Hay "factores oscuros" en cambio de proyecto de IMAE en el Militar

Es una "decisión lesiva" para el hospital, dijo Mauricio Cassinelli

El Centro de Cirugía Cardíaca del Hospital Militar dejó de funcionar hace un mes, luego de que la Dirección Nacional de Sanidad de las Fuerzas Armadas resolviera desvincularse de la empresa que había ganado la licitación para llevar adelante un Instituto de Medicina Altamente Especializado (IMAE). Lo que sigue es un resumen del diálogo que El Observador mantuvo sobre el tema con el cirujano Mauricio Cassinelli, uno de los responsables de Caibarien SRL, la empresa que era adjudicataria del servicio.

¿Por qué se da la desvinculación de su empresa?

Llevamos 24 meses de vínculo y 23 meses de trabajo, porque hace un mes el hospital decidió no remitir más enfermos a cirugía dentro del hospital, una decisión que no sabemos quién tomó. Operamos 258 enfermos con resultados superiores a la mayoría de los centros IMAE del país. Los resultados clínicos han sido muy buenos trabajando con todas las limitaciones de un hospital público. Se invirtió en el orden de US$ 1 millón y todo fue amortizado en función de los ahorros que Sanidad tuvo operando sus enfermos dentro del hospital respecto a la posibilidad de mandarlos a IMAE externos. El objetivo era fortalecer un IMAE público, dotarlo de infraestructura y equipamiento para hacerlo competitivo con los privados, dar un buen servicio a usuarios de sanidad militar, y en segunda instancia tratar de captar pacientes de la esfera pública. El objetivo técnico y económico se logró.

¿Pero qué argumento se le dio para dejar de lado a su empresa?

Se han producido problemas en la relación interna, sobre todo con uno de los integrantes del equipo quirúrgico. Yo no pude aceptar ciertas demandas de trabajo en áreas que entendía no eran las más convenientes para el buen desarrollo y buenos resultados del servicio. Se intentó tener injerencia en las decisiones de quién opera, cuánto y cómo opera, por encima de mis decisiones como jefe de cirugía.

¿A quién se refiere?

Al doctor (Gabriel) Lorier. El doctor signó políticamente este emprendimiento. Yo no soy un operador político, no soy comunista. Entré como operador técnico - médico y encargado quirúrgico del proyecto. Las diferencias de opinión generaron presiones políticas que para mi fueron inaceptables y en función de eso las autoridades de Sanidad Militar prefirieron permanecer al costado del problema. La situación fue complicada, pero el desempeño de la empresa fue correcto. En los últimos meses se inició una investigación administrativa por denuncias conocidas por todos en el hospital, pero que nunca aparecieron ni escritas ni firmadas. El general (José) Alcain (director nacional de Sanidad de las Fuerzas Armadas) se basa en la pérdida de confianza a la empresa y la no conveniencia en el futuro. La investigación recién concluyó y el informe de la comisión es bastante objetable. Está corriendo el plazo de 10 días para hacer los descargos. Sin embargo, el general Alcain en un claro acto de prejuzgamiento asume que la relación debe interrumpirse antes de atender los descargos de los involucrados. Alcain afirmó que cuando se le adjudique el IMAE a otra empresa se volverá a insistir con su incorporación al Fondo Nacional de Recursos. A parte de prejuzgar, ya está anunciando que aunque se llame a licitación esto se va a adjudicar a otra empresa. Quiere decir que la licitación no va a ser del todo transparente. Me parece de extrema gravedad para un director Nacional de Sanidad Militar.

¿Por qué?

Cuesta entender una decisión que es lesiva para los intereses económicos de Sanidad Militar. El objetivo de desarticular este acuerdo obedece a que se está diseñando una licitación con condiciones totalmente abiertas que no incluyen exclusividad para el sector público, como demandan todos los demás IMAE privados para ellos. Se está allanando el camino para que ingrese un IMAE privado que tiene una estructura económica mucho más fuerte que la nuestra y cuyos integrantes ya tienen el dominio de la hemodinamia del Hospital Militar por licitación hace más de 10 años. Ahora ampliarían su dominio a la totalidad del área cardiológica, incluyendo la cirugía. Directivos de ese IMAE ya han entrevistado a personal nuestro para su permanencia en las funciones presumiendo que ellos van a ser los adjudicatarios de la licitación. Incluso alguna entrevista ha sido hecha por el propio jefe del Departamento de Cardiología del Hospital Militar, lo cual es mucho más grave, porque se supone que quizás sea un integrante natural de la comisión asesora para la adjudicación de la licitación. Hay una serie de factores muy oscuros tendientes a distorsionar la filosofía del proyecto original, que se aceleraron apenas anunciada la enfermedad grave y luego el fallecimiento del ministro (Eleuterio) Fernández Huidobro.

¿Cómo es su relación con el doctor Lorier?

Mi relación con el doctor Lorier no es buena, pero a pesar de todo la calidad de los resultados se ha mantenido. Es como cuando un equipo tiene problemas en el vestuario. Si en la cancha gana a nadie le importa los problemas que tengan en el vestuario, a pesar que algunos van a argumentar los problemas del vestuario para desintegrar los planteles por otro tipo de interés.


Populares de la sección