Hay más de 120 mil diabéticos sin diagnóstico en Uruguay

La OMS estima las personas con esta enfermedad se duplicarán para 2040
Cuando Clarissa Solari se presenta dice que tiene 35 años "de edad y con diabetes", porque cuando tenía solo nueve meses le diagnosticaron la enfermedad y es insulinodependiente. Esto quiere decir que para salir a correr, antes de ponerse los championes y el equipo, debe esperar a que la glucemia se lo permita, cargar los alimentos necesarios por si le pasa algo y avisarle a alguna persona que va a salir, por si no vuelve.

Esa misma situación la viven más de 30 mil uruguayos que tienen diabetes y dependen de inyectarse insulina para sobrevivir porque su propio cuerpo no la produce. No pueden curarse ni tampoco evitar padecer esta condición. Pero esa cantidad es solo 10% de las personas con diabetes, porque el resto de los uruguayos que padecen esa enfermedad crónica podrían haberla evitado con alimentación sana y la realización de ejercicio.

El sedentarismo, la dieta no saludable, el sobrepeso y la historia familiar son los principales factores de riesgo que favorecen la aparición de esa condición.

La diabetes es una enfermedad crónica no transmisible –la cuarta causa de muerte en el mundo– que afecta a más de 300 mil uruguayos. Más de 40% –unos 120 mil– no fueron diagnosticados. Eso se debe a que hay un tipo de diabetes –la 2– que se manifiesta de modo silencioso y pueden pasar años hasta que sea diagnosticada.

"Estamos muy mal. No existe un registro nacional de personas con diabetes y es un problema mundial del que sabemos que no viene en disminución, sino en incremento", dijo a El Observador Javier González, gerente general de la Asociación de Diabéticos del Uruguay (ADU).

En ese sentido, la organización prepara el lanzamiento de tarjetas de identificación para las personas diabéticas, que fueron presentadas al Ministerio de Salud Pública (MSP) y buscan crear un "primer milímetro" de la gráfica de lo que después sea un registro nacional. "Para aplicar políticas en salud en las enfermedades crónicas se debe tener un diagnóstico claro de cómo se aplica a la población: a quién, qué hace, cómo lo hace, dónde vive", dijo González.

El director general de Salud del Ministerio de Salud Pública (MSP), Jorge Quian, aseguró a El Observador que "lo ideal es tener identificación para que se sepa que son diabéticos. Vamos a tener insumos a través de ADU, los prestadores tienen registrados a quienes son diabéticos, pero hay muchos que no están diagnosticados".

La diabetes es una enfermedad crónica denominada universal, porque afecta a todas las edades, a personas de ambos sexos, de todos los niveles socioeconómicos. "Está en todos lados. Es un problema mundial que tiene como principales problemas la mala alimentación, el sedentarismo de la sociedad nueva, el estar hiperestresados, la obesidad –incluso en niños–. En ese rompecabezas la gente no logra encajar la ficha de la diabetes", indicó González.

Se estima que entre 8% y 10% de la población mundial es diabética, pero es un porcentaje que crece y la Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que para 2040 esa cantidad se habrá duplicado si no se realizan acciones. El MSP se propuso como uno de los objetivos sanitarios del quinquenio la disminución de las complicaciones crónicas de diabetes y la captación precoz de la enfermedad. Quian aseguró que están realizando acciones para estimular la actividad física y la alimentación saludable. El 30% de los alimentos que se consumen son embutidos, snaks y refrescos azucarados y la mala alimentación es uno de los factores de riesgo.

Problema para embarazadas

Embarazada diabetes

Las mujeres embarazadas que padecen diabetes deben recibir cuidados especiales antes, durante y después del embarazo con dieta, ejercicio y eventualmente insulina. Existe un tipo de diabetes denominada "gestacional" porque aparece únicamente en el embarazo. Para detectarla es obligatorio que se estudie la curva de glicemia de las gestantes. Es necesario que se conozca la relevancia del cuidado para evitar complicaciones en el desarrollo del bebé.

Uno de cada 10 son insulinodependientes

Inyeccion Diabetes

"Cuando se diagnostica un niño –con diabetes tipo 1– los padres sienten mucha culpa: 'qué le di de comer', 'yo le daba mucho dulce de membrillo', 'fue a un cumpleaños y comió mucha torta'. Pero no es culpa de nadie, salvo en la diabetes tipo 2", aseguró Solari. La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune, por lo que las personas no pueden hacer nada para evitar padecerla ni para curarse. Su propio cuerpo destruye a las células que generan insulina, por lo que deben depender de la inyección de esta hormona para sobrevivir.
Si no genera insulina, la energía no logra entrar en los órganos y queda circulando en la sangre. De esa manera el cuerpo utiliza la energía de la grasa y los músculos, es por eso que las personas adelgazan repentinamente cuando se despierta ese tipo de diabetes.
Usualmente se diagnostica en niños y adolescentes que presentan varios síntomas de forma abrupta: sed anormal, ganas de orinar frecuentemente, falta de energía, pérdida de peso repentina o visión borrosa.

La diabetes silenciosa

balanza.jpg

Pueden pasar cinco o diez años sin que una persona sepa que está desarrollando diabetes –tipo 2–, porque se manifiesta de forma silenciosa, ya que los síntomas no aparecen de forma repentina –a diferencia de la diabetes tipo 1–. La diabetes tipo 2 puede ser prevenida. Los principales factores de riesgo son obesidad, mala alimentación, sedentarismo o antecedentes familiares. En este caso las personas no dependen de la insulina pero deben centrarse en los cuidados en la alimentación y el ejercicio para evitar desarrollarla o que no se generen complicaciones, como enfermedades cardiovasculares, ceguera o amputaciones de miembros. Pero una vez que se manifiesta no se cura. "Puede parecer una cosa muy lejos, pero está al lado de todos nosotros y está tan cerca como las cifras, que se modifican año a año al alza", dijo González. Este tipo de diabetes puede afectar a cualquier persona, de cualquier sexo o edad, y el método más efectivo para su diagnóstico es un análisis de glicemia en sangre en ayunas, que se realiza con el carné de salud.

Complicaciones

Diabetes

Las personas con diabetes tienen más riesgos de desarrollar graves problemas de salud, que pueden afectar al corazón, los vasos sanguíneos, los ojos o nervios, que pueden terminar en amputaciones por infecciones o úlceras. La probabilidad de que ocurra algo de eso es 25 veces mayor que en una persona no diabética. Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en pacientes con esta condición. Por otro lado, la mayoría de los diabéticos desarrollan enfermedades que dañan la visión o provocan ceguera.

Populares de la sección

Acerca del autor