Hoteles boutique: en busca de la experiencia perfecta

Cómo sobreviven y ganan terreno establecimientos en los que el huesped es el rey
La experiencia de quedarse en un hotel casi siempre es la misma: elegir uno de acuerdo a calidad-precio o por su ubicación; ver si tiene restaurant; si ofrece actividades o entretenimientos. Luego es llegar, hacer el check-in, relevar la habitación (y sacar alguna foto para la familia), y salir a recorrer al lugar de destino. No hay más vueltas.

Esta es una experiencia de viaje casi anónima, en la que un huésped deja lugar a otro y así sucesivamente. Pero en el mundo del turismo existe una contrapartida a esto: la de los hoteles boutique.

Se trata de lugares que suelen tener pocas habitaciones, pueden ser atendidos por sus propios dueños –que también son los que cocinan y sirven el desayuno–, tienen una identidad propia marcada por su especial cuidado por el diseño y la ambientación y en particular buscan conocer a sus huéspedes.

María Martha Passadore trabaja de cerca con hoteles boutique. Junto a su socia Josefina Maisonnave llevan adelante Pura Gestión Hotelera, consultora que ofrece capacitación, mejoras de servicios y desarrollos de marca. En 2010 crearon Pura Hoteles, un portal que gestiona reservas para hoteles y posadas boutique, y recomienda destinos dentro del país. Su objetivo es ofrecer experiencias únicas. "Los hoteles boutique hablan de experiencias. Son más sensibles, van al alma de las personas. Son más que ir y quedarse a dormir en un lugar. Tienen una búsqueda más profunda del disfrute", afirma Passadore.

El detalle ante todo

"Son hoteles que brindan un servicio mucho más especializado que los tradicionales", agrega la experta. "En un hotel boutique no solo se sabe el nombre del huésped, sino que se sabe qué tipo de almohada quiere usar. Y todo lo que hace está pensado para ese huésped".
La existencia de estos lugares radica, según Passadore, en una necesidad del mercado. "Se está pidiendo más conocimiento, más personalización, que se los trate diferente. No ir a lo masivo sino a lo exclusivo".

En este sentido, estos establecimientos se basan en un esmerado cuidado por el detalle, "al punto de que tal vez, si mirás por error abajo de la cama podrías encontrar un cartelito con un mensaje divertido. Eso sería un hotel boutique impresionante, que cuide todos los detalles", explica Passadore.

El diseño y la decoración están al frente de todo y son los que determinan la identidad del lugar, que lo diferencia del resto. Tanto es así que en muchas ocasiones se suele elegir una temática en particular. Por ejemplo Alma Histórica (ubicado en Ciudad Vieja) es un hotel que toma inspiración de diferentes personajes de la historia uruguaya; mientras que Oliva Luxury Hotel (en Punta Carretas) cuenta con una decoración minimalista y moderna a base de materiales nobles y una paleta de colores inspirada en el árbol y su fruto.

Desde 2010, Passadore y Maisonnave han visto un crecimiento sostenido en la instalación de hoteles boutique en el país. De unos pocos ubicados en Maldonado y Colonia, ahora la oferta se extiende a varios puntos del país, desde Montevideo a Paysandú y Oceanía del Polonio.
Seis años después, la tendencia se mantiene, y de hecho, su éxito está inspirando a las grandes cadenas a seguir por el mismo camino del diseño y la exclusividad.

"Va a llegar un momento en el que todos los hoteles van a ser boutique y van a haber muy pocos que no lo sean", considera Passadore. "Y ellos van a tener el desafío de seguir profundizando su nivel de identidad y diseño para poder diferenciarse".

Aunque sean los turistas extranjeros quienes más buscan hospedarse en este tipo de establecimientos, de acuerdo con Passadore los uruguayos los están buscando cada vez más.

"Y eso es algo que me encanta", dice. "A eso apuntamos: a plantar la semillita para que conozcan estos hoteles, porque son una manera muy linda de disfrutar y que consideramos que puede aportar otras cosas", enfatiza.

