Homenaje al pistolero uruguayo que encantó al wéstern italiano

A sus 81 años, George Hillton volverá a trabajar con Franco Nero

A George Hilton no le gusta el wéstern. "Da mucho trabajo", asegura el actor uruguayo de 81 años, quien ha participado en 60 películas como protagonista a lo largo de su carrera. Solo una tercera parte de esa filmografía corresponde a sus papeles como un forajido de sombrero texano, cigarro en la boca y una mirada dispuesta a lo que sea por lograr su cometido. Pero son las andanzas de Hilton en la industria del cine italiano, en la que se estableció tras partir de Uruguay, por las que el público fanático del género popularizado por Sergio Leone lo conoce.

Una rápida búsqueda en YouTube con su nombre resultara en un despliegue de varias de sus películas, subidas de forma completa y seguramente ilegal. Allí se lo puede ver cabalgando, disparando y golpeando a todo vaquero que le eche una mirada equivocada, como se puede esperar de estas películas. Durante el Festival Internacional de Cine de Punta Del Este, en el que se le rindió homenaje a Hilton, se pudo ver que todavía hay algo de sus personajes en su postura, siempre erguida y dispuesta a enfundar una pistola imaginaria si la fotografía lo pide.

Hilton, quien nació en Uruguay como Jorge Hill Acosta y Lara, trabajaba en el Teatro El Tinglado antes de decidir abandonar Uruguay para probar suerte como actor en Argentina. Escritor de comedias teatrales y partícipe de los radioteatros, viajó a Buenos Aires para buscar oportunidades en la década de 1950. Fue en Italia, sin embargo, donde se estableció como actor profesional durante las décadas de 1960 y 1970 cuando comenzó a participar como actor de wéstern, un género que entonces contaba con la popularidad que hoy, por ejemplo, tienen las películas de superhéroes.

A lo largo de su carrera trabajó junto a actores como Franco Nero, Klaus Kinski, Edwige Fenech y Caroll Baker, nombres que los espectadores más jóvenes no reconocerán pero que los cinéfilos más tenaces sabrán apreciar. Al desfile de nombres también se le suman otras películas fuera del western dentro de la carrera de Hilton, como comedias, dramas, thrillers y hasta musicales. Ha interpretado a soldados, buscadores de tesoros y hasta a un vampiro o al héroe enmascarado El Zorro, en una versión no muy popular del personaje de 1975.

Hoy asegura recordar cómo se filmó cada una de sus escenas y que preferiría ser recordado por otro tipo de películas. "Me considero un actor ecléctico", afirma con orgullo.

En Uruguay solo se estrenaron 14 de sus películas. La primera fue Tiempo de masacre (1966), de Lucio Fulci, y La última Perversión macabra (1972), dirigida por Sergio Martino.

No duda en compartir alguna anécdota de estrellas como Kinski, con quien compartió un viaje en carretera de dos días por Europa en camino a un rodaje. "Era una persona difícil, pero no conmigo", dice, mientras recuerda la vez que fueron echados de un local de comidas cuando Kinski pidió una tabla de camarones solo para arrojarla al piso una vez en la mesa.

El actor no suele mirar sus películas. Solo guarda alguna de ellas, y señala que no va al cine frecuentemente. De todas formas, se mantiene al día con los estrenos más comentados del año, cuenta, mientras afirma que Leonardo DiCaprio merece un premio Oscar no por su papel en Revenant: el renacido (2015), sino por su protagónico en El lobo de Wall Street (2013).

Próximamente, el actor anunció que está preparándose para una película del cineasta italiano Enzo G. Castellari, con quien ya ha trabajado. Titulada Keoma Rises y aún sin fecha de estreno, la película reunirá a Hilton junto a otras estrellas del wéstern como Franco Nero, Bud Spencer y Gianni Garko, en un proyecto que puede concebirse como Los indestructibles pero con vaqueros. "Tarantino, que es un fanático nuestro, va a estar encantado", anuncia Hilton con optimismo sobre su regreso al cine que le brindó un nuevo nombre y una carrera para el recuerdo.



Populares de la sección

Acerca del autor