Heredero de familia imperial brasileña vendió objetos de antepasados

Don Pedro de Alcântara Carlos de Orléans-Braganza decidió subastar 400 piezas porque se muda de residencia

El bisnieto de la princesa Isabel, el príncipe de Orléans-Braganza, subastó casi 400 objetos que pertenecieron a la familia imperial brasileña y sus descendientes, con la intención de recaudar 1,2 millones de reales (unos US$ 380 mil), informaron medios locales.

Don Pedro de Alcântara Carlos João Lourenço Miguel Rafael Gabriel Gonzaga de Orléans-Braganza, de 71 años y bisnieto de la princesa Isabel, decidió llevar a subasta los objetos al resolver cambiar de residencia y mudarse a un apartamento de menor tamaño, según el diario O Globo de Río de Janeiro.

La subasta se realizó durante este martes y miércoles en un anticuario en el barrio de Copacabana, de Río de Janeiro (Brasil), con la presencia de más de 200 personas, que se llevaron en cinco horas y media de pregón el 95 % de las obras subastadas.

Entre los objetos que ya tienen nuevo dueño destacan un juego de platitos y tazas de café de porcelana francesa que pertenecieron a la princesa Isabel, que tenían un precio inicial de 500 reales (unos US$ 160) pero fueron comprados por 12.500 reales (unos US$ 3.980).

También destacó un vaso de plata que era propiedad del emperador Pedro I, con sus iniciales grabadas y por el que se pagaron 6.200 reales (unos US$ 1.957), el doble del precio inicial.

El menú del último baile imperial, realizado en la Ilha Fiscal de Río de Janeiro, el 9 de noviembre de 1889, seis días antes de la proclamación de la República, fue vendido por 8.600 reales (unos US$ 2.740). Ya un escudo de armas esculpido en madera y bañado de oro, pieza única, acabó siendo vendido por 42.000 reales (US$ 13.375), tras 56 pujas.

Hijo de Pedro Gastão y de María de Esperanza de Borbón, Infanta de España, el príncipe Pedro Carlos de Orléans-Braganza, de profesión biólogo, decidió dejar el Palacio Grao-Pará en el que residía con su familia en Petrópolis, la ciudad imperial en la sierra de Río de Janeiro, por un ático 10 veces menor en Itaipava, también en la misma región serrana, al independizarse sus hijos.

"Estoy muy feliz con el interés de las personas en el rescate de nuestra historia y sus orígenes. Como amante de nuestro país, me siento extremadamente orgulloso por la alta y justa valoración alcanzada por las piezas relacionadas con Brasil en detrimento a similares europeas", explicó en una nota el príncipe.

El propio descendiente de la familia imperial brasileña emitió un certificado escrito por él mismo para cada objeto subastado, atestando su autenticidad. Enel año 2006, el príncipe vendió por 500.000 reales (US$ 160 mil actuales) al Museo Imperial de Petrópolis la pluma de oro con la que la princesa Isabel, conocida como 'la Redentora', firmó en 1888 la Ley Áurea, con la que el país suramericano abolió la esclavitud.


Fuente: (EFE)