Iglesia tomará en cuenta pedido de víctimas de resarcimiento económico

En una semana se recibieron seis denuncias a través de la línea telefónica habilitada para ese fin
En una semana, la Iglesia Católica recibió seis denuncias sobre presuntos casos de abuso sexual infantil en una línea telefónica habilitada para tal fin (095 382 465), informó al obispo auxiliar de Montevideo, Milton Tróccoli, en el programa En Perspectiva de este miércoles.

El obispo auxiliar de Montevideo dijo que la Iglesia ofrece acompañamiento psicológico, aunque en muchos casos las víctimas señalan que ya tienen su psicólogo personal. Otras veces responden que ya no confían en la institución como para seguir vinculados. Consultado sobre si existe posibilidad de resarcimiento económico a las víctimas, Tróccoli dijo que "también se atenderá" ese aspecto en caso de que se solicite.

El número para realizar denuncias fue habilitado el miércoles pasado, antes de que el programa Santo y Seña de Canal 4 emitiera un informe sobre casos de abusos sexual de sacerdotes en base a los testimonios de tres personas (dos hombres y una mujer) que relataron experiencias siendo niños.
Tróccoli, al ser entrevistado en el canal Asuntos Públicos, dijo que las denuncias recibidas en los últimos días son "del pasado" y algunas tienen "40 o 60 años". El sacerdote afirmó que tiene "la esperanza de que no sean muchos casos".

"En Estados Unidos, que fue el país más denuncias, fueron denunciados el 0,3% de los sacerdotes", dijo Tróccoli. La Iglesia divulgó un comunicado en el que pidió "perdón" a las personas que en Uruguay "han sufrido abusos por parte de algunos clérigos y religiosos".

Desde 2013 en Uruguay existe un protocolo en base al cual la Iglesia debe actuar ante denuncias de presuntos casos de abuso sexual contra menores de parte de sacerdotes. Hasta ahora esa guía se utilizó en dos casos: uno de ellos el cura denunciado fue sancionado no podrá ocupar cargos eclesiásticos y el otro todavía está en proceso.

El director de Comunicación de la Arquidiócesis de Montevideo, el sacerdote Pablo Coimbra – mano derecha del cardenal Daniel Sturla– dijo la semana pasada a El Observador que en la capital la Iglesia "va a actuar de oficio, ya sea por casos que se conozcan por los medios o por denuncias que lleguen a la línea telefónica". Eso, en función de lo que indica el protocolo vigente desde 2013, indicó Coimbra.

Caso de estudio


El obispo auxiliar de Montevideo dijo además que las investigaciones periodísticas en prensa y televisión que difundidas en las últimas semanas se han tratado como casos de estudio entre los estudiantes de sacerdocio.
"Ha habido un momento de escuchar lo que los mismos chicos han sentido y las repercusiones que han visto", luego de repasar en conjunto las publicaciones, manifestó.

Populares de la sección