Importaron semillas de EEUU y sembraron cáñamo industrial

Jon Stanley, pionero en marihuana medicinal, dirige el proyecto desde Montevideo
Los hermanos Stanley son celebridades entre los especialistas en marihuana. Le deben su fama y prestigio a la cepa que logró detener las convulsiones de Charlotte Figi, una niña estadounidense que con 5 años padecía el nivel más avanzando del síndrome de Dravet, una enfermedad que le generaba cerca de 50 convulsiones diarias.

Jon, uno de los seis hermanos Stanley, creadores de una genética rica en CBD, un canabinoide con efectos medicinales, está instalado en Montevideo para desarrollar un proyecto de cáñamo industrial.

"Fuimos los primeros en la historia en importar semillas desde EEUU a Uruguay", contó Stanley a El Observador. El 9 de diciembre llegaron a Montevideo desde Colorado 10 kilos de semillas que se sembraron semanas después. "Fuimos los primeros en la historia en importar semillas desde EEUU a Uruguay", contó Stanley a El Observador. El 9 de diciembre llegaron a Montevideo desde Colorado 10 kilos de semillas que se sembraron semanas después.

Stanley advierte que la variedad importada tiene menos de 0,3% de THC (tetrahidrocannabinol), el componente psicoactivo que aparece en mayor porcentaje en otras variedades de marihuana. "Acá podemos utilizar hasta 0,7% de THC. Esa es una de las razones por las que estamos en Uruguay. Al aumentar el porcentaje de TCH podemos duplicar la cantidad de CBD", el componente que genera efectos medicinales, explicó Stanley.

Las semillas que importaron de EEUU son un cruce genético de Charlotte's Web, la variedad medicinal producida por el laboratorio de los Stanley Brothers, CW Botanicals, y de una variedad autóctona de cáñamo industrial de Colorado, un estado pionero en la regulación del mercado de la marihuana. "La que importamos es una buena planta, muy tupida, fuerte en CBD", explicó.

"Además, estamos explorando otros canabinoides, porque hasta ahora, por la prohibición, no sabemos mucho sobre las propiedades de CBG, CBN", agregó.

Los hermanos Stanley lograron la variedad Charlotte's Web gracias a la experimentación. "Fuimos mezclando una cepa de marihuana con otra cepa y al final conseguimos algo que no se nota; podés fumar y no pasa nada. La madre de Charlotte nos encontró en 2011 porque unos médicos nos recomendaron. Entonces, preguntó si teníamos algo y teníamos una variedad con un porcentaje con 24% de CBD y menos de 0,3 % de THC", recordó Stanley en perfecto español. Hoy producen bajo las leyes federales de Colorado.

Ganas de laboratorio local

Cuando se desarrolló el proyecto de regulación de marihuana en Uruguay, los hermanos Stanley pusieron el ojo en el sur y entraron en contacto con Fabrizio Giamberini, un uruguayo que plantó en 2010 cáñamo industrial en la Estación Experimental La Estanzuela del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), en Colonia. Giamberini se asoció luego a los hermanos Stanley para desarrollar el proyecto en Uruguay.

"La idea inicial es exportar a EEUU (el cáñamo industrial) pero yo tengo ganas de construir un laboratorio acá para vender en los países del Mercosur, porque hay personas de todos lados que buscan nuestros productos y tienen que importar desde Colorado", dijo Giamberini.

En EEUU, los Stanley Brohers producen marihuana medicinal para pacientes con cáncer, pero en Uruguay producirán cáñamo industrial, materia prima de gotas que se consumen como suplemento alimentario. Del cáñamo industrial extraen un aceite que luego mezclan con aceite de oliva y de coco. Stalney advierte que estas gotas ricas en CBD "sirven para reducir epilepsias, para el Parkinson, la esclerosis múltiples, para varias cosas".

Populares de la sección

Acerca del autor