"Hay un mercado de 90 millones que lo tenemos que aprovechar"

La Cámara de Comercio Alemana busca afianzar el intercambio entre los países

Cuando el presidente Tabaré Vázquez toque suelo en Berlín el próximo 7 de febrero estará renovando 160 años de relaciones entre los dos países. El mandatario, quien será recibido por la canciller Ángela Merkel, estará acompañado de una fuerte delegación empresarial. La Cámara de Comercio Alemana-Uruguaya está trabajando para que jóvenes emprendedores y PYMES uruguayas formen parte de la delegación empresarial. Sobre ello, Gustavo Weigel dialogó con El Observador.

¿Con qué expectativas afronta la Cámara la visita del presidente Vázquez a Alemania?

Este viaje es un evento muy importante. Las expectativas son muy grandes. Es nuestro objetivo crear puentes entre Uruguay y Alemania. Desde hace 100 años que hacemos esa función, no sólo en materia comercial o industrial sino también de conocimiento y cultura. La Cámara ha trabajado muy duro para que se genere este puente y hoy tenemos 325 socios activos.

¿Por qué los empresarios uruguayos deberían asistir a este viaje?

Para empezar hay que decir que la Cámara Alemana es abierta y está invitando a la delegación empresarial no sólo a sus 325 socios sino que extiende esa invitación a muchas empresas completamente abierta. Tenemos mucho interés que las PYMES y los jóvenes emprendedores se suban a la delegación. Tanto para los jóvenes emprendedores, para el dueño de una PYMES o una empresa familiar es muy importante hacer una visita de este tipo, una semana entera, porque le puede abrir la cabeza en una forma de trabajar, de procesar la producción, de planificar y ordenarse. Podrán ver qué es lo que se está impulsando en Alemania hoy.

¿Cuál es la agenda prevista?

Estamos previendo una visita a un Start Up Center, que es un centro de creación de empresas, y a una industria 4.0 que es el tipo de industrias que trabaja con robots. Es la cuarta revolución industrial, que se apoya muchísimo en Alemania. Proponemos además visitar la Fruit Logistic que es la feria de frutas más grande del mundo y que puede dar una visión global sobre cómo presentar productos. Y después tenemos un par de conferencias sobre Uruguay y reuniones individuales entre empresas alemanas y uruguayas, donde las empresas uruguayas pueden ofrecer productos y servicios. Esa es una forma de ir entrando al mercado alemán.

Y ahí el interés entre una empresa y otra puede variar.

Exacto. Lo que estaremos haciendo hasta este lunes es armar la delegación y recibir las inscripciones de las empresas. Las empresas nos indican cuáles son sus productos, intereses y servicios y nosotros en la cámara les buscamos la contraparte alemana. Creemos firmemente que la salida es muy buena y que hay mucho para ofrecer en la integración de las cadenas productivas alemanas.

¿Cuál es la expectativa de la Cámara en cuanto a la cantidad de empresas que asistan?

Pensamos que podría haber entre 40 y 50 empresarios interesados en viajar. Es importante señalar que para las empresas pequeñas que se quiera unir hay dos paquetes diferentes: uno más caro y otro más accesible. Una semana en Alemania con todas las actividades previstas puede brindar un panorama muy amplio de lo que es el primer mundo.

Es el segundo período consecutivo que un presidente uruguayo viaja y es recibido en Berlín y Hamburgo por las máximas autoridades de ese país. ¿Cuál es su visión sobre lo que han sido las relaciones bilaterales en los últimos años?

Esta continuidad de viajes en las distintas presidencias lo que hace es darle una permanencia y alimentación al vínculo. Esa continuidad en las relaciones que se da hace 160 años le ha permitido a Uruguay que Alemania sea el quinto en el ránking de exportaciones uruguayas. Hoy Alemania es el principal socio comercial de Uruguay en la Unión Europea y es el quinto a nivel global. Alemania hoy es el motor de Europa. Hay un mercado de 90 millones de personas que lo tenemos que aprovechar todos los uruguayos. Y creo que el Uruguay debe afianzar ese mercado de compradores calificados. Es un mercado exigente en materia de calidad, valor agregado y precio. Entonces si los uruguayos nos metemos en las cadenas productivas de los alemanes, después ellos van a exportar a toda Europa. Es una forma de llegar a todo el continente europeo.

¿Y ese mercado no está afianzado entonces?

Los pasos que necesita dar Uruguay son hacia la calidad y la diferenciación. Vender productos de nicho, vender comida, pero no cualquier comida. Vender gourmet, productos de alta calidad para consumidores de alta calidad.

¿Qué diría que Uruguay tiene para aprender de Alemania?

En este momento Alemania está siendo muy pujante con la industria 4.0. Eso es la unión de la industria tradicional, más el software y las comunicaciones. Hoy por hoy en Alemania tu podés pedir championes con suela verde y cordones rojos, totalmente personalizados y te van a llegar a tu casa. Y eso a través de una red social que hiciste el pedido y un servidor lo envía a la fábrica que lo procesó. Es lo que se viene y ahí hay mucho para aportar de las empresas uruguayas de software. Creo que tenemos mucho para aprender en planificación, metodología de trabajo, productividad, procesos y capacitación de los empleados.

¿Cuál es el peso de la empresa familiar en Alemania?

El 99% de las empresas alemanas con pequeñas empresas y la gran mayoría son familiares. El impulso de la economía alemana son las pequeñas y medianas empresas. Para las empresas familiares uruguayas la contraparte es una empresa familiar alemana. ¿Dónde están las diferencias? La profesionalización de la gestión y la apertura hacia el exterior.

¿El hecho de que esa comunicación sea de familia a familia lo hace más fácil?

Lo hace más sencillo sí, porque uno levanta el teléfono y habla directamente con el dueño. Es algo que nosotros lo hacemos todo el tiempo. Lo más probable es que esa empresa queda en un pueblo y la familia te invita, te llevan a conocer la empresa, su casa. Una vez que empieza el vínculo comercial todo es muy abierto.


Populares de la sección

Acerca del autor