La experiencia de Alma Histórica

Alma Histórica

La familia de Caterina Bonan se vinculó con Uruguay a través del arte. Conocieron a Pablo Atchugarry durante su estancia en Italia y a partir de allí quedaron encantados con la historia de este pequeño país, ademá de encontrar –desde su mirada europea– su potencial turístico. Ese fue el puntapié para crear frente a la Plaza Zabala Alma Histórica Boutique Hotel, uno de los primeros hoteles temáticos de la ciudad.

En 2014 reformaron una antigua casa familiar de fines del 1900 y reconstruyeron el edificio, manteniendo muchas de sus características propias como los pisos de madera y la escalera de mármol de Carrara. Cada una de las 15 habitaciones está inspirada en un personaje histórico uruguayo de la cultura. Pero no solo las habitaciones llevan el nombre de personalidades como Juana de Ibarbourou, Carlos Gardel, Héctor Scarone o Delmira Agustini, sino que su personalidad y su obra están reflejadas en la decoración, con objetos y muebles conseguidos en remates y ferias. "Todo es uruguayo, excepto las sábanas, que las compraron en España", detalla Bonan.

"Pensamos que el patrimonio y la cultura del país es lo que más se valora y lo que más busca un turista", dice por su parte Dario Distefano, uno de los responsables del hotel. Por esto, afirmó, el establecimiento es una suerte de homenaje a la cultura uruguaya, lo que además se convierte en un diferencial dentro de la gran oferta hotelera.

La mayoría de sus huéspedes viene de Europa y Estados Unidos, y hace muy poco recibieron en la habitación Carlos Gardel al fotógrafo David LaChapelle. "Uruguay en los últimos años ha tenido una gran notoriedad internacional y lo que queremos transmitir es eso: que cuando el huésped llega aquí no se sienta en un lugar aséptico, sin identidad", afirma Distefano. "Intentamos dar es un servicio personalizado, para huéspedes que piden una experiencia más que solo una cama. Tenemos pocas habitaciones y podemos cuidar al visitante".

En este sentido, buscan que su equipo de trabajo conozca al turista y cuide cada aspecto, desde qué comen en el desayuno hasta qué paseos recomendar. El hotel además sugiere bares o tiendas de moda por fuera de los lugares clásicos, ademá de planear para los turistas diferentes eventos, como degustaciones de vinos, cervezas y chocolates locales. "Nos gusta que sea una casa de cultura para un turista curioso, que le guste sumergirse en la cultura local", detalla Bonan. "Los huéspedes que llegan no preguntan dónde está el shopping", agrega Distefano. "La diferencia con un hotel de cadena –que no es que sea malo, es otro producto–, es que aquí los huéspedes se quedan charlando". Y concluye:

"Están como en casa", concluye Bonan.

Recomendados

Colonia

Hotel Boutique Colonia
La Posadita de la Plaza y Charco
La Posadita de la Plaza y Charco

La Posadita de la Plaza
Dónde: Colonia del Sacramento
Habitaciones: 5
Precios: Entre U$S 133 y 150
Contacto: www.posaditadelaplaza.com

Charco
Dónde: Colonia del Sacramento
Habitaciones: 8 precios:
Entre U$S 210 y U$S 383
contacto: www.charcohotel.com

Maldonado

Hotel Boutique Maldonado
La Posada del Faro y La Solana
La Posada del Faro y La Solana

La Posada del Faro
dónde: José Ignacio
habitaciones: 15 precios: Entre U$S 210 y U$S 400
contacto: www.posadadelfaro.com

La Solana
Dónde: Punta del Este
Habitaciones: 6 precios:
Entre U$S 550 y U$S 800
Contacto: www.lasolana.com.uy

Paysandú

Hotel Boutique Paysandú
Casagrande y Estancia La Paz
Casagrande y Estancia La Paz

Casagrande
Dónde: Paysandú
Habitaciones: 13
Precios: Entre U$S 68 y U$S 132
Contacto: www.hotelcasagrande.com.uy

Estancia La Paz
Dónde: Colonia La Paz
Habitaciones: 8 precios:
Entre U$S 115 y U$S 355
Contacto: www.estancialapaz.com.uy

Populares de la sección

Acerca del autor