"Implicación directa" de Rusia en derribo de avión de Malaysia Airlines

El Kremlin y grupos separatistas prorrusos negaron estar vinculados al disparo del misil que derribó el avión en 2014

El misil que derribó el avión de Malaysia Airlines el 17 de julio de 2014 en el este de Ucrania fue transportado desde Rusia, afirmó este miércoles la fiscalía holandesa, que aseguró haber identificado a un centenar de personas implicadas "que tuvieron un rol activo en el armamento del sistema BUK o en su transporte, así como a otras que facilitaron o ayudaron" en la operación.

Los investigadores también confirmaron que el misil fue lanzado desde una zona ubicada en el territorio controlado por los separatistas prorrusos, algo que fue negado por estos grupos pocas horas después.

"Nuestras fuerzas no pudieron disparar contra el avión con un sistema BUK, pues no tenemos armas así", declaró a la AFP Eduard Basurin, un responsable militar de la "República popular" autoproclamada de Donetsk (DNR).

El Kremlin expresó su "decepción" este miércoles ante los primeros resultados "sesgados" de la investigación penal internacional. "Rusia está decepcionada porque la situación sobre la investigación de la catástrofe no ha cambiado. Las conclusiones de la fiscalía holandesa confirman que la investigación es sesgada y políticamente motivada", declaró, en un comunicado, el ministro ruso de Relaciones Exteriores.

"Designar de forma arbitraria un culpable y crear los resultados esperados se ha convertido en algo normal para nuestros colegas occidentales", prosigue el ministerio.

Moscú critica haber sido "excluido de una participación completa en el desarrollo de la investigación, relegando (sus) esfuerzos a un papel menor". Rusia acusa además a Kiev de haber conseguido "fabricar las pruebas y de haber volteado el caso a su favor".

Nuevos datos

El Boeing 777 que había despegado desde Ámsterdam con destino a Kuala Lumpur transportaba a 298 personas, entre pasajeros y tripulación. La mayoría de las víctimas eran de nacionalidad holandesa.

"Ninguna de estas personas (identificadas) es considerada automáticamente como sospechosa", aclaró el coordinador de la investigación, Fred Westerbeke. El fiscal invitó a esas personas a entrar en contacto con los investigadores para explicar su papel en el caso o brindar información suplementaria.

Sobre la base de fotos, videos, testimonios, datos de telecomunicaciones y conversaciones telefónicas, los investigadores recrearon la ruta transitada por el convoy que transportó el sistema. Al franquear la frontera estaba escoltado por varios hombres uniformados.

"Nuestra investigación demostró que el lugar desde el cual fue disparado el misil se encontraba en manos rebeldes", afirmó este miércoles Wilbert Paulissen, director de la división de Investigaciones Penales de la Policía de Holanda, en una conferencia de prensa en la que se presentaron los primeros resultados de esta investigación penal.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, por su parte, insistió en esta jornada sobre el hecho de que Rusia había brindado "informaciones completas" a los investigadores. "Los datos no tienen equívoco, no hay ningún misil", afirmó.

"Por lo tanto, si hubo un misil, sólo pudo haber sido disparado desde otro territorio", añadió.

Otra investigación, coordinada por la Oficina holandesa de investigación para la seguridad, había concluido el año pasado que el Boeing 777 había sido abatido por un misil tierra-aire de fabricación rusa BUK lanzado desde una zona controlada por los separatistas ucranianos prorrusos, sin identificar a los autores del disparo.

Moscú y los separatistas niegan esta versión y señalan a las fuerzas ucranianas como responsables.


Fuente: AFP

Populares de la sección