IMM quiere que empresas asuman más riesgos en costo del transporte

Martínez afirmó que el boleto diferencial no tuvo los resultados esperados

Con un sistema de transporte deteriorado, con la caída en la venta de boletos y el aumento del precio, y con la promesa de cambios estructurales que no se han visto reflejados en la práctica, la Intendencia de Montevideo busca que las empresas asuman también parte del riesgo en los costos del negocio.

Al ser consultado por la situación del transporte público, el intendente de Montevideo, Daniel Martínez, dijo a El Observador que aunque no es fácil lograr acuerdos, es necesario introducir modificaciones en el cálculo de la paramétrica –las variantes que influyen en el costo del boleto– que vayan en ese sentido.

"Siempre digo que no es bueno que el 100% del riesgo por la variante de los factores termine en el subsidio o en el precio del boleto", afirmó el intendente, por lo que a su entender "tiene que haber un margen de riesgo que tiene que ser asumido por las empresas".

Durante la última suba de $ 3 del boleto, la intendencia afirmó que aumentar el precio era la única forma de mantener los equilibrios presupuestales y que las finanzas de la comuna no podían comprometerse más allá de los $ 690 millones que se aportó al subsidio en 2016.

Martínez dijo de todas maneras que al tratarse de un servicio público, no se puede "apretar demasiado (a las empresas)", aunque es necesario generar un sistema "donde la vocación de la eficiencia esté presente y sea algo que les interese a todos los actores permanentemente". Cuando asumió como intendente de Montevideo, Martínez prometió realizar una "operación verdad" con las empresas de transporte con miras a buscar mejoras en el sistema. Pero, tras casi dos años en el gobierno, esos cambios no llegaron. El intendente asegura ahora que si bien esa es la intención, para eso se deben lograr acuerdos que "a veces no son fáciles". De todas maneras, señaló, llegará un momento en que la intendencia deberá tomar decisiones.

Sin cubrir expectativas

Sin embargo, la única estrategia aplicada hasta el momento para intentar aumentar la venta de boletos, y que implicó un precio diferenciado para quienes pagan usando la tarjeta del Sistema de Transporte Metropolitano (STM), no tuvo los resultados esperados. "La verdad es que pensamos que íbamos a estar en un porcentaje mucho más alto" de uso de STM –que es de 31%–, dijo Martínez. El intendente adelantó que, como "un arma ofensiva", en las próximas movidas en relación con el transporte priorizarán el pago con STM y el aumento en la diferencia de precio con el boleto común. "Que el que pague el precio máximo sea porque le guste gastar plata pero que no quede duda de que conviene sacar la STM", concluyó el intendente.

Por otra parte, la comuna planea otras medidas inmediatas en diferentes frentes, como el mejoramiento de paradas, aumentar la cantidad de ómnibus, controlar el ruido y la limpieza, y avanzar en la regulación de los vendedores ambulantes. Además, se piensa en medidas "que vayan más contra el hueso", aseguró el intendente, aunque reconoció que tomarlas llevará tiempo. Una de las cosas en las que se debería avanzar, explicó, es contar con líneas troncales y otras secundarias como alimentadoras. Ese cambio a fondo, dijo Martínez, puede implicar sin embargo resistencias entre los usuarios. La comuna estudia además colocar líneas semidirectas, con menos paradas, como forma de agilizar los viajes.


Populares de la sección