IMM aplaza el plan piloto de cambio de horario en boliches

La comuna había propuesto que cerraran a la hora 2; dueños no concuerdan

A principios de mayo, la Intendencia de Municipal Montevideo (IMM) presentó a los dueños de diferentes boliches de la capital una propuesta para regular el horario de apertura y cierre de los locales, con la pretensión de que los lugares con actividad nocturna abrieran a la hora 18 y cerraran a las 2 de la madrugada. El reclamo de los vecinos viene tiempo atrás y la IMM busca la forma de mejorar la convivencia entre las partes.

La idea de la administración de Daniel Martínez era la de comenzar a implementar este mes esos cambios a través de un plan piloto. Sin embargo, según dijo a El Observador el prosecretario de la comuna, Christian Di Candia, ese plan aún no comenzó a diseñarse ya que todavía resta conocer la posición de varios actores y por lo tanto su implementación se aplazará para julio o agosto próximo.

Solo en la zona de Parque Rodó, que la comuna considera como saturada de este tipo de actividades, hay 25 boliches. Son muchos actores, explicó Di Candia, y el proceso "no es fácil". Luego de reunirse con los propietarios, consultar a artistas y al Instituto Nacional de Juventud, la comuna pretende tener en cuenta la opinión del INAU, del Ministerio del Interior, de la Junta Nacional de Drogas y del Ministerio de Salud Pública para empezar a diseñar el plan.

La idea es que una vez acordado el horario, si el cierre es obligatorio o no, si se aplicaría un fin de semana al mes o sería más extendido, y cómo se hará el control de cumplimiento del acuerdo, el plan se llevaría adelante por un lapso de seis meses en tanto se evalúa cómo funciona. "La idea es que si funciona bien quede fijo y contribuya a cambiar la matriz cultural de los montevideanos", explicó Di Candia a El Observador.

Si bien el prosecretario de la comuna afirmó que algunos locales de la zona ya comenzaron a implementar promociones para promover la cultura de salir temprano, consultados por El Observador, varios propietarios de dijeron que no estaban de acuerdo con que esa sea la solución.

Actualmente, los locales que funcionan en la zona de Parque Rodó –una de las más conflictivas– cierran entre la hora 6 y las 7 de la mañana, por lo que pasar a cerrar a las 2 sería un cambio extremo, dijo en mayo pasado el responsable de Jackson Bar, Richard García.

Además de coincidir con que el cambio de horario es excesivo, los propietarios alegan que por más que los locales cierren temprano la gente seguirá la noche en la calle. Con esto último también coinciden los vecinos, que aseguran que el problema se fue de las manos a la comuna y planean demandar a la IMM (ver apunte).

Di Candia afirmó que el horario "se va a discutir" y admitió que una de las dificultades más importantes está en el control del ruido social y el alcohol en la calle, lo que se buscará trabajar con el Ministerio del Interior.

Soluciones tecnológicas

La comuna pretende conocer también las ideas de los jóvenes, "su visión, perspectiva y necesidades con respecto a la noche y las salidas nocturnas", dijo Di Candia. Para ello, realizará convocatorias en los distintos barrios, y pondrá a disposición aplicaciones o plataformas virtuales para realizar una consulta online sobre esos temas.

Por otra parte, en la búsqueda de dar soluciones tecnológicas, la intendencia piensa colocar sensores de ruido en el espacio público, fuera de los locales, para "tener un mapeo sonoro" y para "generar conciencia", ya que la persona puede ver el ruido que genera en el espacio. En principio se colocará en un local y si funciona se extenderá al resto.



Vecinos demandarán a IMM por ruidos

Vecinos de la zona de Parque Rodó y Cordón planean presentar en agosto una demanda civil contra la Intendencia de Montevideo y los dueños de los boliches por los ruidos molestos que generan los locales de esas zonas. Según dijo a El Observador una de las vecinas, Camelia Huino, el mayor problema es el ruido que se genera afuera de los locales y la idea es presentar una demanda en conjunto con la mayor parte de los vecinos perjudicados. El 17 de junio próximo, el grupo de damnificados irá a la Junta de Montevideo para plantear su preocupación por el tema y propondrán que se cree una zona de boliches en el local de AFE, dado que en ese lugar hay mayoritariamente galpones y no tantas residencias.












Populares de la sección