Hollande lleva su preocupación por el terrorismo a Francisco

El mandatario francés se reunió con el papa en la santa sede
El papa Francisco y el presidente francés, François Hollande, mantuvieron ayer un encuentro privado en el Vaticano, en el que conversaron sobre terrorismo y extremismo religioso, entre otros asuntos, según dijo el mandatario francés.

Fue la segunda reunión que ambos líderes mantuvieron: la primera había sido en enero de 2014. Conversaron durante cuarenta minutos, con ayuda de un intérprete. El Vaticano no dio detalles sobre el contenido de la reunión.

Hollande había adelantado minutos antes de su visita al Vaticano que hablaría con el papa sobre asuntos relacionados con el terrorismo, los refugiados y el extremismo religioso.

El presidente francés llegó al Vaticano en torno a las 16.45 hora local (11.45 de Uruguay) acompañado de una delegación compuesta por el ministro del Interior de Francia, Bernard Cazeneuve, y por el embajador de Francia ante la Santa Sede, Philippe Zeller, entre otros.

Tras la reunión hubo un habitual intercambio de regalos: Hollande obsequió al papa una porcelana de Sèvres con el escudo de Francia, mientras que el sumo pontífice donó al presidente francés una escultura en bronce obra de la artista Daniela Fusco.

Antes de visitar el Vaticano, Hollande se acercó hasta la iglesia de San Luis de los Franceses, en el centro de Roma, donde recordó a las víctimas muertas en los últimos atentados terroristas en su país.

Permaneció en silencio durante unos momentos en una capilla que, desde noviembre pasado
–cuando ocurrieron los atentados de París– se instaló en memoria de las víctimas del terrorismo.

Gratitud tras atentado

A su salida, Hollande relató a los medios que tenía la intención de transmitir al papa "un mensaje de gratitud" por su "palabras de gran consuelo" pronunciadas después de la muerte del sacerdote Jacques Hamel, asesinado el pasado 26 de julio mientras celebraba misa en la localidad de Saint-Etienne-du-Rouvray, en Normandía.

Ese mismo día, el papa Francisco expresó "dolor" y "horror" por lo sucedido, y un día después afirmó que "el mundo está en guerra porque ha perdido la paz", pero aclaró que no se trata "de una guerra de religiones".

El presidente francés afirmó que esas palabras "han contribuido a llamar a la unidad de Francia". "Es importante decirle al papa que somos sensibles a su palabra", agregó.

Hollande defendió que su país "garantiza la libertad de todas las religiones", así como la "libertad de creer o no creer", y sostuvo que, entre otras preocupaciones, también abordaría con el papa el problema del extremismo religioso, la crisis de los refugiados y la situación de los cristianos en Oriente Medio.

Polémico burkini

El primer ministro francés, Manuel Valls, apoyó ayer la prohibición existente en varias localidades del país del burkini, un traje de baño para musulmanas que cubre todo el cuerpo, excepto cara, manos y pies. En Francia está vetado el burka, que cubre todo el rostro, y el niqab, que solo deja ver los ojos, mientras que el velo y signos religiosos considerados llamativos están prohibidos en centros educativos de primaria y secundaria para los funcionarios de la Administración. Para el primer ministro, el burkini "no es una nueva gama de trajes de baño, una moda. Es la traducción de un proyecto político, de contra sociedad, fundado principalmente sobre la esclavitud de la mujer".

Fuente: EFE

Populares de la sección