HBO hace soñar a Nápoles

La invitación a una audición para la serie basada en la saga literaria de la anónima y muy popular Elena Ferrante, ilusionó a los niños, al menos por un día
Por Jason Horowitz, The New York Times News Service

Una legión de niños corrió por el callejón sin salida en Sanità, un conflictivo barrio de Nápoles que goteaba por la ropa lavada tendida y de pronto se llenó con la promesa del estrellato.

Marta Reale, de 10 años de edad, con una amplia sonrisa y su flequillo decolorado, se abrió camino hasta el umbral del centro recreativo a través de la densa multitud de otros niños, el humo de los cigarrillos iluminado por el sol y las madres que se abanicaban en los asientos de motonetas. Por encima de ella, más niños colgaban de la ventana y, por encima de ellos, otros más estaban apiñados en un balcón.

Luego se acercó al escritorio donde dio su nombre y edad y recibió un pedazo de papel numerado y un formato de autorización paterna. El letrero encima de su cabeza decía, "Sueña".

Este no era una convocatoria a una audición cualquiera, sino a la de Mi brillante amiga, una adaptación de la primera de las cuatro exitosas novelas napolitanas escritas por Elena Ferrante, cuya identidad oculta cautivó al mundo literario y cuyos libros han vendido más de un millón de ejemplares.

HBO y la difusora estatal italiana RAI contrajeron la "fiebre de Ferrante" y están produciendo una miniserie de ocho episodios inspirada por ese primer libro, que presenta a los espectadores internacionales la complicada relación de dos niñas notablemente dotadas, Lila ("esa niña terrible y deslumbrante") y Lenú ("Me gustaba complacer a todos"), mientras crecían y se separaban en un barrio napolitano violento y vívido en los austeros años de la posguerra.

Se trata de un proyecto importante, con productores de primera, un director célebre y la colaboración de la autora en el guión y el diseño del escenario. ("Hablamos por correo electrónico", dijo el director, Saverio Costanzo. "Querido Saverio. Querida Elena").

En un esfuerzo por lograr la autenticidad, los productores están buscando actores infantiles amateurs: dos conjuntos de niñas, uno de ocho años de edad y otro de 15, además de un gran elenco de apoyo al estilo de "Annie", víctimas de la adversidad toda su vida.

Actores en la vida real

Casting Napoles

El resultado es una invitación a una audición abierta que ha atraído a 5,000 niños, la enorme mayoría de los cuales nunca ha oído hablar de Elena Ferrante; la movida inyectó además una mezcla de histeria y esperanza en partes de Nápoles que son pobres en recursos pero ricas en personajes reales. "Todos saben cómo actuar en Nápoles", dijo Costanzo. "Tienen que actuar para defenderse. Todos tienen un papel que interpretan".

O, como lo expresó Dora Cardamone, de 43 años de edad, mientras esperaba a sus dos hijas que participaban en la audición, "actuar está en la sangre napolitana".

Las hijas de Cardamone estaban formadas en el piso superior con otros 10 niños frente a una pared a rayas color menta, todos ellos sosteniendo papeles que llevaban sus nombres.

Mientras un asistente les tomaba a todos sus fotografías, Laura Muccino, la directora de elenco, explicaba amablemente que "en este momento estamos buscando características muy específicas", y que los niños no deberían desesperarse si no eran apartados para una rápida entrevista en una sala adyacente.

Cuando el asistente se acercó a la hija de Cardamone, María Rosaria de 13 años, quien tenía tatuadas las palabras "Mamá" y "Papá" debajo de sus pantorrillas, la niña se puso de lado como si posara para una foto policial. Pasó a la siguiente ronda.

Entró en una habitación más pequeña y miró con nerviosismo a la cámara de video digital entre Costanzo, que estaba buscando "ojos tristes, algo como una calma interior", y Muccino, quien buscaba evitar la ahora común corpulencia napolitana y encontrar el hambre de posguerra y "algo un poco roto".
Golpes, bofetadas y puñetazos salieron una y otra vez. Y aunque hay una fuerte dosis de violencia doméstica en los libros de Ferrante, la referencia a la brutalidad napolitana sigue siendo "Gomorra", una película y luego popular programa de televisión, adaptados de un libro exitoso sobre la mafia Camorra y las terribles barriadas pobres de la ciudad. Gomorra tiene muchos fanáticos en Sanità y en todo el mundo, pero no en el Ayuntamiento de Nápoles.

Gomorra y la camorra


El alcalde de Nápoles, Luigi de Magistris, cuyo progreso en la limpieza de la ciudad- tanto de su basura como de delincuencia - ha ayudado a convertirla en una capital cinemática de Italia, lamentó las descripciones violentas de Gomorra, pero dijo que al menos había reducido las expectativas de los visitantes que temían lo peor.

"Si uno espera el infierno, el purgatorio se convierte en el paraíso", dijo. En comparación, expresó, la producción de "Mi brillante amiga" representaba una "oportunidad enorme para la ciudad", tanto como inversión financiera como un potenciador de su imagen.

Con solo meses antes de que inicie la filmación, los productores del proyecto Lorenzo Mieli de Wildside y Domenico Procacci de Fandango estaban ansiosos por encontrar a las estrellas del programa. "Ansiedad, sí. Desesperación, no todavía", dijo Procacci (con un indicio de desesperación).

Después de su entrevista, y aún a gran distancia de conseguir un papel en la producción, María Rosaria salió, jactándose: "Obtuve el papel. Estaré en la televisión".

Su vecino Enzo Valinotti, un zapatero de 57 años que recordaba los días, hace casi un siglo, en que Totò, uno de los actores más icónicos de Italia, vivía en el barrio, se asomó por la ventana de su planta baja y dijo de los niños que inundaban la calle: "Todos están muy felices".

No todos, sin embargo.

Un rápido roce con la industria del espectáculo produjo lágrimas en un niño. "No me entrevistaron", gimoteaba mientras las mujeres del barrio se abalanzaban sobre él para consolarlo.

Algunas madres apreciaron que la audición sacara a sus hijos de las calles por una tarde y les diera algo que recordar. Otras soñaban en grande.

A las 6:30 de la tarde, el equipo de producción dio por terminada la jornada. Aunque no encontró a ninguna candidata para sus protagonistas, Costanzo dijo que había visto algunos de los ojos tristes que esperaba "creen el alma" del barrio imaginario que pretende crear.

¿Quién es Elena Ferrante?


La identidad de la autora de Mi brillante amiga es uno de los grandes misterios del mundo literario. Ferrante lleva publicadas novelas, cuentos infantiles y ensayos desde 1992 a la fecha, pero pocos datos sobre su personalidad, historia personal y apariencia se conocen. Se asume que nació en Nápoles en 1943, y que está vinculada al mundo de los libros, no solo como escritora sino también como editora y traductora. Una de las teorías más firmes apunta a la editora italiana Anita Raja, respaldada por investigaciones periodísticas realizadas en Italia. Raja ha desmentido esa versión que perdió credibilidad al ser difundida por el bromista italiano Tomasso Debenedetti.

Populares de la sección