Honda, Fiat y Toyota fueron llamadas a revisión en EE.UU. por airbags defectuosos

Las autoridades divulgaron hoy que 12 millones de automóviles y motocicletas tendrán que ser revisados

La Administración Nacional para la Seguridad en la Carretera (NHTSA, por sus siglas en inglés) informó que deberá someter a revisión 12 millones de autos de las marcas Honda, Fiat y Toyota que tienen airbags defectuosos

Las marcas que aparecen en el listado proporcionado hoy por la NHTSA está compuesta por Honda, Fiat Chrysler, Toyota, Mazda, Nissan, Subaru, Mitsubishi y Ferrari.

La más afectada es Honda, que tendrá que llamar a revisión a 4.5 millones de vehículos, mientras que Fiat Chrysler se aproxima a esa cifra, con 4.3 millones de unidades.

Toyota tiene 1.6 millones, Mazda 731.000, Nissan 402.000, Subaru 383.000, Mitsubishi 38.000 y Ferrari 2.800.

A principios de mayo, la NHTSA amplió la llamada a revisión inicial de 28,8 millones de automóviles en Estados Unidos a entre 35 y 40 millones, al considerar que los infladores de los airbag de Takata son defectuosos y presentan peligro de explosión con el paso del tiempo.

Anteriormente la compañía japonesa había limitado el peligro a aquellos airbag que experimentan elevadas temperaturas y humedad ambiental pero tras una prolongada batalla con Takata, la NHTSA afirmó que "la ciencia claramente demuestra que estos infladores son inseguros con el transcurso del tiempo".

La llamada a revisión de las 12 millones de unidades identificadas hoy se realizará de forma escalonada de aquí hasta el 2019.

Las compañías afectadas darán prioridad a los vehículos vendidos en estados con elevadas temperaturas y humedad, como Alabama, California, Florida, Georgia, Hawai, Luisiana, Misisipi, Carolina del Sur y Texas, además de Puerto Rico.

Más tarde serán reparados los de los estados de Alaska, Colorado, Connecticut, Massachusetts, Michigan, Minesota o Nueva York.

El defecto de los infladores de Takata ha sido relacionado por las autoridades estadounidenses con 10 muertes y más de 100 lesiones en ese país.

El defecto de estos instrumentos hace que los componentes encargados de inflar la bolsa de aire en caso de accidente puedan explotar en el momento de activación, provocando el lanzamiento a gran velocidad de las partículas metálicas del inflador.

El problema es el uso de nitrato de amonio que se degrada con el paso del tiempo. Los airbags de Takata fabricados con un producto químico que absorbe la humedad no se ven afectados con este problema y no han sido llamados a revisión.

En 2015, la NHTSA impuso a Takata la mayor multa civil en su historia, 200 millones de dólares (casi 180 millones de euros), por el defecto de sus airbag y su resistencia durante semanas a llamar a revisión a los productos defectuosos.


Fuente: Expansión-RIPE

Populares de la sección