IMM quiere limitar por decreto instalación de boliches

Se determinarán zonas como "saturadas" en municipios B y CH
Luego de que año tras año los ruidos molestos generados por los boliches fueran uno de los principales problemas de convivencia de Montevideo y que genera más denuncias ante la Defensoría del Vecino, la Intendencia de Montevideo decidió cortar por lo sano y comenzar a limitar la instalación de ese tipo de locales en algunos lugares de la ciudad.

Así, en conjunto con los municipios B (Centro, Cordón, Parque Rodó) y CH (Pocitos, Punta Carretas), donde se generan más problemas de este tipo, la administración de Daniel Martínez enviará a la Junta Departamental un proyecto de decreto por el que se permita "no habilitar" más pubs y locales bailables en zonas definidas como "saturadas".

Hasta ahora, si el comercio cuenta con las habilitaciones correspondientes no hay ninguna norma que prohíba que pueda operar. El proyecto de decreto configura una medida cautelar, explicó el alcalde del municipio B, Carlos Varela para "tener una norma jurídica que pueda limitar los derechos del libre comercio y de esa manera no habilitar nuevos comercios".

"No es prohibición general de instalación de todo tipo de comercios sino focalizada en los que generan ruido social"

La medida aplicaría durante un año, mientras se trabaja en la elaboración de un mapa sonoro de la ciudad que permita detectar otros focos problemáticos. En tanto, se continuará realizando mesas de convivencia con los vecinos y dueños de locales para mejorar las condiciones de los boliches ya existentes.

"No es prohibición general de instalación de todo tipo de comercios sino focalizada en los que generan ruido social", afirmó Varela. En el municipio B, la limitación se aplicaría en la zona de Cordón Sur y Parque Rodó –desde bulevar Artigas hasta Eduardo Acevedo, y desde Rivera hacia Gonzalo Ramírez–, que es donde hay lugares residenciales, dijo el alcalde a El Observador.

En tanto en el CH, aplicará para la zona de Luis Alberto de Herrera y 26 de Marzo. Allí es "donde se ve más distorsión", dijo el alcalde de ese municipio, Andrés Abt. De todas formas, si otro municipio presenta alguna solicitud para incluir alguna zona bajo ese decreto "se va a estudiar", afirmó el prosecretario de la comuna Christian Di Candia.

Por otra parte, una vez aprobado el decreto no se podrán instalar nuevos boliches en locales que sean linderos con viviendas, restricción que regirá para toda la ciudad, dijo Varela a El Observador. Esa es una medida que ya se utilizó en Ciudad Vieja para "proteger a vecinos linderos", agregó. Otra de las cosas que se va a controlar es que los locales no pidan autorización para restaurante y que luego "muten" hacia un local bailable, explicó el alcalde. En esos casos se hará una intimación y si no se cumple, se clausurará el local.

Según explicó Di Candia ayer en conferencia de prensa se buscará trabajar también con los dueños de boliches para lograr un cambio cultural, que implique por ejemplo que los locales cierren más temprano.
Ese es un tema que preocupa en particular a los vecinos de los barrios Parque Rodó y Cordón quienes presentarán ante la Junta Departamental, un proyecto de decreto para regular el horario.

Populares de la sección