IMM y empresas negocian por líneas de Raincoop

Unott quiere que los 574 trabajadores conserven sus puestos
Luego de que los socios de Raincoop decidieran el pasado domingo disolver la cooperativa y desvincular al equipo gerenciador que desde diciembre trabajaba en su recuperación, la Intedencia de Montevideo comenzó ayer una mesa de negocación con las empresas Coetc, Ucot y COME para llegar a un acuerdo en la distribución de las 11 líneas urbanas y suburbanas que operaba la cooperativa.

La negociación se realizará "en base a información sobre la venta de boletos", explicó el director de Transporte de la intendencia, Máximo Oleaurre a El Observador. Teniendo eso en cuenta se formarán grupos de líneas de de ómnibus. El jerarca dijo que dada las diferencias de venta entre las líneas, los paquetes que se armen para distribuir entre las diferentes empresas "tienen que tener un rendimiento promedio", es decir que se buscará que "sean equilibrados".

"Queremos incorporar sí o sí a todos; no está en nuestra conversación dejar a nadie afuera", dijo Marcos Lombardi, dirigente de la Unott
El tesorero e integrante de la Comisión Directiva de Raincoop, Adrián Lain, aseguró a El Observador que los ómnibus continuarán cumpliendo con sus recorridos hasta que se resuelva qué empresas y cooperativas adquieren las líneas.

Ayer al mediodía los representantes de Ucot, Coect y la empresa COME.S.A., que absorberían las líneas y trabajadores de Raincoop, mantuvieron una reunión con el objetivo de empezar a negociar la parte del mercado con la que cada una se quedaría una vez que la cooperativa Raincoop deje de circular.

El presidente de Coetc, Hugo Cervini, dijo a El Observador que se buscará "que sea algo que a futuro le sirva a los trabajadores de Coetc y a los de Raincoop. Que esto sea una buena resultancia para las dos
empresas".


Cervini agregó que si la empresa tuviera que integrar todo Raincoop lo haría. "No vamos a hacer una cosa que sea "medio bueno" porque terminaríamos en la misma situación", dijo a El Observador.

Si bien Copsa había manifestado a El Observador su intención de tener parte en el reparto de las líneas, y comenzar de esa forma a trabajar también en Montevideo - ahora solo lo hace en Canelones- desde la intendencia dijeron a El Observador que la empresa no ha presentado una intención formal, por lo que al momento no será tenida en cuenta en la distribución de las líneas de ómnibus.

En tanto, Oleaurre aclaró que si bien se está en conversaciones con Cutsa, tampoco está previsto que incorpore alguna de las líneas de Raincoop.

Crisis


La cooperativa Raincoop atravesaba una crisis financiera desde hacía varios años, a raíz de una disminución de la venta de boletos que afectó a todo el sistema de transporte. En el último tiempo, sin embargo, con la no renovación de un crédito que permitía la subsistencia, la caída se vio acelerada: los trabajadores tenían más de un mes de sueldo atrasado; unos 130 pidieron licencia médica y alrededor de 40 ómnibus estaban parados por falta de mantenimeinto, lo que había obligado a espaciar las frecuencias de las líneas. Y en la última asamblea, los trabajadores definieron finalmente el cierre.

Además de las líneas de ómnibus, sobre la mesa de negociación estará el destino de los 574 trabajadores que integraban la cooperativa que funcionaba desde 1975. El dirigente de la Unión de Trabajadores del Transporte (Unott), Marcos Lombardi, dijo a El Observador que la intención del sindicato es que "sí o sí" se mantengan todos los puestos de trabajo, los que se repartirían "proporcionalmente a la cantidad de trabajadores que tiene cada empresa".

Según Lombardi, desde el Ministerio de Trabajo manifestaron que "están dispuestos a hacer la tratativas necesarias para que se incorporen todos", aunque seguramente sea en forma gradual. En tanto se normaliza la situación, los trabajadores piden cobrar un seguro de paro. En caso de que no fueran absorbidos por las tres empresas, se buscará un "mecanismo para que tengan lugar en otro lugar de transporte".l

Populares de la sección