Hoy termina la primera temporada de Soy Luna

El último éxito televisivo de Disney es heredero de fenómenos como Violetta
Luego del final de Violetta y de sus correspondientes giras musicales, Disney no dejó pasar mucho tiempo para rellenar el espacio vacante dejado por el personaje de Tini Stoessel. A comienzos de este año se estreno en el canal Disney Channel la serie Soy Luna, que hoy finaliza su primera temporada como uno de los fenómenos infantiles del momento.

La serie se centra en Luna Valente, una adolescente fanática del patinaje que debe viajar junto a su familia desde su México natal a Buenos Aires, donde deberá rearmar su vida en una nueva escuela y un nuevo entorno, contando con el patinaje, el canto y el baile como sus válvulas de escape.

Soy luna trailer

Si la historia suena familiar es porque comparte elementos narrativos con Violetta -y de hecho, algunos directores del proyecto son los mismos- o yendo más atrás en el tiempo, Patito Feo y otras series infantiles: adolescente que llega a una ciudad nueva y se enrola en una institución educativa exclusiva donde conforma un triángulo amoroso con dos jóvenes radicalemente diferentes y además debe lidiar con otra chica, manipuladora y malvada, que le hará la vida imposible y que además suele estar acompañada por un par de amigas sin muchas luces, que la obedecen en todo.

La serie, producida por la compañía argentina Pol-ka, cuenta con un elenco de actores de variadas procedencias: su protagonista es la mexicana Karol Sevilla, pero está acompañada de argentinos, chilenos, españoles, e incluso el italiano Ruggero Pasquarelli que encarna a Matteo, uno de los intereses amorosos de Luna.

El rostro de la protagonista está cada vez más presente en mochilas, ropa, libros y accesorios (incluyendo, por supuesto, patines), además de contar con dos discos, disponibles en Spotify.

Embed

Y si bien hoy a las 18 se emitirá el episodio 80 que concluye la primera temporada, ya está anunciada una segunda temporada para febrero de 2017. Entre tanto, el canal repetirá lo ya emitido, para que el fanatismo no se extinga.