IMM dio cinco meses de plazo a conductores de aplicaciones para regularizarse

Autos deberán tener como mínimo un motor 1000 cc

A partir de este mes comenzarán a regir las nuevas exigencias que deberán tener los vehículos para realizar viajes a través de Uber, Cabify y Easy, informó en un comunicado la Intendencia de Montevideo.

De ahora en adelante los vehículos que se utilicen para esta actividad de transporte deberán estar empadronados en el departamento de Montevideo, tener una antigüedad máxima de 6 años desde el primer empadronamiento y ser tipo sedán o rural, en ambos casos de 4 o 5 puertas.

Por otra parte, la normativa exige que los vehículos tengan una capacidad para un total de 5 pasajeros incluido el conductor y medidas determinadas (largo 3,6 metros; ancho 1,6 metros; alto 1,40 metros). Asimismo, se les exige tener un motor de 1000 cc como mínimo y un baúl con capacidad mínima de 250 litros.

Del mismo modo, deberán cumplir las condiciones sobre titularidad establecidas en el artículo 3º del Decreto Nº 36.197 de 2016, así como los requisitos de la Ley 19.061 de Tránsito y Seguridad Vial de 2013 y sus decretos reglamentarios.

En lo que respecta a seguros, los vehículos deberán contar con una cobertura de Responsabilidad Civil Extracontractual y de Responsabilidad Civil Pasajeros; cada una con límite de cobertura mínimo de hasta 1.500.000 UI por persona lesionada o muerta y de 3.000.000 UI como máximo.

En tanto, los vehículos eléctricos propulsados 100% con energía eléctrica deberán tener una antigüedad máxima de hasta 10 años para poder prestar este servicio de transporte.

Preocupación

La comuna dio a los choferes de aplicaciones un plazo de cinco meses, hasta el 31 de agosto, para realizar el cambio de vehículos. La Asociación de Choferes de Aplicaciones de Uruguay (ACUA) había pedido que fuera de un año, pero la intendencia no aceptó.

El presidente de ACUA, Sebastián Sanguinetti, dijo a El Observador que actualmente algunas aplicaciones aceptan que se realicen viajes con vehículos de 800 cc, por lo que ven con preocupación la situación de aquellos conductores que no puedan cambiar su vehículo. "Estamos monitoreando la situación para que no pierdan la fuente de trabajo", aseguró.

Con esa regulación, se cierra la primera etapa de exigencias, dijo Sanguinetti, a lo que deberá sumarse también los seguros. Si bien eso debía regir desde el 1º de marzo, se aplazó. Lo mismo sucedió con la necesidad de contar con una licencia profesional, que no se fiscaliza debido a los problemas que tuvo la IMM para cubrir la alta demanda de cambio de categoría.

Sanguinetti explicó que mientras que en 2016 en febrero hubo 80 solicitudes, en el mismo mes de 2017 los pedidos de cambio para licencia profesional fueron 800.

La comuna está elaborando por otra parte un protocolo para el registro de los conductores, que será en forma digital.

Una vez definidas las exigencias de la intendencia de Montevideo sobre el tipo de auto autorizado para esa actividad, los choferes cuentan con 30 días para poder registrarse en la Dirección General Impositiva (DGI) y comenzar a tributar.


Populares de la sección