"Hay un agujero en el arte venezolano, pero no lo pueden detener"

Entrevista con Horacio Blanco, de la banda de ska Desorden Público, que hoy visita Montevideo por primera vez

Horacio Blanco vive en el centro de Caracas. En las últimas semanas, las marchas de protesta contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro pasaron periódicamente por la puerta de su edificio. Los efectos de las bombas lacrimógenas que tiran las fuerzas policiales llegan hasta su casa, y ha quedado llorando en el piso de su casa por los gases.

Blanco es el vocalista y guitarrista de Desorden Público, un nombre que puede no decir mucho para el espectador uruguayo, pero que se trata de un grupo venezolano de ska legendario en su país de origen, con una trayectoria iniciada en 1985 y que se extiende hasta hoy, cuando toca por primera vez en Montevideo.

"Vamos a hacer un repaso por todo nuestro recorrido, es un show muy entretenido para un público nuevo y para los que ya nos conocen", adelanta este artista que llega con su grupo por primera vez también a Argentina. "A nosotros el sur siempre nos interesó por su influencia cultural, que es muy diferente a la nuestra que estamos más cerca del Caribe. Y también nos interesa explorar un nuevo mercado", dijo Blanco en entrevista con El Observador.

Embed

De todos modos, aclara que también influye la mayor presencia de residentes venezolanos en la capital uruguaya como un factor para la decisión de su visita. "Hace 20 años salimos fuera de Venezuela, y a todos los lugares donde fuimos, en Europa y otros lugares, no había nadie de Venezuela. Y ahora, el año pasado, tocamos en Barcelona ante 7000 compatriotas". La cultura se difunde con los inmigrantes, considera Blanco, y el apoyo de las comunidades de venezolanos en el extranjero los ha ayudado a llegar a nuevos lugares.

La banda llega presentando su disco más reciente, Bailando sobre las ruinas, una frase que contrapone el estado actual de Venezuela con la intención de seguir adelante, y del triunfo de la vida sobre la muerte, un tema clásico del arte que no solo refleja una situación local, sino que también le da un tema universal a su música. De todos modos, hay canciones puntuales que referencian a lo que ocurre en ese país, como Los que se quedan, los que se van, que refiere a la diáspora.

Embed


Desorden púbico ha participado en marchas contra el gobierno de Maduro, y Blanco cree que en su país "es hora de un cambio". Pero más allá de participar en las protestas, el músico reconoce que para su rubro, este período es de los más duros para desarrollarlo. "Hay poca plata, entonces hay pocos shows, las noches las ciudades están desiertas. Hay muchos artistas que han tenido que emigrar, y particularmente los músicos. Muchas bandas se han roto, o quedado en suspenso. Hay un agujero, pero el arte no se puede detener, las ideas siguen apareciendo como soundtrack de este momento histórico".

Blanco explica que la situación venezolana también los llevó a realizar esta gira, porque de 50 pasaron a 10 shows en un año. Con presentaciones futuras en Chile, Estados Unidos y México, la banda continúa su trabajo global, que los ha llevado, como en Bailando sobre las ruinas, a colaborar con colegas de sitios como Alemania o Japón.

Desorden Público se presenta esta noche a las 21 horas en Bluzz Live. Las entradas están en venta en Red tickets, a $550.


Populares de la sección

Acerca del autor