"Hay un desbalance entre lo que se grava al trabajo y al capital"

El PIT-CNT pide que los incrementos no recaigan principalmente en los trabajadores
Embed

Los anuncios del ministro de Economía, Danilo Astori, de incrementos tributarios como parte de una serie de medidas para combatir el déficit fiscal, despertaron el rechazo inmediato de la central sindical, que entiende como negativa la propuesta. Aquí parte de lo que dijo el presidente del PIT-CNT Fernando Pereira en El Obsevador TV.

¿Qué dificultades ven en el paquete de medidas propuesto?

Primero, que el (aumento) del IRPF empieza de una franja muy baja, a partir de los $ 33 mil. Eso supone hablar de $ 18 mil líquidos y gravar a ese sector es gravar a un sector que todavía no tiene rentabilidad suficiente para vivir de ese salario. En segundo lugar, vimos con preocupación que se postergara 10% del gasto del próximo año al siguiente porque eso supone diferir gastos en educación, salud, que son claves para el desarrollo nacional. En tercer lugar, nos tomó por sorpresa que no se llevara al ámbito de negociación colectiva la suspensión de vacantes porque hay lugares del Estado que requieren aún más personal.

¿Qué piensan del aumento por franjas salariales?

Entendemos que hay un desbalance entre lo que se va a gravar al trabajo y lo que se grava al capital. Mientras que al trabajo se lo va a gravar desde la franja de los $ 33 mil en adelante y eso supone más de US$ 300 millones de lo que se va a intentar recaudar, el capital apenas grava US$ 100 millones. Estos son números imprecisos, pero es por lo menos 3 a 1 lo que pone el trabajo que lo que pone el capital y nuestra tesis es que el que más tiene más pague. Hay una discusión que tiene que ser más compleja de cómo se abate el déficit fiscal o gastos del Estado sin generar daños al entramado social uruguayo.

¿Era un escenario predecible?

Naturalmente no era esperable un golpe de estado en Brasil con esta prontitud o que el producto vaya a caer por dos años consecutivos cerca de una tasa de 4%. No era esperable la situación con Argentina, que puede beneficiarnos en cierta medida pero en otras nos va a afectar. Tampoco era esperable que el crecimiento uruguayo solo fuera un 1%. Era imposible pensar que el deterioro iba a llegar a estos niveles.

Entonces el aumento era necesario...

Si uno quiere tener un presupuesto adecuado en educación, salud, en el sistema nacional de cuidados, en el sistema productivo, atender las carreteras nacionales y la infraestructura, quiere generar un país desarrollado, definitivamente tiene que haber una inversión y esa inversión, aunque suene mal, tiene que cubrirse con impuestos. Nadie quiere pagar impuestos en el mundo, sin embargo los países que tienen mayores niveles de desarrollo no son los que tienen menores tasas de impuestos. El tema es quiénes pagan el impuesto. No el que más gana, sino el que más tiene.

¿Qué alternativa impulsan frente al gobierno?

Llevamos una propuesta alternativa para recaudar sin que recaiga en los sectores trabajadores. Gravar al IRPF, pero que lo haga a partir de $ 90 mil es diferente que a partir de $ 30 mil. También habría que pensar en la devolución del Fonasa para el salario de gerentes y subgerentes, que también ahí hay una espalda. No obstante, no nos atamos si es otra la fuente de financiamiento. Lo importante es que la distribución de la carga impositiva que Uruguay necesita recaudar no recaiga solo sobre el trabajo. Hay que buscar variables.

Populares de la sección