Importación de nafta es más rentable que refinarla en La Teja

Adquirirla del exterior es 8,4% más barata incluyendo bioetanol
Desde marzo, ANCAP importa nafta por la parada de mantenimiento en la refinería de La Teja. El combustible que adquiere en el exterior es un 8,4% más barato que si lo procesara en Uruguay.
La primera importación de nafta de este año se realizó el 2 de marzo. Fue comprada en Estonia a un valor de US$ 439 el metro cúbico (1.000 litros). Desde esa fecha se continuó importando el combustible (básicamente desde la misma procedencia y también de Estados Unidos) a un valor promedio de US$ 456 el metro cúbico (US$ 0,456 por litro). Por tanto, el precio de cada litro de nafta importada es de $ 12,76. A ese valor de le debe incluir el costo del bioetanol que se le agrega en un 10% por cada litro de gasolina y cuyo costo es de aproximadamente $ 45 por litro. Con eso se llega a un precio de $ 17,26. Sin embargo, cuando ANCAP procesa un litro de nafta tiene un costo (bioetanol incluido) de $ 18,85. Eso marca una diferencia entre el precio de la nafta importada y de la refinada en ANCAP de 8,4%.

Según datos de la Dirección Nacional de Aduanas (DNA) a los que accedió El Observador, entre marzo y la última importación que se efectuó el jueves 4 de este mes, ANCAP adquirió 147 millones de metros cúbicos de nafta en el exterior por un valor de US$ 67 millones. La última compra fue la que tuvo un valor más alto por metro cúbico y fue de US$ 493.

Las compras de menor precio se produjeron en marzo cuando el precio por metro cúbico fue de US$ 435. Estonia fue el vendedor con mejor precio promedio de
US$ 448 por metro cúbico.

Estaba previsto que la parada técnica por mantenimiento en ANCAP fuera hasta junio. Sin embargo, según dijeron a El Observador fuentes de la empresa, las mejoras se extenderán un mes más. La parada por mantenimiento demandará US$ 55 millones a ANCAP, además del lucro cesante de US$ 5 por barril de crudo que la empresa no procesará mientras duren las tareas de mantenimiento.

Contraste

En marzo pasado, ANCAP presentó el balance correspondiente a 2016 que –luego de varios años de pérdida abultadas– arrojó un resultado positivo de US$ 15 millones. A pesar del bueno dato (el ente había acumulado un déficit de US$ 800 millones en cinco años) las autoridades dijeron que aún faltaba tiempo para que esa mejora de los números se pudiera trasladar a los precios de venta al público.
En esa presentación, el gerente general de ANCAP, Ignacio Horvat, sostuvo que a la empresa le había salido más barato procesar combustible que importarlo. Informó que si se hubiera importado, el precio del barril de combustible habría sido de US$ 58,85. Sin embargo, haberlo refinado en la Teja tuvo un valor de US$ 53,80 por barril. Por lo tanto, ANCAP se ahorró US$ 5,05 por barril.

En ese momento, Horvath dijo que "las proyecciones para 2017 son nuevamente de un margen positivo de refinación. Estimamos que va a ser positivo en un rango de entre US$ 3 y US$ 6 por barril, dependiendo de las variables macroeconómicas y el paro por mantenimiento de la refinería de La Teja". explicó Horvath.

Ahorro en margen de intermediarios

En enero ANCAP decidió recortar en un 10% el margen de ganancia a las distribuidoras y estaciones de servicios. Con ello se pretende un ahorro anual de US$ 36 millones. Eso dinero quedó en manos de ANCAP y no se trasladó en las tarifas al público que aumentaron 8% a principios de año. Además, el Poder Ejecutivo ajustó el IMESI por inflación. Así, por cada litro de nafta Súper se pagan hoy en día $ 20,51 por concepto de ese impuesto.

Populares de la sección