Hormigones Uruguay concreta su expansión en 2013

La empresa, originaria de Maldonado, ampliará sus operaciones logísticas con la instalación de una nueva planta productora de hormigón en Montevideo. La inversión aproximada será de US$ 1.500.000

Con visión a futuro y afán emprendedor, los hermanos Rodolfo, Ignacio y Germán Sánchez Lamela, junto a su colega y amigo Ignacio Daguerre,  comenzaron su carrera empresarial en el área de la construcción para luego dedicarse exclusivamente al negocio de uno de los materiales elementales del rubro: el hormigón.

Seis años después, y establecidos con una planta de producción en Maldonado y oficinas en Montevideo, Hormigones Uruguay busca desembarcar en el mercado capitalino con una nueva planta fabricante de hormigón.

Las primeras obras en la planta en Montevideo comenzaron a principios de este año y para mediados de marzo ya se espera que esté en pleno funcionamiento. La base de producción –en la que invertirán US$ 1.500.000– estará ubicada en un predio de seis hectáreas, en una zona cercana a Camino Oncativo, en Carrasco Sur.

Según uno de los directores de Hormigones Uruguay, Ignacio Daguerre, la decisión de instalarse en Montevideo responde a la necesidad de abarcar el abanico completo de las operaciones de sus clientes.

“Ya hemos cumplido un período de consolidación en el mercado de Maldonado, donde tenemos muchos clientes que construyen tanto en Montevideo como en Punta del Este. Esa cartera nos demandó nuestro servicio en Montevideo. Tomamos la decisión de abrirnos a un nuevo mercado, entendiendo que es sustentable y con una proyección mucho más lineal que Punta del Este”, apuntó Daguerre a Café&Negocios.

La empresa se especializa en la fabricación de hormigón premezclado y bombeado, enfocándose en hormigones de última tecnología con el objetivo de lograr un fuerte posicionamiento en los proyectos de alta exigencia constructiva.

Esta segunda fase de expansión de la compañía implicará un mejoramiento en la tecnología de producción,  importando maquinaria alemana, bombas brasileñas e incorporando cinco camiones Volkswagen a su flota de 17 vehículos. La planta, que también contará con laboratorios, empleará un total de 20 empleados.

Para Daguerre, no hay riesgo en arribar en un mercado competitivo como el de Montevideo, y confía plenamente en la oportunidad que ofrece su rubro.

“Las empresas demandan ser  eficientes dado que la mano de obra esta muy cara. Suplir la mano de obra con tecnología hace que los clientes bajen los costos y puedan sobrellevar la obra de una manera diferente”, indicó.

Un plan sólido

El plan de expansión de la empresa, tras establecerse en Maldonado y Punta del Este y lograr consolidarse en Montevideo, incluye trabajar en obras de gran envergadura en el interior del país, lo que incluye la construcción de molinos y papeleras.

La compañía se dedica a comprar los insumos y materiales para producir hormigón: arena, piedra, agua y áridos. El producto se elabora en plantas que se encargan de dosificar el hormigón en proporciones exactas y por peso. Una vez formado, se transporta el hormigón pre-mezclado y se suministra a los edificios, casas o diferentes estructuras, donde luego alcanza su resistencia requerida.

Hormigones Uruguay comenzó sus operaciones en 2006 trabajando en la terminal portuaria de Nueva Palmira para la empresa Botnia. Desde 2008 se instaló en el mercado de Maldonado.

Los directores aseguran que con los años han logrado concentrar el 40% del mercado fernandino. De acuerdo al directivo y técnico responsable de la empresa, Leandro Sánchez Lamela, en la producción aproximada de 10.000 metros cúbicos de hormigón que se usan en Maldonado, 4.000 corresponde a Hormigones Uruguay.

Sánchez Lamela no duda en catalogar la estrategia comercial de la empresa de “revolucionaria” y lo adjudica específicamente al crecimiento que han tenido. “Es lo que nos ha permitido tener un crecimiento importante. En volúmenes de venta, año a año hemos tenido un crecimiento exponencial del 50% y hasta 100%”, comunicó el directivo.

Otra parte clave del éxito del emprendimiento, que probó su suerte al inicio como una empresa de construcción, ha sido su dedicación en el cliente.

“Nuestra estrategia comercial está basada en generar vínculos de confianza tanto en lo personal como en lo técnico. Para nosotros la satisfacción del cliente es primordial, apuntando a  ser un eslabón importante en la cadena producción de nuestros clientes”, señalaron los directivos. 


Populares de la sección

Comentarios