IMM planea limitar horario de apertura y cierre de los boliches

La comuna presentó propuesta a propietarios para funcionar de 18 a 2
En un intento por buscar soluciones a un problema de años, en el que las ganas de dormir, de divertirse y el trabajo se confrontan, la Intendencia de Montevideo propone limitar el horario de los boliches de la ciudad, para lo que se realizará un plan piloto y se estudiará la posibilidad de diversificar la oferta de propuestas culturales nocturnas.

Con ese objetivo, en un encuentro realizado el pasado viernes 29 de mayo la comuna propuso a los propietarios de locales comerciales con actividad nocturna la realización de un plan piloto en el que se limite el horario de apertura. La administración de Daniel Martínez puso sobre la mesa la posibilidad de que los locales abran a las 18 horas y cierren a las 2 de la madrugada, propuesta que se debatirá en el mes de mayo y comenzaría a funcionar en el mes de junio.

Según la propuesta de regulación de horario, a la que accedió El Observador, la idea de la comuna es que durante el período de prueba, ese horario se aplique durante el primer fin de semana de cada mes, aunque se aspira a llegar a una definición conjunta entre los involucrados.

Durante las reuniones, que se realizarán durante el mes de mayo, se definirá si el cierre es obligatorio o no y cómo se hará el control de cumplimiento del acuerdo.

Ese plan se aplicaría en todos los boliches de la ciudad, con la intención de que pueda extenderse a largo plazo. "La idea es que si funciona bien quede fijo y contribuya a cambiar la matriz cultural de los montevideanos", explicó prosecretario de la intendencia, Christian di Candia a El Observador.

Durante el encuentro el prosecretario afirmó que la idea de la comuna no es plantear una visión prohibicionista, sino "buscar soluciones que permitan ejercer los derechos de quienes desean acceder a entretenimiento en el espacio público o en locales, los de quienes ofrecen servicios como comerciantes, y los derechos de los vecinos y vecinas que viven en el entorno".

La intendencia asegura que en los últimos años han visto un incremento tanto de la demanda de quienes ven distorsionado su descanso por la dinámica de las actividades de los pubs y boliches, lo que incluye problemas no solo con los ruidos sino también con la limpieza en las afueras de los locales; como de quienes consideran que hay poca oferta para disfrutar de la noche.

Así, además de limitar el horario, se buscará "mejorar la oferta cultural, económica y de movilidad", como forma de incentivar a los jóvenes, dice la propuesta.

Zonas saturadas


Por otra parte, la comuna pretende enviar a la junta departamental un proyecto de decreto para poder limitar la instalación de boliches en zonas que se consideren saturadas de esa actividad. En principio entran dentro de esa denominación la zona de Cordón Sur y Parque Rodó en el municipio B; y la zona de Luis Alberto de Herrera y 26 de Marzo, en el municipio CH.

La medida se aplicaría por un período de un año, en tanto se trabaja en la elaboración de un mapa sonoro de la ciudad que permita detectar otros focos problemáticos.

Por otra parte, no se podrán instalar nuevos boliches en locales que sean linderos con viviendas, restricción que regirá para toda la ciudad.

Populares de la sección