Importar combustibles habría ahorrado US$ 400 millones en 2016

En los últimos dos años, traer nafta del exterior era más barato que refinarla en Uruguay
Por Emilia Salaverría y Miguel Noguez

Los consumidores uruguayos se habrían ahorrado más de US$ 419 millones en 2016 si los combustibles comercializados en el mercado interno y las zonas francas se importaran en vez de ser refinados por ANCAP en Uruguay.

El año pasado, el gasto en combustibles –incluye naftas, gasoil y queroseno– fue de unos US$ 2.250 millones. El precio estimado para el mismo volumen en la hipótesis de que hubiesen sido importados sumó US$ 1.832 millones. Esta cifra implica un sobreprecio de 22,8% medido a precios corrientes.

Los datos surgen del procesamiento realizado por la Unidad de Análisis Económico de El Observador en base a información de ANCAP, el Ministerio de Energía y Minería (MIEM) y a la información obtenida del informe de Precios de Paridad de Importación (PPI) que elabora la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea).

Del ahorro total que podría haber tenido el bolsillo de los uruguayos, US$ 348 millones corresponden al gasoil (83%), que alcanzó ventas por 859 millones de litros. Mientras en un surtidor el precio por litro era de $ 38,7 el año pasado, si se hubiera importado los uruguayos habrían pagado $ 26,4 en promedio por litro –incluyendo el margen de intermediación y los impuestos–.

En el caso de la nafta Super (que es la más vendida), con el total comercializada el año pasado el gasto de los consumidores locales se habría aliviado en US$ 62,8 millones debido a una diferencia de $ 2,6 por litro entre el precio de venta fijado por el Poder Ejecutivo y el precio medio de importación, que en todos los meses del año fue menor al valor de comercialización en las estaciones uruguayas.

Por su parte, en nafta Premium 97 y en queroseno se gastaron US$ 6,3 millones y US$ 1,6 millones más, respectivamente, que si se hubieran importado desde el exterior. Algo similar ocurre para 2015 donde el total ahorrado por combustibles hubiera sido de US$ 391 millones.

De hecho, la serie histórica también deja ver que en el promedio anual de precios, la importación de combustibles resulta más barata que refinar en Uruguay hasta 2006 inclusive, es decir en los últimos 11 años.

En la vereda opuesta, el único caso en el cual el precio de venta al público que ofrece ANCAP es menor al del mercado internacional es el supergás. A diciembre la tarifa en el mercado doméstico era de $ 35 por kilogramo, mientras que importarlo saldría $ 48,86 incluyendo el margen de intermediación.

La determinación de los precios de paridad de importación corresponde al ejercicio teórico que realizan los técnicos de Ursea de calcular el precio en el mercado local de productos terminados de similar calidad a los producidos por ANCAP, en la hipótesis de que los mismos se importaran. Para esa simulación, la Ursea toma como referencia los valores de los combustibles de la Costa del Golfo de Estados Unidos.

Las cifras de consumo de noviembre y diciembre fueron estimados respecto a las cantidades vendidas en iguales períodos de años anteriores, según la serie histórica del MIEM, tomando en cuenta las variaciones del último año.

La empresa ANCAP es quien tiene en el país el monopolio para la importación y refinación de crudo y sus derivados, de acuerdo a la ley 8.764, de octubre de 1931.

El último ajuste

El precio de los combustibles que comercializa ANCAP subió 8% en promedio este mes. Dentro de esa corrección se contempla un ajuste del Impuesto Específico Interno (Imesi) sobre los combustibles. Por cada litro de nafta Súper que un consumidor paga en el surtidor, el Imesi trepó de $ 18,99 a $ 20,51 (suba de $ 1,52).

Las tarifas se habían mantenido sin cambios desde octubre de 2015, incluso cuando los precios internacionales del petróleo daban margen para una rebaja de precios que nunca se concretó.

La decisión de no trasladar a las tarifas de los combustibles un costo del crudo que llegó a cotizar por debajo de los US$ 30 por barril al inicio de 2016 y un dólar que evolucionó por debajo de lo esperado ese año, le permitieron a ANCAP hacer caja por unos US$ 130 millones, que utilizó para reducir su endeudamiento en dólares.

“El precio del crudo fue menor al previsto, el tipo de cambio menor al previsto, y eso permitió generar cierta holgura. Nuestros ingresos fueron mayores que los que necesitábamos para cubrir la operativa del día a día (por 2016). Entonces, esa diferencia se ha utilizado para saldar deuda. Se saldó una gran cantidad de deuda, más de US$ 100 millones”, había dicho a la prensa la presidenta del ente petrolero, Marta Jara.

Petróleo Brent en US$ 56,8
El barril de petróleo Brent para entrega en abril (referencia de ANCAP) cerró ayer en el mercado de futuros de Londres en US$ 56,8, con una suba de 2% respecto al término de la sesión anterior, cuando cotizó a US$ 55,7. El precio del Brent subió tras conocerse que las reservas de petróleo de EEUU subieron la semana pasada en 6,5 millones de barriles y se situaron en 494,8 millones. Las proyecciones internacionales apuntan a que el petróleo se estabilizará en la franja de US$ 50 a US$ 60 en 2017.


Populares de la sección