"Hay que seguir mostrando las bondades del mercado de capitales"

Juan Varela, gerente general para Uruguay de Financiera Puente, habló sobre la situación de los mercados y la economía actual
Más de un siglo de trayectoria en soluciones financieras avala a una firma de corredores de bolsa fundada en Argentina, que hoy tiene oficinas en ambas márgenes del Río de la Plata, además de Panamá y Paraguay. Instalada en Uruguay desde 2003, Financiera Puente opera en tres negocios principales: mercado de capital (compraventa de acciones y otros títulos), gestión de patrimonio, y servicio y ejecución de deuda (mesa de dinero).

Principal corredor de Bolsa de Valores en Montevideo, único corredor y principal operador de la deuda soberana en dólares de la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa); Puente Uruguay tiene una calificación A+ según el Fitch Ratings. El Observador habló con Juan José Varela, su gerente general, sobre el mercado uruguayo, la situación económica y sus perspectivas de crecimiento.

¿Por qué enfocarse en el público local en Uruguay?
El foco de nuestro negocio es el cono sur y queremos ser locales. Por eso, Puente Uruguay es una Sociedad Anónima uruguaya, con un directorio local y accionistas. Se da una mancomunión de intereses porque uno está del lado de la estructuración de la deuda pero, una vez que estructura deuda, hay que colocarla a nivel local. Entonces, ¿qué mejor que la gente que vive en Uruguay y que conoce esas empresas locales coloque ahí? Entendemos que Uruguay es una plaza muy sólida.

Tratamos de ser una opción más y mostrarles por dónde pueden llegar a ser más eficientes sus ahorros. Tenemos un equipo de analistas, estrategas y research, que están permanentemente mirando la economía de Uruguay y en contacto con autoridades del gobierno. Eso nos permite tener información muy buena para poder hacer un diagnóstico de la economía.

¿Cómo ve el mercado financiero y el mercado de capitales uruguayo?
En el mercado financiero, por ejemplo, el negocio de los bancos se ha reducido a unas pocas instituciones más grandes, por un tema de costos. Y están muy enfocados en el negocio minorista: de tarjetas de crédito, préstamos contra sueldo, pago de sueldos y demás, por lo que dejaron todo un espacio para el financiamiento a grandes proyectos que lo están cubriendo entidades como la nuestra a través de emisiones de deuda, estructuración de operaciones, etcétera. Por el lado del mercado de capitales también creo que el mercado va a tender a concentrarse en menos entidades más grandes.

Su trabajo depende mucho del contexto de cada país, por ejemplo, el cambio de gobierno en Argentina. En esos casos, ¿también se brinda asesoría legal?
Totalmente. Somos asesores en forma global. Es un tema que no solo abarca lo financiero, sino que tenés que tener en cuenta el punto de vista económico, legal, estructural, jurídico, impositivo del país. Hoy la mayoría de los países del mundo han impulsado blanqueos, como en el caso de Argentina; entonces lo más importante es ser eficiente en lo fiscal. Si bien uno no es un especialista, tiene que estar muy empapado de esos temas.

¿Cuál es el público objetivo de Puente?
Tenemos diferentes públicos para nuestros distintos negocios. Para el mercado de capital nuestro público objetivo son las empresas medianas y grandes que buscan desarrollo, soluciones de deuda, reperfilamientos o estructuración de operaciones y tienen planes de crecimiento. Por el lado del público nos caracterizamos por brindar diferentes soluciones para públicos distintos. Pero como una definición general buscamos a la persona media que puede llegar a tener unos ahorros y que quiere llegar a ser más eficiente con ellos y proyectarlos a futuro.

En cuanto a la mesa de ejecución nuestro público son las instituciones tipo compañías de seguros, cooperativas, bancos, AFAP y demás.

¿Cómo hacer para convencer a la persona que tiene ahorros que en lugar de dejarlos en un banco tomen otra alternativa?
Es un trabajo que lleva tiempo. Por suerte en las universidades hoy se da algo de esa educación, pero no a nivel de las escuelas y de los liceos. En algunos colegios privados hay materias opcionales como negocios y creo que es por donde tendríamos que ir. Que la gente pueda empezar a entender que su dinero aplicado a cosas más productivas que ayudan al país también le pueden servir para multiplicar su riqueza. Para eso hay que seguir trabajando en mostrar las bondades del mercado de capitales, hay que hacer que la gente se sienta identificada con sus empresas. Había algunos proyectos de que las empresas estatales cotizaran en bolsa con acciones y eso es algo sobre lo que se debería trabajar más.

Hay que concientizar a toda la fuerza política y al gobierno, para que trabajen en ese sentido, es decir, que la gente se sienta accionista de sus empresas. Esa es la manera de que todos seamos más responsables con las empresas. Es un trabajo que se había comenzado hace 20 años, después hubo ciertos traspiés de algunas compañías que estaban cotizando en bolsa en Uruguay y eso generó un descreimiento general hacia el mercado de capitales.

Pero con regulación, con buenas empresas y buenas emisiones, se va a ir revirtiendo. Ejemplo de eso es lo que nos pasó con La Tahona, que emitimos US$ 20 millones y tuvimos ofertas por US$ 80 millones. También lo que pasó con las emisiones relacionadas con UTE, como (el parque de energía eólica) Valentines, donde la demanda fue enorme. Hubo desde gente con US$ 100 hasta inversores grandes. Es un combo que hay que tener presente y explotarlo mucho más porque las experiencias fueron muy buenas.

¿Cómo ve la economía uruguaya?
Del lado de Uruguay, si bien pasamos momentos difíciles el año pasado y el anterior, está comenzando a haber una tímida recuperación de los números, de la economía, que esperamos que se mantenga y que en los próximos años se retome el nivel de crecimiento que tuvimos en los últimos 15 años. Pensamos que lo peor ya pasó. Va a ser muy binario lo que pase con la planta nueva de UPM o sin ella, pero en cualquiera de los dos escenarios Uruguay, con esta reforma fiscal que hizo, si bien la gente quedó muy apretada con los nuevos impuestos, el futuro de los números de la economía uruguaya están empezando a mejorar y van a ser mejores.

¿Y la del resto de los países en los que opera Puente?
Argentina estuvo por muchos años sumergida en una economía muy cerrada al mundo y, por lo tanto, eso le hizo mucho daño al mercado de capitales que pasó de ser uno de los más grandes de la región y del mundo, a ser una operación mucho más chica. Ahora, con la apertura, se ve una Argentina en donde empiezan a darse las condiciones para volver a invertir. Todo cuesta porque partimos de un piso muy bajo, pero vemos que Argentina en los próximos años va a ser un mercado floreciente con muchas oportunidades. Eso es bueno para Uruguay porque va a derramar, ya que acá siempre ocurre un efecto goteo.

En cuanto a Paraguay, es una economía que está creciendo muchísimo. Hace pocos años que empezó con un crecimiento real, con mucha inversión de uruguayos y argentinos que han instalado allí sus negocios. Con reglas de juego bastante claras y eso al inversor le sirve, si bien falta mucho por hacer y todavía están unos años atrás que nosotros en cuanto al sistema legal, tributario, jurídico y demás; van por un muy buen camino. Y por el lado de Panamá también se va caminando hacia una regulación mucho más fuerte.

Todos los contenidos identificados como O Media son realizados por el equipo de El Observador comisionados por empresas u organizaciones. Se trata de contenido que no necesariamente responde a los criterios editoriales de El Observador.