IMM renovará arbolado con otras especies para atenuar efectos de temporales

La tormenta que azotó Montevideo el pasado martes hizo caer a 280 árboles. La Intendencia buscará reducir su altura para hacerlos más resistentes a temporales
Los altos árboles que ofrecen sombra en los calurosos días de verano, se convirtieron en proyectiles sobre el mediodía del pasado martes. La tormenta que azotó Montevideo con rachas de viento de hasta 130 kilómetros por hora arrancaron grandes ramas, e incluso árboles enteros, y los arrojaron sobre vehículos, casas y calles.

La intendencia recibió cerca de 300 denuncias por ramas caídas y más de 280 por árboles que fueron derribados por completo. Y aunque no se registraron heridos de entidad, unos 15 vehículos en el Municipio CH -uno de los más afectados por el temporal junto con el Municipio B- fueron destruidos, y varias casas resultaron afectadas.

En el municipio CH -que incluye, entre otros, los barrios Pocitos, Parque Batlle, Punta Carretas y Buceo- 18 calles se volvieron intransitables. Mientras que en el Municipio B -Cordón, Parque Rodó, Palermo, Sur y Ciudad Vieja, entre otros- fueron al menos 10. Las tareas para retirar los troncos y ramas que dejó la tormenta, demandará al menos una semana de trabajo, según indicó la comuna en un comunicado publicado en su sitio web.

Y aunque los expertos coinciden en que los vientos como los registrados el pasado martes pueden por sí solos dañar árboles, la gran altura de los ejemplares, su especie y la mutilación de raíces que ha sido moneda corriente en los últimos años, los vuelve todavía más frágiles.

Vientos de 70 kilómetos por hora pueden hacer que las ramas caigan, pero "en Montevideo hay árboles muy grandes, y a muchos de ellos se les cortan las raíces", dijo el ingeniero agrónomo, Andrés Vernengo.

Reducir altura

En Montevideo hay más de 211.000 árboles, de los cuales un 20% son paraísos, 22% fresnos, 11% plátanos, 7% tipas (un árbol de tronco oscuro y hojas pequeñas muy común en el Parque Batlle), y el resto se reparte en mas de 300 especies. En general, las variedades más frecuentes en la capital son de gran porte, una rareza si se compara con otras ciudades del mundo, según Vernengo.

"El arbolado de Montevideo es muy particular. No es muy común encontrar arboles de este tamaño en otras ciudades", dijo.

Esta mayor altura hace que los árboles sean más vulnerables. El alcalde del Municipio CH, Andrés Abt, dijo a El Observador que a través de las podas buscarán reducir el tamaño de los árboles. Para lograrlo, este año pedirán más presupuesto en el rubro arbolado.

A su vez, el alcalde del Municipio B, Carlos Varela Ubal, consideró que se debe discutir el criterio de poda. "Hace dos años cuando arrancamos con el plan de poda un criterio aplicado fue la baja de la altura, pero recibimos muchas críticas y decidimos hacer podas de formación (trabajos de mantenimiento que no alcanzan a cortar más del 25% del volumen del árbol)", explicó.

Sin embargo, Varela dijo que a partir de la última tormenta "hay que rediscutir con los técnicos para volver a bajar la altura de los árboles", apuntó el alcalde. En este municipio cayeron 54 árboles y 75 ramas de gran porte en la tormenta del pasado martes, según Ubal.

A su vez, el ingeniero agrónomo y director interino de Arbolado de la IMM, Alfonso Arco, dijo que debido a que el impacto de los vientos es mayor cuanto más grande es el árbol, la Intendencia está trabajando para sustituir las especies actuales por otras de menor porte. Ejemplo de esto es lo realizado en el Corredor Garzón, o en Eduardo Acevedo, donde se han plantado pyrus calleryana.
Estos cambios se están dando en particular en aquellas zonas con veredas angostas. Es que según explicó Vernengo cuando se instalan servicios de forma subterránea -como OSE, UTE o Antel- los trabajadores suelen cortar raíces de los arboles de gran porte, lo que los vuelve más vulnerables a los vientos.

Arco, dijo que la intendencia está coordinando con los entes y empresas privadas para minimizar el impacto de las raíces. Para eso la IMM exige contar con un permiso para instalar servicios bajo tierra, estableciendo la necesidad de usar "tuneleras" que permitan el cableado, por ejemplo, sin necesidad de hacer una zanja y a una distancia prudente de las raíces.

Riesgo de muerte

En enero de 2012 una mujer murió luego que un árbol cayera encima del auto que manejaba, producto del mal estado de sus raíces .

Fue entonces que la comuna debió admitir que de los 211.000 árboles de la ciudad, unos 40.000 corrían riesgo de caer debido a que estaban podridos o sus raíces habían sido mutiladas.

Desde 2010 a la fecha, la IMM cuadriplicó su inversión en el mantenimiento del arbolado hasta llegar a los cerca de $ 150 millones que destina actualmente. Con mayor presupuesto, la comuna logró retirar la mayoría de los árboles en riesgo, y hoy quedan algo más de 2.000 ejemplares con problemas, dijo a El Observador el director interino del Sector Arbolado de la IMM.

El mayor presupuesto también permitió "acercarse" al objetivo de estar al día con las denuncias que presentan los vecinos por problemas de arbolado. Una rama que obstaculiza la entrada a una vivienda, un árbol con fuertes signos de deterioro o una raíz que rompe una vereda son las denuncias más frecuentes.

No obstante, Arcos dijo que la gran mayoría de los árboles que cayeron en el temporal del martes estaban sanos y no presentaban problemas en sus raíces. De hecho, los barrios más afectados son los que se encuentran más al día en lo que refiere a respuesta a las denuncias. La IMM aconseja que, en caso de encontrarse algún problema con un árbol (ver nota aparte)se haga la denuncia al municipio o centro comunal que corresponda. Para el jerarca, las mejoras en la gestión se notan en el impacto que han tenido las grandes tormentas delos últimos años. En la recordada tormenta de agosto de 2005 -cuando los vientos alcanzaron los 200 kilómetros por hora-, se registraron 3.000 denuncias por árboles caídos, en setiembre de 2012 hubo 1.000 denuncias, y en el del pasado martes las denuncias no superaron las 600.

Año de quiebre

La jefa de relaciones públicas de Bomberos, Mariela Vivone, dijo en el programa Desayunos Informales de Canal 12 que el 2016 "fue un año bastante complejo" debido a las turbonadas que golpearon al país y que sumaron más tareas a la fuerza además del combate al fuego. Solo el pasado martes, Bomberos tuvo más de 120 intervenciones en Montevideo, una de ellas para rescatar a una persona a la que le cayó un árbol mientras transitaba en auto por la ciudad.

"Antes (nuestro trabajo) era solo incendio y rescate. Estas situaciones meteorológicas nos han impactado fuertemente, por eso estamos capacitándonos", señaló la vocera. Además, Vivone dijo que también se dieron un gran número de incendios, donde se registraron 58 muertos.

Populares de la sección

Acerca del autor