Hay chavismo para rato

La oposición, que impulsa un referéndum contra el gobierno, analizará si continuar el proceso
Nugatorio: que burla la esperanza que se había concebido o el juicio que se tenía hecho, dice la Real Academia Española. Eso es lo que considera la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de Venezuela que hizo el Consejo Nacional Electoral (CNE) el miércoles por la noche cuando anunció tres elementos fundamentales en el proceso de referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro que promueve esa coalición de partidos de centroderecha y derecha.

El CNE, acusado por la oposición de tener cuatro de cinco miembros chavistas, dijo en un comunicado que –de darse todos los pasos previos necesarios– la convocatoria a la consulta popular "pudiera efectuarse a mediados del primer trimestre de 2017", lo que implicaría que sea después del 10 de enero, fecha en que se cumplen cuatro años del mandato iniciado por el fallecido Hugo Chávez.
De acuerdo a la Constitución, si un referéndum se efectúa en los últimos dos años del sexenio de gobierno y el presidente es revocado, el vicepresidente será quien ocupe el primer lugar en el Poder Ejecutivo hasta completar el período, en este caso hasta 2019.

De esta forma, y aunque el CNE no lo dio como un hecho, de convocar a las urnas para mediados de febrero del año próximo el chavismo tendrá continuidad en el Palacio de Miraflores, ya sea con Maduro si gana el referéndum o con otro miembro del Partido Socialista Unido de Venezuela. Si el referéndum se hacía antes de iniciar el cuarto año de mandato y la oposición lo ganaba se debía convocar a nuevas elecciones.

Formalmente, el poder electoral tiene 90 días a partir de la validación de las firmas para hacer la votación, lo que ubicaría el llamado entre diciembre y marzo.

Pero además, el CNE también dijo que la segunda recolección de firmas necesaria para convocar a un referéndum, en la que se debe conseguir un quinto de los inscritos en el padrón electoral, ahora deberá cumplir con ese mínimo en cada uno de los 23 estados y el distrito de Caracas que componen el país, en lugar de ser en la totalidad del país, algo que no estaba previsto en la Constitución.

En la primera etapa tuvieron que recolectar el 1% del padrón electoral.

La MUD manejaba hasta ahora la cifra de 4 millones de firmas necesarias, con base en un electorado de 19,5 millones de votantes. Pero con las condiciones impuestas esta semana, podrían conseguir 19 millones de firmas y aun así no alcanzar el 20% requerido en un estado que tenga apenas 350 mil votantes, con lo que la convocatoria se vería frustrada.

"El CNE produjo una decisión a través de la cual hace nugatorio el ejercicio del referéndum revocatorio", dijo a El Observador el diputado de la MUD Óscar Ronderos. "Somos mayoría en este parlamento por dos tercios, pero hay estados donde el gobierno tiene casi el 60% del resultado electoral, sobre todo en estados más pobres donde el uso del dinero como mecanismo de promoción electoral y de compra de votos hace que la oposición no tenga presencia", agregó, y enumeró cuatro: Delta Amacuro, Amazonas, Portuguesa y Cojedes.

Ronderos nombró además al pequeño estado de Nueva Esparta, donde a pesar de ser mayoría si se tranca el proceso "como ocurrió en la convocatoria del 1% podrían producirse contratiempos para lograr el 20%".

Un tercer obstáculo que encuentra la oposición es la cantidad de máquinas que se dispondrán en un proceso que es electrónico para juntar las rúbricas en esta fase, cuya fecha fue fijada para los días 26, 27 y 28 de octubre. Ese grupo político pedía 19.500 máquinas, una por cada 1.000 registrados en el padrón, pero el CNE dijo que dispondrá de 5.392, cifra que considera suficiente.

Posible marcha atrás


Con un escenario que cada vez se ha vuelto más adverso para que se revoque a Maduro, la MUD está analizando si continuará con el proceso o desistirá. "La MUD todavía no ha decidido si vamos a continuar o no; estamos en el proceso de consulta", afirmó Ronderos, quien catalogó lo anunciado por el CNE como un "quiebre constitucional".

La coalición opositora reunirá este domingo a sus coordinadores para definir qué acciones tomarán. "El lunes todo este esfuerzo va a confluir en un acto donde vamos a dar a conocer la ruta definitiva, el camino crítico del pueblo venezolano, ante los anuncios hechos por el CNE", dijo ayer el vocero de la MUD, Jesús Torrealba.

La aprobación de Maduro cayó fuertemente en los últimos meses hasta el 23% debido a una severa crisis económica que se tradujo en escasez de alimentos y medicamentos, sumado a niveles de inseguridad que en 2015 dejaron un saldo de casi 28 mil homicidios.

Las nuevas trabas impuestas por el CNE para la concreción del revocatorio, que en los hechos le permite al chavismo ganar tiempo, tiene su correlato en las elecciones a gobernadores que debían llevarse a cabo en diciembre de este año.

"El gobierno dijo que no veía viable su realización este año. Está huyéndole a la voluntad popular. Se anda escondiendo de la voluntad popular. No quiere llamar a unas elecciones que deberían convocarse regularmente; mucho menos lo hará con un revocatorio contra Maduro, a pesar de que sabe que tenemos las voluntades necesarias para convocarlo y revocarlo", expresó Ronderos.

Populares de la sección

Acerca del autor