Hijos del rigor: cámaras en el fútbol están disuadiendo a los violentos

La tecnología ya filtró hinchas y amplió información para uso de la AUF
Portate bien que están las cámaras", bromeó un hincha de Nacional que hacía fila en la tribuna Colombes previo al inicio del clásico del pasado 5 de abril. El relativo orden con el que se concretó el ingreso al Estadio Centenario fue un comentario recurrente entre los policías que participaban del operativo seguridad, el primero desde que se pusieron en marcha todas las medias previstas por el gobierno para poner fin a la violencia en el fútbol.

La colocación de cámaras de reconocimiento facial, la confección de una lista negra con datos del Ministerio del Interior y de los clubes, la venta de entrada con cédula de identidad, la utilización de guardia privada durante los encuentros, y, sobretodo, la predisposición por parte de los clubes de ejercer el derecho de admisión siempre que corresponda, ya está empezando a dar sus primeros resultados, según el jefe de seguridad de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Rafael Peña. Ejemplo de ello fue el clásico, donde, lejos de lo sucedido el pasado 27 de noviembre, cuando el partido debió ser suspendido por los desmanes producidos en la tribuna Ámsterdam, el encuentro transcurrió con cierta calma.

Sin embargo, el ingreso de una bandera de Peñarol en la tribuna Colombes, y de bengalas por parte de parciales de ambos equipos, llevó a que la AUF debiera analizar las imágenes de las cámaras, para identificar a los responsables. Peña dijo que todos ellos quedaron registrados, por lo que cuando intenten asistir a un encuentro, el software de las cámaras lanzará una alerta y estos no podrán ingresar.

Más allá de las cámaras

El domingo 9, el hincha que había llevado una bandera de Peñarol al clásico, fue al Estadio Centenario para ver el partido entre Nacional y Wanderers. Según explicó Peña, su rostro fue identificado por las cámaras de reconocimiento facial, pero igual lo dejaron ingresar para que, al presentar su entrada y cédula, sus datos personales pudieran ser sumados a las imágenes de su rostro. De esta forma, cuando en el futuro este hincha intente comprar entradas en RedPagos o Abitab no podrá hacerlo.

La AUF puede detener el ingreso de hinchas violentos de dos formas: no vendiéndole entradas a aquellos hinchas que están anotados en esa lista con nombre completo y número de cédula, o bien frenándoles el ingreso en la entrada de cada cancha, si las cámaras los identifican en una base de datos de rostros. Este último caso ocurre siempre que la persona haya cometido alguna infracción dentro del estadio pero, debido a que no fue detenida, no existe ningún otro dato que la fotografía de su rostro.

Por eso, si bien gracias a las cámaras es posible filtrar el ingreso de hinchas violentos en el momento, tener los datos completos -nombre y cédula de identidad- supone una ventaja para el control que está llevando adelante la AUF. Por un lado da "más garantías" al hincha, según Peña, pero también permite que aquellas personas captadas por las cámaras sean filtradas incluso en canchas donde no está instalada esta tecnología.

Hasta ahora, solo el Estadio Centenario tiene cámaras de identificación facial, mientras que el Parque Central y el Campeón del Siglo ajustan detalles para ponerlas en funcionamiento en los próximos meses. En el resto de los canchas no está previsto su instalación y, por lo tanto, impedir que los hinchas violentos compren entradas es clave para dejarlos afuera del fútbol.

De todas formas, el próximo fin de semana la AUF estrenará las cámaras de identificación facial móvil, que se utilizarán en aquellas canchas chicas donde se jueguen partidos de riesgo. Así, muchos de los hinchas de Peñarol que el pasado clásico encendieron bengalas, y que este fin de semana no tuvieron problemas para ingresar al encuentro contra Juventud en el estadio Domingo Burgueño de Maldonado –ya que allí no existían cámaras de reconocimiento facial-, sí se verán impedidos de ingresar el próximo fin de semana.

Más nombres para la lista

Ayer la AUF presentó una denuncia penal contra un hincha que el domingo asistió al Estadio Centenario para presenciar el partido entre Nacional y Wanderers con una entrada adulterada. Según dijo Peña a El Observador, esperarán la resolución de la Justicia para definir si este hombre, que fue detenido por la Policía en el lugar, será incluido o no en la lista negra de hinchas, con lo que se prohibirá su ingreso a futuros encuentros.

Peña dijo que se trataba de una entrada de un partido anterior que había sido modificada, por lo que en ella figuraba la cédula del denunciado. A su vez, la Policía envío información a la AUF de las 110 personas que fueron detenidas durante el operativo del clásico. Según información aportada por el Ministerio del Interior, se trata de 78 hinchas de Peñarol y 32 de Nacional. Finalmente la justicia no definió el procesamiento a ninguno de los detenidos, y según supo El Observador, tampoco fueron incluidos en la lista negra que elabora la AUF.

Tanto la Policía como los responsables de seguridad del órgano rector del fútbol uruguayo, esperan que, a medida que avance el campeonato, la lista negra pueda engrosarse, y así aumentar la eficacia de un filtro que espera ponerle fin a la violencia en el fútbol.


Populares de la sección