Iglesia católica va por las 25 mil balconeras de Navidad

Uruguayos "tienen una fibra religiosa ineludible", dijo el vicario pastoral de Montevideo

La campaña de la Iglesia católica de Montevideo "Navidad con Jesús" superó las expectativas de los organizadores. Las balconeras con la imagen del pesebre, que fueron su lado más visible, se pueden ver en varias zonas de la ciudad. En los últimos días, incluso, se pudo ver una colocada en la puerta de la casa del presidente Tabaré Vázquez.

Daniel Kerber, vicario pastoral de la arquidiócesis de Montevideo, quien está al frente del equipo organizador, dijo a El Observador que la cantidad de gente que se sumó a la propuesta los "sorprendió gratamente". "No teníamos antecedentes de actividades parecidas, por eso no teníamos cómo calcular la gente que se podía sumar", explicó.

Kerber contó que cuando se lanzó la campaña, se encargó una primera tanda de 5.000 balconeras que se vendieron enseguida. "Literalmente nos las sacaron de las manos", afirmó. Inmediatamente se mando realizar una segunda tanda con la misma cantidad y la respuesta fue igual. Encargaron una tercera y pasó lo mismo. "Llegó un momento en que el proveedor no daba abasto con la demanda que teníamos. Nos entregaba entre 500 y 800 por día y se nos iban enseguida", relató.

Al día de hoy se vendieron unas 24.000 balconeras, pero el vicario pastoral señaló que para el día de Navidad seguramente haya unas 25.000, dado que la gente sigue solicitando en las parroquias. El precio de las balconeras es al costo, $ 200, informó ayer El País.

Comentó que también llegaron al interior, dado que muchas personas –entre ellas, muchos sacerdotes– encargaron para sus parroquias. Tampoco faltaron aquellos que compraron balconeras para enviar a sus amigos o parientes en el exterior.

Sin embargo, las balconeras fueron solo una pata de las acciones que el cardenal Daniel Sturla propuso para recristianizar la Navidad. Otra iniciativa incluida también en la campaña Navidad con Jesús fue el rezo del Rosario de la Aurora a las siete y media de la mañana desde el 30 de noviembre hasta el 8 de diciembre, día de la Virgen de la Inmaculada Concepción.

Para esto se fijaron cinco puntos de la ciudad, donde los fieles eran convocados a reunirse y rezar el Rosario.

Kerber dijo que el número de personas que participaron de esta iniciativa también los sorprendió. Indicó que en la rambla frente a la aduana de Oribe, uno de los puntos elegidos para rezar, se llegaron a sumar 600 personas por días. Otro lugar concurrido fue la iglesia de la Medalla Milagrosa en la Unión.

Para el sacerdote, la campaña de la Iglesia católica dejó en evidencia que a pesar de que se diga que Uruguay es un país laico, los uruguayos "tienen una fibra religiosa ineludible".

"Tenemos que dejarnos sorprender por una religiosidad que muchas veces está oculta, pero que si se le da la oportunidad de manifestarse, se deja ver", advirtió.

Adelantó que cuando termine la campaña el 8 de enero, los organizadores evaluarán sus logros y analizarán cómo se puede seguir en el mismo camino.


Populares de la sección