Hoy es el Supermartes, un día clave para los republicanos

Los demócratas también votan en 11 estados, pero la competencia es menor
Tal vez no parece que sea así debido al ruido y la novela, pero la carrera por la nominación a candidato presidencial en Estados Unidos recién comienza. Las cuatro primarias que ya se celebraron sirvieron para lo mismo de siempre –dejar de lado a los aspirantes más débiles y dar forma al terreno- pero todavía no comenzó el cuento. Hasta ahora, los republicanos asignaron solo el 6% de los delegados que integrarán la convención del partido y definirán al aspirante a la Casa Blanca, y los demócratas repartieron solo 4% de los puestos. El mes de marzo dirá mucho más de la carrera a la Presidencia, ahora que comienza en serio.

Recién se sabrá quién ganó o perdió la nominación cuando algún demócrata llegue a los 2.408 delegados en la convención y cuando un republicano sume 1.237 representantes que le prometen su apoyo para la propia. Para cuando termine marzo –un mes cargado a nivel electoral– los demócratas habrán repartido el 56% de los puestos y los republicanos, el 64%. Y si bien no parece realista pensar que ya entonces habrá algún elegido claro para su partido, sí se tendrá una buena idea de cómo será el resto de la carrera y se sabrá si habrá un desenlace justo o más bien cómodo.

El reparto de delegados se rige por normas fijadas en cada partido, y no en los estados. Del lado demócrata, las reglas son las mismas en todo el país: el reparto es proporcional a los votos que consiguen los precandidatos. Pero los republicanos, que tienen una filosofía más federalista, dan una mayor libertad a las circunscripciones, y entonces las reglas cambian según los estados donde se vota.

En términos generales, los republicanos dan una mayor cantidad de delegados a los candidatos que obtienen más votos. Incluso, hay algunos comicios donde el sistema indica que el ganador se lleva todo: da igual si triunfa por un margen ancho o estrecho, se queda con todos los delegados que corresponden a la circunscripción. Por eso es que, además del supermartes de hoy, el 15 de marzo habrá otro "mini supermartes".

Entre estas dos fechas hay 23 primarias republicanas y para esa altura el panorama puede haber cambiado. Si bien Donald Trump corre con ventaja en la mayoría de los estados, los delegados seguramente se repartirán entre todos los aspirantes, salvo si el magnate consigue una victoria mucho más sustancial que las que tuvo hasta ahora. El contador de los conservadores se parecerá, en su forma, al de los progresistas.

Pero el 15 de marzo la carrera cambiará drásticamente en el lado republicano. Ese día cinco estados grandes - Florida, Ilinois, Misuri, Carolina del Norte y Ohio- albergarán primarias y en todos menos en uno se usará el sistema de que el ganador se lleva todo. Ese día se reparten 637 delegados y la gran mayoría puede ir a un mismo aspirante.

Hoy se asignan 624 pero se dividirán en proporción a los votos que recoja cada uno. En otras palabras, el 15 de marzo puede haber un giro mayor que el que se registraría hoy. Y si para esa fecha los republicanos no lograron posicionar mejor a ningún candidato que no sea Trump, entonces sí el magnate estará cómodo en su camino hacia la nominación en la convención republicana.

Datos de la jornada

Dónde: Los republicanos votan en 11 estados: Alabama, Alaska, Arkansas, Georgia, Masachusets, Minesota, Oklahoma, Tenesí, Texas, Vermont y Virginia. Los demócratas, en 10 de esos estados (todos menos Alaska) y agregan Colorado.

Cuántos: Los republicanos reparten 637 delegados, mientras que los demócratas asignan 859.

Quiénes: En la interna republicana hay cinco contendientes: Donald Trump, Marco Rubio, Ted Cruz, John Kasich y Ben Carson. Hillary Clinton y Bernie Sanders se postulan por el bando demócrata, con la ex primera dama en clara ventaja.


Fuente: Basado en The Washington Post

Populares de la sección