 kWh por mes. El cambio no tiene costo para el clientes, y la campaña 2016 estará vigente hasta el próximo 31 de diciembre, reveló Patrone.

Al igual que el Plan 230, se le enviará a los clientes potenciales una carta con el ahorro personalizado estimado por UTE a base de sus consumos históricos. "Hacemos el trabajo (de cálculo) cuando estamos seguro que el cambio de tarifa puede ser beneficioso para el cliente", aseguró Patrone. La campaña del plan inteligente estará dirigida a un público de 70 mil clientes residenciales que podrían acceder al cambio de opción tarifaria sin costo.

Los técnicos de UTE califican como un potencial cliente de esa opción aquellos hogares que "modulando" mínimamente el consumo de electricidad en su hogares (demandando 30% del consumo en el horario pico) pueden obtener ahorros en sus facturas con un piso de 10% que puede llegar hasta 20%. En este caso, UTE también obsequia a los usuarios un timer para regular el funcionamiento de su termofón.

La opción doble horario residencial –cuya potencia contratada sea mayor o igual a 3,3 kW y menor o igual a 40 kW– tiene una tarifa para el horario fuera de punta (de la hora 23 a las 17) de $ 2,94 por kWh. En tanto, para el horario punta (de la hora 17 a las 23) el costo de la energía es sensiblemente mayor ($ 7,35 por kWh). "Cuanto más sea el consumo dentro de las 18 horas donde la energía cuesta menos de la mitad, mayores beneficio obtendrá el usuario", indicó Patrone. Actualmente, UTE tiene bajo la tarifa inteligente unos 60 mil clientes. "De esos prácticamente no hay bajas. El clientes que migra a esa opción, percibe la diferencia y suele mantenerse y recomienda su uso a otros", culminó el gerente de Mercado.

Para cambiar


Las consultas por cambios de tarifas se realizan por medio de telegestiones UTE: 0800 1930 desde un teléfono fijo o *1930 desde cualquier celular, así como la propia página web del ente www.ute.com.uy.

Populares de la sección

Acerca del autor